18 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, defendió ese porcentaje en la negación del acuerdo

La Unión Europea retrasa hasta el año 2030 las reducciones de las emisiones de CO2 en un 35%

Los países de la Unión Europea (UE) fijaron este martes en un 35% el recorte de las emisiones de CO2 que quieren exigir a los nuevos coches y camionetas a partir de 2030. Un nivel que supera la propuesta inicial del 30% de la Comisión Europea (CE), pero inferior al 40% que propone la Eurocámara

Tras largas negociaciones, los ministros de Medioambiente de los Veintiocho reunidos en consejo en Luxemburgo, ha llegado a un acuerdo que establece 2021 como fecha de referencia para la reducción del CO2 de los vehículos ligeros. Contempla también una cláusula de revisión en 2024 sobre los niveles exigidos para 2030 y también de los niveles que se pedirán para 2035 y 2045, en función del desarrollo tecnológico alcanzado. Ese 35% en 2030 supone el término medio defendido por España y sitúa esta propuesta entre las decisiones más conservadoras, lideradas por Alemania y por Francia.

La larga deliberación ministerial duró casi 14 horas, y se produjo un día después de que se dieran a conocer los resultados del nuevo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés).

Este estudio, que fue protagonista en numerosas intervenciones de los ministros de la UE, destaca la importancia de limitar la subida de temperaturas a 1,5 grados centígrados a final de siglo, un cometido inaplazable que requiere "cambios sin precedentes" a nivel social y global para evitar la extinción de más especies o reducir la subida del nivel del mar.

La posición de España

La ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, defendió ese 35% final en el acuerdo siempre que tras la negociación final en los "trílogos" el esfuerzo quede "más entre el 35 y el 40% que entre el 30 y el 35%"."El acuerdo para reducir las emisiones de CO2 de los vehículos es una oportunidad para la industria del automóvil española", declaró Ribera después del consejo, quien consideró que la transformación de un sector que en España representa casi 12% del PIB debe suponer "una oportunidad para la innovación y la competitividad" de la industria del automóvil.

Los países más progresistas, como Luxemburgo, Holanda o Bélgica, consideraron que Europa ha de ser pionero en la transición del motor de combustión hacia vehículos eléctricos e híbridos. El objetivo que persiguen las instituciones es que la Comisión, el Consejo y la Eurocámara cierren un pacto definitivo antes de que termine la legislatura con la disolución del Parlamento Europeo con vistas a las elecciones del próximo mes de mayo.

COMPARTIR: