28 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se creó el 16 de agosto de 1918

Cien años del Parque Nacional del Valle de Ordesa y Monte Perdido: un referente en protección medioambiental y turismo sostenible

Parque Nacional Ordesa y Monte Perdido
Parque Nacional Ordesa y Monte Perdido
Hoy día 16 de agosto se cumplen 100 años de que se publicase el Real Decreto firmado por el rey Alfonso XIII, por el que se declaraba el Parque Nacional del Valle de Ordesa o del Río Ara en el municipio de Torla, cumpliendo así con el deseo del francés Lucien Briet y el Marqués de Villaviciosa, Pedro Pidal, precursores del pirineísmo.

Este emblemático paraje se encuentra en la comarca aragonesa de Sobrarbe (Huesca), e integra a los municipios pirenaicos de Torla-Ordesa, Broto, Fanlo, Puértolas, Tella-Sin y Bielsa. Se trata de 15.696 hectáreas de Parque Nacional y otras 19.196 de Zona Periférica de Protección en el corazón del Pirineo.

Para festejar su centenario El Gobierno de Aragón ha preparado un programa de actos conmemorativos. Estas jornadas comenzarán en la rotonda del parking de Torla-Ordesa con el descubrimiento de un mural donado por Gres Aragón, con el diseño de Saúl Irgaray. Continuarán con la visita a la exposición y estatua de Lucien Briet, para finalizar por la tarde con una obra de teatro, un concierto y una merienda.

Historia de Ordesa

La labor divulgadora y conservacionista de Lucien Briet y Pedro Pidal propiciaron el nacimiento de unos de los primeros parques nacionales del mundo. El Valle de Ordesa, siendo declarado así por decreto el 16 de agosto de 1918.

Hacia finales del siglo XVIII, los movimientos tectónicos despertaron el interés de exploradores y científicos: el naturalista Reboul realizó un discurso en 1788 ante la Academia de Ciencias de Toulouse sobre la particular posición de las calizas de Gavarnie, mientras que las publicaciones de Ramond de Carbonnières comenzaron a atraer hacia el Monte Perdido a los viajeros de la época romántica, que deseosos de naturaleza salvaje, se convirtieron en los ‘fundadores del pirineísmo’.

En 1966 se declararon alrededor del Parque Nacional de Ordesa, las Reservas Nacionales de Casa de Viñamala y de Los Circos, con el fin de asegurar la riqueza cinegética de la cordillera.

En el año 1977 el Parque Nacional se incluyó en el marco del Programa MaB (Hombre y Biosfera) de la UNESCO en la Reserva de ‘Ordesa-Viñamala’, en coincidencia con la Reserva de Caza de Viñamala y el Parque Nacional del Valle de Ordesa.

Finalmente, en 1982 el Parque Nacional se amplió y renombró como Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

¿Cómo es el Valle de Ordesa y Monte Perdido?

Este patrimonio mundial, Reserva de la Biosfera y Geoparque, con 15.696 hectáreas y se divide en cuatro zoanasOrdesa, el primero en ser protegido; Añisclo, a punto de ser inundado a principios de los años 80 para producir energía eléctrica; Escuaín y Pineta. Más de 600.000 personas acuden cada año a visitarlos, para maravillarse de los colores de sus bosques, las imponentes murallas de calizas grises y ocres, (que en algunos puntos llegan a formar paredones de mil metros de altura), y por la majestuosidad de sus cascadas. El agua en superficie solo representa el 20% del total que corre por el parque; en el subsuelo encontramos ríos, kilómetros de galerías parcialmente exploradas e infinitas cavidades, algunas contienen lagos helados, como la de Casteret que permanece actualmente cerrada.

Gruta helada de Casteret

En este paraíso salvaje también encontramos una biodiversidad única tanto en forma de grandes árboles, como el haya, el abeto y el pino negro (este último puede alcanzar los 2.400 metros de altura) como en forma de especies muy valiosas de animales: la perdiz nival, el urogallo o el buitre quebrantahuesos.

Aunque el parque no organiza rutas guiadas, tiene 380 kilómetros de senderos señalizados. Antes de recorrerlos hay que tener en cuenta que el tiempo puede cambiar bruscamente y que los momentos sin duda más especiales son el amanecer y el atardecer, cuando el sol tiñe de colores las paredes de arenisca y caliza.

 

COMPARTIR: