23 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La obsesión por animales como el Mapache está creando serios problemas en Madrid donde la Administración se esfuerza por controlar esta plaga

Adoptar mascotas exóticas y soltarlas fuera de su hábitat es una bomba de relojería para el medio ambiente

El Mapache es una de las especies exóticas cuyo abandono genera más problemas
El Mapache es una de las especies exóticas cuyo abandono genera más problemas
Antes de desprenderse de alguna mascotas exótica, debemos ponernos en contacto con la administración competente y evitar así males mayores porque como creo que hemos dejado demostrado, estos animalitos exóticos en muchos casos pueden llegar a ser auténticas bombas de relojería para nuestro medio ambiente.

Desde hace tiempo estamos asistiendo a una creciente obsesión de los urbanitas por adoptar como mascotas a los animales exóticos más dispares. No sé si esto se debe a una necesidad de volver a los orígenes y convivir con los animales porque nos sentimos muy solos o sencillamente, porque se ha puesto de moda y como casi todo lo que se pone de moda acaba convirtiéndose en algo incontrolado e incontrolable, sobre todo cuando nuestra mascota es una especie exótica invasora, termino aplicado según el Convenio sobre Diversidad Biológica a “aquella especie exótica (no nativa) cuya introducción y propagación amenaza a los ecosistemas, hábitats o especies produciendo daños ambientales”.

Desde sacar escorpiones a tomar el sol en el parque, hasta caimanes en la bañera o pitones en el salón, el universo de posibles mascotas es inacabable. Dentro de esta a veces incomprensible afición, al menos para mí que reconozco que soy más de perro…, el tema puede tener mayor o menor trascendencia, dependiendo de la especie que “adoptemos”.

El problema de abandonar las mascotas

El gran problema que tienen las mascotas es que generalmente las compramos de crías y esto las convierte en seres adorables, normalmente claro, pero con el tiempo tienden a crecer y la cosa se complica, tanto por el tamaño como por los gastos de mantenimiento o tan solo, por el cambio de carácter de nuestras hasta entonces queridas mascotas.

Cuando esto se produce, la reacción inmediata de casi todo ciudadano es la de deshacerse de ellas y, lógicamente, la primera idea es la de soltarlo en el campo ya que, según un razonamiento más o menos simplista o básicamente cómodo, es de donde nos creemos que provienen.

La imagen "tierna" del cachorro de Mapache lleva a que muchos adquieran esta especie invasora.

Pero claro no todos los campos son iguales, ni los ríos…ni, sobre todo, las especies que rodean al animalito recién soltado y esto puede traer grandes problemas al ecosistema del espacio en el que se suelten.

Este es el caso de una de las mascotas más de moda en nuestro país, el mapache, un animalito de aspecto simpático y proveniente de más allá  de nuestras fronteras que con mucha frecuencia podemos ver en los dibujos animados, la película Pocahontas por ejemplo, y en las películas norteamericanas, muchas veces en forma de gorro de los tramperos y que con sus círculos negros alrededor de los ojos y en las mejillas que le dan el aspecto de tener un antifaz, llega  a los corazones y, sobre todo de los más pequeños.

Una muestra de cómo su imagen puede llegar a cautivarnos la tenemos en que el propio Metro de Madrid lo eligió como su mascota y le puso en nombre de Isidro, dando a conocer su imagen por todos los medios publicitarios a su alcance.

El Mapache, un depredador nato y agresivo

Pero resulta que el mapache (Procyon lotor), que es un animal silvestre de mediano tamaño, parecido a un osito pequeño, peludito, con unas patas prensiles parecidas a una mano, de aspecto simpático y algo bobalicón, es a la vez, muy listo, ágil, hábil y, sobre todo, un depredador nato y agresivo.

En cuanto el dueño de la esta peculiar mascota que puede llegar a pesar hasta 15 kg, se da cuenta de su “lado oscuro”, su primera intención, como decíamos antes, es la de deshacerse de él y a partir de ahí vienen los problemas.

El mapache es un animalito que vive en los bosques desde el sur de Canadá hasta Centroamérica y que se mueve bien tanto por la tierra como por el agua e incluso por los árboles, pero las riberas de los ríos y los humedales son sus principales áreas de alimentación. Es un animal que destaca sobre todo por su inteligencia, habilidad, gran capacidad de adaptación y una alta tasa de natalidad.

La Comunidad de Madrid dedica importantes esfuerzos en erradicar las poblaciones de mapaches

Parece ser que fue traído a España como mascota y que en algún momento sus dueños, cansados de ellos los soltaron al campo y una vez allí, debido a su adaptabilidad al medio y su facilidad para la reproducción, unido a la falta de predadores sobre él, comenzó a proliferar e hizo que pasara a convertirse en especie invasora, siendo declarado como tal en 2011. Como curiosidad os diré que con esa declaración se une a otras especies conocidas que también están consideradas como tales, como es el caso de las tortugas de Florida, el carpín rojo o las cotorras.

Los problemas que está causando el Mapache

¿Qué problemas están causando estos ejemplares a nuestro medio ambiente? nos preguntaremos, pues la respuesta es fácil, la transmisión a personas, ganado y mascotas de enfermedades como rabia, pseudorrabia (mal de Aujeszki), adenovirus y parvovirus canino, moquillo y tuberculosis entre otras, está desplazando a especies de la fauna ibérica por su alto poder de predacion afectando a especies como la nutria, mustélidos, aves acuáticas…..y todo porque carece de un predador natural como el puma en su país de origen, lo que  le convierte casi en invencible en nuestro medio natural.

Además, a estos problemas se les une los que puede generar a la seguridad de las personas, no solo como transmisor de enfermedades sino por su propio carácter agresivo si te acercas a ellos y por supuesto, los perjuicios económicos que puede producir a la agricultura ya que cultivos agrícolas intensivos tales como maíz, pequeñas granjas y huertos son fuente de alimento para ellos, a los que le encantan el maíz, las uvas, etc.

Se encuentra ampliamente distribuido por todo el territorio nacional, pero las mayores concentraciones se encuentran en la zona centro de la península. Las primeras parejas en libertad en la Comunidad de Madrid fueron detectadas en el año 2003 en la población de Rivas-Vaciamadrid, dentro del Parque Regional del Sureste y desde entonces hasta el momento actual la población no ha dejado de crecer pese a los empeños del  Área de Flora y Fauna de la Dirección General del Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid en impedirlo y esto es debido fundamentalmente, a su ya mencionada gran capacidad reproductora puesto que cada hembra puede tener hasta cuatro crías que, a su vez, al año ya pueden criar también.  Esta capacidad es lo que los convierte en una auténtica plaga allí donde se establecen.

Campañas de la Comunidad de Madrid para capturar mapaches

En el año 2007 se inicia una campaña de campo para el control de esta especie en el Parque Regional del Sureste de la Comunidad de Madrid, basada en muestreos sistemáticos de detección de la especie e instalación de trampas cebadas específicamente para capturar mapaches. En ese mismo año se inician los primeros trabajos de seguimiento y control de la especie en la Comunidad, lo cual supuso la captura de 20 ejemplares. Desde ese momento hasta el día de hoy, según fuentes del Area de Flora y Fauna de la Dirección General de Medio Ambiente  y Sostenibilidad la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, se han venido realizando acciones de control de esta especie basadas básicamente en campañas anuales de trampeo selectivo que han llevado a la captura de 814 ejemplares entre 2007 y 2018. Estas cajas trampa deben de colocarse antes del mes de marzo, para controlar las hembras reproductoras y evitar así que haya más crías.

En el año 2007 la Comunidad de Madrid inició una campaña de campo para el control de la población de mapaches

También se han realizado otras acciones legislativas y técnicas, como ha sido citada declaración de la especie como invasora en 2011, declararla cazable en los cotos privados de la Comunidad de Madrid o el seguimiento de la misma mediante la revisión de cursos fluviales donde estaban detectados para la toma de muestras utilizadas para la detección de posibles enfermedades.

Dónde podemos encontrar el Mapache y qué medidas se están tomando

En estos momentos lo podemos encontrar por el rio Jarama, las riberas del rio Henares y ya está en Guadalajara. En la zona norte de la Comunidad de Madrid ya se le ha visto por Soto del Real, al oeste por Aldea de fresno y al sur en el rio tajo en Aranjuez. En las cuencas del rio Alberche y de la cuenca alta del Manzanares también tienen muestras de su presencia. La administración regional avisa de que, si llegase a Madrid, más concretamente al rio Manzanares, podían acabar con toda la fauna de la zona.

Para conocer un poco más a fondo como son los trabajos técnicos que se realizan en la Comunidad de Madrid para controlar el mapache, acudiremos a las fuentes del Área de Flora y Fauna mencionado que con respecto a 2018 nos indican que las medidas de actuación desarrolladas durante este año han consistido principalmente en:

1) el seguimiento poblacional de la especie, buscando indicios de presencia y abundancia tanto en zonas de presencia consolidada como en áreas de potencial expansión.

2) la extracción del mayor número posible de ejemplares del medio natural de las zonas colonizadas por este mamífero en la región.

Esta campaña ha tenido como novedad la puesta en marcha de un programa experimental de radio-seguimiento para él se han seleccionado dos hembras, capturadas previamente en el medio natural y que posteriormente han sido devueltas al mismo esterilizadas y hormonadas, portando cada una un transmisor.

Durante el pasado año 2018, han sido capturados un total de 107 mapaches, de los cuales el 55,1 % eran hembras y el  44,9% machos. El peso medio de estos ejemplares estuvo entre los 6 y los 2 kilos, con una longitud media de 56 cm.

Según la misma fuente se ha producido un aumento del 25% en las capturas de mapache durante este año respecto a las dos campañas anteriores, posiblemente debido al incremento en la captura de crías que se han llegado a triplicar con respecto a estos años anteriores.

Mapache: una especie invasora

Visto esto, tenemos que hacer especial hincapié en varias cosas:  que su comercialización está prohibida, que es una especie invasora, que es un animal silvestre y que no se puede considerar como animal de compañía ni se recomienda tenerlo como tal porque como dijimos, puede ser agresivo y transmitir enfermedades.

Una recomendación más, aunque lo normal sea que no ataque, si nos encontramos con alguno de ellos no intentemos cogerlos, sobre todo si se trata de hembras con crías y en ese caso lo mejor es avisar a los agentes forestales de la comarca para que se ocupen de su control.

Pero el verdadero problema no está solo en el mapache, este es solo un ejemplo de la problemática que puede traernos la introducción en nuestro medio ambiente de especies no autóctonas. Porque esto es extensible a otras muchas especies animales como el black bass, la perca sol o el pez gato en nuestros ríos, las cotorras, los visones, las ardillas coreanas, y un desgraciadamente largo etcétera de especies exóticas que están invadiendo nuestro medio ambiente, amenazando a nuestras especies autóctonas, produciendo hibridaciones y en general, alterando nuestro medio que tanto nos cuesta mantener. Recordemos además que como hemos visto, no solo pueden afectar al medioambiente, también al ser humano a través de la transmisión de enfermedades, a la economía por los daños que puedan producir a la agricultura, la industria, etc.

No pensemos que este es un problema español, por desgracia no es así. Recientemente apareció en la prensa que tan solo en Europa se calculaba que se pierden unos 24.000 euros por minuto en combatir estas especies invasoras, una cifra que seguramente es muy superior ya que los estudios solo contemplan un limitado número de especies y que se va agravando cada vez más por esta creciente y nociva afición a tener este tipo de mascotas exóticas. Así, a nivel mundial, el 39% de las extinciones conocidas de animales desde el año 1.600 se han producido por la introducción de especies foráneas (Guijarro, 2001).

Por todo ello, tenemos que ser conscientes de la trascendencia que este acto, generalmente inocente, de introducir en nuestro medio natural especies exóticas puede tener para todos nosotros. Por eso desde las páginas de este diario elcierredigital.com queremos hacer un llamamiento para que estas situaciones no se repitan y para que nos concienciemos de que antes de desprenderse de alguna de estas mascotas, debemos de ponernos en contacto con la administración competente y evitar así males mayores porque como creo que hemos dejado demostrado, estos animalitos exóticos en muchos casos pueden llegar a ser auténticas BOMBAS DE RELOJERIA para nuestro medioambiente.

Jose Ignacio Herce Álvarez

COMPARTIR: