16 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Greenpace ha contabilizado 1.298 fragmentos de microplásticos, muy superior a la que se halló en 2018 en estas islas de la basura de este Oceáno

El Mar de los Sargazos se ha convertido en el agujero negro del plástico en el Atlántico

Un equipo científico de Greenpeace ha descubierto "elevadas" concentraciones de microplásticos durante la expedición que han realizado en el mar de los Sargazos, en el Océano Atlántico, que se ha convertido en el lugar de la basura. Un espacio crítico vital para las crías de tortugas y otras especies marinas.

Un equipo científico de Greenpeace ha contabilizado 1.298 fragmentos de microplásticos, una cifra superior a la que se halló en 2018 en las islas situadas en el Mar Sargazos, en el Océano Atlántico, denominadas ya de la basura, con un tamaño dos veces superior al de Francia.

El mar de Sargazos, debido a sus corrientes circulares, se ha convertido en uno de los cinco giros oceánicos mundiales que acumulan mayor contaminación de plásticos. Greenpeace ha comprobado que esos microplásticos proceden de botellas y envases de un solo uso del mismo material.

"Las hermosas y profundas aguas azules que vemos aquí parecen puras, pero los muestreos de microplástico que hemos realizado cuenta una historia completamente diferente", ha puntualizado la doctora en Biología Marina y responsable de la campaña de Plásticos de Greenpeace España, Celia Ojeda.

Además, ha resaltado que varias especies marinas, como las tortugas o las anguilas, ven en peligro su hábitat porque "ahora ese refugio está amenazado por el plástico".

Muestreo de agua en el Mar Sargazos

El viaje que ha tenido lugar hasta el mar de los Sargazos forma parte de la expedición De Polo a Polo, la más ambiciosa de Greenpeace y que recorre el planeta desde el Ártico a la Ántartida con el objetivo de documentar y visibilizar las amenazas a las que se enfrentan los océanos y reclamar la urgente necesidad de proteger las aguas internacionales de cara al nuevo Tratado Global de los Océanos, que tiene lugar en la sede de Naciones Unidas en Nueva York desde el 19 de agosto hasta el día 30.

"Sin un tratado oceánico es imposible proteger áreas marinas especiales como el mar de Sargazos que se encuentran en aguas internacionales", ha señalado el director de la expedición científica Arlo Hemphill, quien ha subrayado la importancia de "aislar" espacios como el mar de Sargazos para darles margen a recuperarse del impacto de la sobrepesca y el tráfico marítimo.

COMPARTIR: