12 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se puede llegar a desembolsar cincuenta euros por kilo

La Guardia Civil vigila el aumento de la recolección ilegal de setas por parte de ciudadanos de Países del Este

La recolección de setas cuenta en nuestro país con muchos aficionados. Además de un hobby, es un lucrativo negocio debido al precio que se paga por estos alimentos. Se pueden llegar a desembolsar 50 euros por kilo. Sin embargo, la Guardia Civil está alerta porque el contrabando de setas está cada más radicado en nuestro país.

El otoño lluvioso que estamos viviendo favorece la aparición de setas y hongos en toda la geografía española, pero esta temporada los seteros tienen una gran complicación. Se trata de los grupos de Europa del Este que están actuando de forma indiscriminada. No cuidan la forma en la que realizan la recolección. Solo actúan “cegados por la ambición. Saben lo que pueden conseguir económicamente hablando” comenta a Elcierredigital.com un aficionado a la recolección micológica.

Soria, Burgo o Valladolid son algunas de las provincias afectadas. Zamora, a su vez, presenta un ejemplo desolador. Solo en ella más de 500 personas provenientes de Rumanía o Bulgaria han arrasado con las setas de la provincia.

Los datos hablan por sí solos. Más de 2.500 kilogramos de níscalos fueron decomisados en por la Guardia Civil al haber sido recolectados de manera irregular en el Parque Natural de la Sierra de Baza, en Granada, el pasado mes de octubre.  Se detuvieron a 78 personas .  

Según la Benemérita se había producido “un grave daño medioambiental, ya que los recolectores estaban arrasando el manto vegetal donde crecen estos hongos”. Los denunciados, la mayoría de origen rumano, carecían además de la autorización administrativa preceptiva, según ha señalado el propio Instituto Armado. Las setas intervenidas fueron destruidas en un centro gestor de residuos, ya que se las consideró no aptas para el consumo humano al incumplir la normativa sobre seguridad alimentaria.

Incautación de setas en Calatayud / Guardia Civil

Otra operación de incautación en Zaragoza

Más recientemente, entre el 13 y 21 de noviembre, el SEPRONA de la Guardia Civil de Calatayud, en Zaragoza, llevó a cabo un operativo que procedió a la identificación de varias personas que se encontraban recolectando níscalos, careciendo de la correspondiente autorización para ello.  Los rebollones se encontraban distribuidos en numerosas cajas de madera ya dispuestas en el interior de furgonetas.   En total se intervinieron 481 kg de rebollones que posteriormente fueron entregados al titular del aprovechamiento de la finca.

Por estos hechos, el SEPRONA ha llegado a interponer quince denuncias por infracciones a la Ley que regula la recolección de setas silvestres en Aragón, siendo una de ellas por realizar actos que dificultan la labor inspectora de la Guardia Civil y dos a la Ley de seguridad Ciudadana por realizar comentarios despectivos a los Agentes e incitar a otros infractores y acompañantes contra los efectivos.

En Aragón, la recogida de setas para autoconsumo y sin ánimo de lucro, permite recolectar únicamente tres kg por persona y día, y que ésta debe hacerse con los utensilios adecuados. Los instrumentos que se deben utilizar son una cesta o envase similar que permita caer la espora de la seta facilitando de esta manera la perpetuación de la especie, así como que no deben utilizarse rastrillos, azadas u objetos similares que alteren la capa vegetal del terreno.

Parece que, gracias al lluvioso otoño, los aficionados a la micología tendrán que estar vigilantes ante la gente que, lejos de disfrutar del campo, solo buscan un beneficio sin importarles el cómo.

COMPARTIR: