15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se prevé, además, un incremento del 40 por ciento en la producción de plásticos durante la próxima década, lo que agravaría el problema

España es el segundo país europeo que más plásticos arroja al Mediterráneo: 126 toneladas diarias

Los plásticos campan por el Mediterráneo.
Los plásticos campan por el Mediterráneo.
El estudio de Orb Media asegura que el 92 por ciento del agua embotellada mundial y el 83 por ciento del agua del grifo están contaminadas con microplásticos. Los microplásticos son "difícilmente tratables" en la filtración de las depuradoras, por lo que acaban siendo desechados a ríos y mares.

El estudio de la organización de periodismo Orb Media sobre el agua embotellada y agua del grifo revela que España es el segundo país europeo que más plásticos vierte al mar Mediterráneo, con un total de 126 toneladas diarias, según ha informado Tapp Water. Esta exposición podría aumentar, ya que se prevé un incremento del 40 por ciento en la producción de plásticos durante la próxima década.

El estudio de Orb Media asegura que el 92 por ciento del agua embotellada mundial y el 83 por ciento del agua del grifo están contaminadas con microplásticos. Las partículas de microplásticos más pequeñas encontradas en el agua eran de 2,5 micrómetros, aunque la mayoría eran "considerablemente mayores". En el agua embotellada, se analizaron 250 botellas de agua de nueve países diferentes y se detectaron un promedio de 40 partículas de plástico por galón (3,78 litros), cada una más grande que el ancho de un cabello humano.

Un estudio previo, realizado también por Orb Media, puso de manifiesto que el 94 por ciento del agua del grifo en Estados Unidos y el 72 por ciento en Europa contenían microplásticos. Tapp Water alerta de que, aunque todavía "no hay evidencia científica" de que estas partículas sean peligrosas para la salud humana, son "fáciles de tragar" dado su pequeño tamaño. Por ello, los microplásticos son "difícilmente tratables" en la filtración de las depuradoras, por lo que acaban siendo desechados a ríos y mares.

Algunos de los plásticos lanzados al mar posteriormente 'regresan' a tierra y se acumulan en las playas.

La compañía recuerda que Europa ha votado recientemente una medida que tiene como objetivo hacer que desaparezcan del mercado todos aquellos productos del mercado que ya tienen una versión biodegradable para antes de 2021.

En el caso de determinados plásticos contaminantes para los que no existe una alternativa, su consumo tendrá que reducirse al menos un 25 por ciento hasta el año 2025. Otros plásticos, como las botellas de bebidas, deberán recogerse separadamente y su porcentaje de reciclaje deberá alcanzar el 90 por ciento en 2025.

COMPARTIR: