23 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En la Comunidad de Madrid no existen estimaciones concretas, pero se presume que la población de estos animales ronda los 35.000 o 40.000 ejemplares

Los jabalíes son los verdaderos causantes del 33 por ciento de los accidentes de tráfico en las carreteras españolas

Jabalí en carretera.
Jabalí en carretera.
En la mañana de este viernes 7 de junio se registró un accidente de tráfico en las carreteras madrileñas en el que resultó muerto un joven de tan solo 20 años. En el suceso han estado implicados dos vehículos particulares y un camión a los que se les cruzó un jabalí. Los accidentes a causa de estos animales son más habituales de lo que parece. En España un 33 por ciento de los accidentes de tráfico están protagonizados por jabalíes.

Aunque no hay informe definitivo de la Guardia Civil de Tráfico, en un vídeo difundido por la Comunidad de Madrid se observa el cuerpo de un jabalí muerto en uno de los arcenes de la transitada carretera M-50. Este hecho presupone que las causas del accidente acontecido este viernes donde perdió la vida un joven de 20 años tienen relación con la presencia de este animal en la carretera.  

La alerta se produjo a las 6:40 horas de este pasado viernes 7 de junio. Fue al llegar el 112 cuando se pudo confirmar el fallecimiento en el acto de un joven conductor por politraumatismo. El cuerpo de la víctima fue liberado del interior del vehículo, ya que se encontraba incrustado en la parte trasera de un camión. Otras dos personas resultaron heridas leves y no requirieron ingreso médico. El accidente provocó una importante retención en los accesos a la capital de España.

las localidades madrileñas de Torrelodones, Galapagar, Hoyo de Manzanares, San Sebastián de los Reyes, Alcobendas, Las Rozas y Aranjuez son algunas de las zonas más afectadas por una plaga de jabalíes que se inició en 2017 y que se ha expandido por toda la comunidad madrileña .

Jabalí muerto en carretera. 

Según el reconocido experto en Medio Ambiente, José Ignacio Herce, consultado por el cierredigital.com, "en Madrid los accidentes con jabalíes se han vuelto comunes, pero es muy extraño que sean mortales. Durante la temporada de veda no se realizan cacerías, por lo que se descarta la posibilidad de que el jabalí del accidente perteneciese a un coto de caza".

En otras comunidades autónomas, como Cataluña y Galicia, los accidentes causados por jabalíes ya sobrepasan también los dos mil por año. En la Comunidad de Madrid no existen estimaciones concretas, pero se presume que la población de estos animales ronda los 35.000 o 40.000 ejemplares.

Curiosamente, en España no existe un censo nacional de jabalíes que permita conocer su densidad real, pero según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación superan el medio millón de ejemplares. De mantenerse esta tendencia, la población se puede multiplicar por dos en 2025, lo que ocasionaría un gran problema.

A falta de censo, los científicos utilizan los datos sobre ejemplares cazados y accidentes de tráfico que causan. Las capturas se han triplicado entre 2001, con 117.305 ejemplares abatidos, y 2016, con 354.648. Y estuvieron involucrados en 10.352 choques con vehículos en 2017 (un 73% más que en 2012), según la Dirección General de Tráfico (DGT). Esto suma hace que un 33% de los accidentes que ocurren en España se deba a la presencia de estos animales. 

Se deben tomar medidas

A largo plazo se tendría que actuar sobre el hábitat, para reducirles el alimento y los lugares donde se cobijan. Pero España evoluciona, muy al contrario según los técnicos consultados por este medio. La superficie forestal, territorio favorable para la especie, ha subido un 33% desde 1990 debido al abandono del campo. Así, España se ha convertido en el segundo país, por detrás de Suecia, con más terreno boscoso de la Unión Europea.

Accidente con jabalí. 

Según Ecologistas en Acción el esfuerzo cinegético causa el efecto contrario al buscado y redunda en la proliferación de jabalíes, porque se acaba principalmente con adultos y machos, mientras que la población joven y la de hembras fértiles se mantiene. Algo que no comparten las asociaciones de cazadores.

Una situación que se reproduce desde hace años en la zona noroeste de la Comunidad de Madrid. Varios pueblos (Las Rozas, Torrelodones o Majadahonda) se han unido para reclamar al Ejecutivo regional que les ayude. Aunque para cazarlos o capturarlos deben pedir permiso a la citada consejería. Hasta octubre de 2018, el Ejecutivo madrileño ha concedido solo 286 permisos.

En Cataluña la situación también es muy compleja. El Departamento de Agricultura ha comprobado la existencia de una población que ha nacido en condiciones urbanas o periurbanas, y que no se asusta de la presencia de personas o coches. Estos se alimentan de residuos que encuentran en la basura o que se les ofrece y descansan en rincones ajardinados o solares abandonados. Los ejemplares capturados en zonas periurbanas, aunque jóvenes, tienen un peso que les permite comportarse como adultos, y por tanto pueden criar antes de tiempo.

En cambio, los cazados en el bosque, suelen ser ejemplares con un peso inferior. Mientras se encuentra la solución, los municipios advierten de que no se dejen las basuras a su alcance o se cierren las puertas de las vallas cinegéticas, que les impiden llegar hasta los lugares habitados.

COMPARTIR: