12 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En 2005, el 32 por ciento de los adultos fumaba y ahora es un 34 por ciento

Trece años de la impopular Ley Antitabaco: ha aumentado el número de fumadores

Hace trece navidades casi todas las discusiones habituales en las reuniones familiares de esos días tenían el mismo tema como eje: la polémica Ley Antitabaco de Zapatero. La normativa generó entonces una gran polémica y cierto rechazo, pero hoy se asume por la mayoría con naturalidad.

En enero de 2006, el dueño de un bar de Pamplona destrozaba a hachazos una máquina expendedora de tabaco que estaba en su local. Su particular actuación se realizó ante los medios de comunicación previamente convocados. Incluso algunos programas televisivos lo emitían en directo. Todo formaba parte de una protesta contra la Ley Antitabaco aprobada unas semanas antes por el ejecutivo presidido por José Luis Rodríguez Zapatero.

El hostelero de Otxandio que rompió la máquina en enero de 2006

Durante semanas, la ley que prohibía fumar en según qué espacios públicos generó un intenso debate. Esas navidades de 2005 no se habló de otra cosa. Hubo críticas e incluso se llamó algún diputado de la oposición llamó a la insumisión para no cumplir la Ley que se pretendía aprobar. Por otro lado, los hosteleros protestaban ante la creencia de que descendería su clientela si no podían fumar dentro de los locales. Trece años después de la aprobación de Ley, que incluso se hizo más dura tras una ampliación de la misma en 2011, la gran mayoría la asume con naturalidad.

Una norma asumida con normalidad

Como ha ocurrido con otras leyes que suponían cambios de hábitos, al principio todo parecía complicado. Hoy, normas que están asumidas, como que hay que usar el cinturón de seguridad en un viaje en coche, no se discuten. Algunos ven paralelismo entre lo que ocurrió con la Ley Antitabaco y las nuevas normas para descongestionar el tráfico en el centro de las grandes ciudades,  como ocurre con el proyecto Madrid Central del Ayuntamiento de Manuela Carmena.

¿Y respecto a la salud? El argumento del Gobierno para aprobar la Ley fue acabar con los problemas derivados del consumo del tabaco. Durante años se había hecho campañas para contra el tabaco en las propias cajetillas. Sin embargo, los números actuales no son halagüeños. La proporción de adultos (de 15 a 64 años) que afirman cosumir tabaco a diario es del 34%, según la encuesta de consumo de drogas EDADES que elabora bienalmente el Ministerio de Sanidad y que presentó la Ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo hace unas semanas. En 2005, justo antes de que entrara en vigor la primera Ley Antitabaco, la tasa era del 32,8%. “Han cambiado los hábitos de consumo, pero no ha descendido éste” se afirma en dicha encuesta. La sociedad ha aceptado  la publicidad contra el tabaco como parte del paisaje, pero no ha dejado de fumar, como se esperaba, tras una Ley que tanta controversia generó en su momento.

COMPARTIR: