23 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tres electrodomésticos en los que conseguir un gran ahorro en la factura de la luz: lavadora, lavavajillas y frigorífico

Cerramos el mes de septiembre, el calor baja, pero el precio de la luz sigue en máximos. Por ello, elegir las mejores tarifas sigue siendo fundamental, más cuando se acerca el invierno en el que elementos que han hecho subir la factura energética a nivel global, como es el gas, aumentará su demanda y otro tipo de usos de la luz, como la iluminación se incrementa.

Por ello, adecuar nuestros hábitos hacia un consumo más sostenible es tan importante y en este punto hay tres electrodomésticos que por su uso continuo y funciones acaparan buena parte del gasto energético y, por tanto su uso eficiente genera un ahorro relevante.

Frigorífico

El líder en gasto es el frigorífico, entre el 20%-30% de la factura, algo que sucede más por su uso continuado que a su potencia. Por ejemplo, se estima que un frigorífico medio consume 200W, frente a los 2.000W que puede llegar a consumir un secador de pelo. Por todo ello, la primera decisión es comprar o sustituir el que tengamos por el de mayor eficiencia, es una inversión clara y duradera.

A la hora de elegirlo, debemos asegurarnos siempre de que sea "no-frost" (no produzca escarcha) y además sea de clase de eficiencia energética A, que tras el cambio de etiquetado de este año engloba las antiguas clases A+ a A+++, y que genera un gasto inferior al 42% del consumo medio de un electrodoméstico equivalente.

Además de todo ello, existen muchos procedimientos sencillos para sacar un mayor rendimiento al frigorífico-congelador: ubicar el frigorífico adecuadamente evitando los lugares donde de mucho el sol, descongelarlo periódicamente para evitar que se formen capas de hielo que dificulten su funcionamiento, y mantener la temperatura del termostato en 5 grados para la refrigeración y -18 para la congelación, cuidando mantener esta temperatura no introduciendo alimentos calientes y evitando la apertura prolongada del mismo.

Lavadora y lavavajillas

La lavadora supone entre el  8%-12% del total del consumo eléctrico y de los que más agua consume (de 42 a 62 litros de agua por lavado), por lo que su uso adecuado es clave para incrementar la sostenibilidad del hogar.

El punto inicial como el frigorífico es tener una lavadora con el etiquetado energético A, pero además existen pautas que ayudan a conseguir un mayor ahorro. La primera es siempre esperar a llenar de prendas nuestro electrodoméstico antes de usarla o tener una lavadora que permita ajustar el programa a la carga real que tenga, con lo que especialmente ahorraremos en agua, no tanto en electricidad. Otro punto clave, es seleccionar la temperatura del agua adecuada para cada lavado. No utilices agua caliente siempre, ya que a veces la ropa no está tan sucia como para necesitar esa temperatura.

El lavavajillas es un electrodoméstico eficiente de por sí, al que se le puede conseguir un ahorro mucho mayor. De hecho, son varios los estudios los que señalan que se consigue frente al lavado de platos tradicional ahorro de agua y energía (además de la comodidad de su uso) que se traduce también en un ahorro monetario. No hay que olvidar que su consumo eléctrico es de entre el 6%-10% del hogar y alrededor del 24-26% del agua.

Para que el ahorro del lavavajillas sea más eficaz existen también “pequeños gestos” muy similares al de la lavadora: Esperar a que el electrodoméstico esté lleno para utilizarlo o comprarse uno de acuerdo con el uso real (si en el hogar son pocos miembros, que sea de tamaño reducido) y especialmente seleccionar muy adecuadamente la temperatura de agua. Por ejemplo, usar un programa ECO que tienen muchos lavavajillas y que calienta el agua hasta 45º supone un ahorro de más de un 40% que si realizamos programas automáticos a 65º y mucho más que los intensivos que calientan el agua hasta los 70º.

La eficiencia energética de este tipo de electrodomésticos ha mejorado mucho en los últimos años, permiten reaprovechar el calor de cada lavado para el aclarado o secado y alrededor de los 9 litros de agua en cada una de sus puestas en funcionamiento.

COMPARTIR: