07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

SEGÚN APARECE REFLEJADO EN EL BOE, ESTA resolución convoca “la provisión de puestos de trabajo por el sistema de libre designación”

España no cree en la energía nuclear pero saca nuevas plazas para su Consejo de Seguridad

El Cierre Digital en Central Nuclear de Trillo, Guadalajara.
Central Nuclear de Trillo, Guadalajara.
El precio de la energía a causa de la guerra entre Rusia y Ucrania ha vuelto a sacar a colación el debate sobre la energía nuclear. Muchos países habían apostado por una reducción de esta para encaminarse a energías más renovables, como es el caso de España. Aunque el gobierno de Pedro Sánchez no parece cambiar de opinión como otros países, ha ofertado nuevas plazas para el Consejo de Seguridad Nuclear.

La guerra de Rusia con Ucrania ha desatado un debate mundial en torno a la energía. Los precios de la luz y el gas se mantienen altos —a pesar de la nueva medida que reducirá el IVA del gas del 21 al 5%— y los países miran con preocupación al invierno que se acerca. Un debate al que se le suma el de la energía nuclear, que diversos países europeos —incluida España— intentaban reducir progresivamente.

Con la llegada del invierno y las dificultades que parecen extenderse debido a la guerra, algunos de los países que se mostraban a favor de reducir su consumo ahora son partidarios de aumentarlo. Francia, Japón e incluso Alemania parece que abren las puertas a este tipo de energía. No es el caso de España.

Sin embargo, pese a que el gobierno de Pedro Sánchez se mantiene firme en su decisión —a pesar de las peticiones de miembros del Partido Popular como Alberto Núñez Feijóo o Isabel Díaz Ayuso para apostar por nucleares—, una de las publicaciones recientes del Boletín Oficial del Estado (BOE) sorprende.

Publicada el 1 de septiembre, la resolución convoca “la provisión de puestos de trabajo por el sistema de libre designación” para el Consejo de Seguridad Nuclear. En concreto —y tal y como se puede ver en el primer anexo de la resolución—, se solicitan puestos de subdirectores para instalaciones nucleares, ingeniería, tecnología nuclear, protección radiológica ambiental, protección radiológica operacional y emergencias y protección física.

Las causas por las que se solicitan estos puestos de trabajo ahora pueden ser diversas, pero no deja de resultar llamativo en pleno debate sobre las consideradas como energías verdes y la nuclear.

Países que apuestan por la nuclear

El gobierno de Emmanuel Macron era partidario, al igual que España, de una reducción de la energía nuclear en Francia. Concretamente, pretendía disminuirla en un 50% para el año 2025. Sin embargo, ahora afirman que es “razonable” mantenerla. De hecho, se encuentran en plena construcción de un nuevo reactor, al que se le podrían unir seis más en el futuro.

Emmanuel Macron.

Países como Bélgica y Alemania parecen apostar por mantener los reactores que habían previsto dejar de utilizar en los próximos años, debido a las complicaciones que supone depender del gas.

Sorprenden aún más las recientes declaraciones del gobierno de Japón, que afirmó estar considerando reiniciar algunas centrales nucleares que ya no están en funcionamiento, así como construir reactores nucleares de nueva generación para el futuro. El desastre de Fukushima en 2011 en el país asiático fue uno de los detonantes para que los reactores del país fuesen desconectados.

España, energías renovables vs nuclear

Accidentes como el de Fukushima o Chernóbil han sido fundamentales para que muchos países hayan decidido depender menos de la energía nuclear, considerada como una de las energías más contaminantes. En nuestro caso, el gobierno español —que tiene como plan de futuro conseguir un sistema de energía completamente renovable— también ha decidido prescindir de ellas.

Un reciente informe de la empresa de análisis energético Ember dictaminó que en lo que llevamos de 2022 España ha conseguido que más del 40% de la energía del país, provenga de fuentes renovables como la eólica y la solar. Una cifra que, si bien supone un logro, no parece ser suficiente para frenar el encarecimiento de la energía en nuestro país.

La cantidad de energía nuclear producida por España se reduce a la mitad: poco más de un 20%. Con algunas centrales ya desmanteladas, nuestro país mantiene siete reactores nucleares en activo y tiene, además, una fábrica de combustible nuclear y un centro de almacenamiento de residuos radioactivos.

El debate de la energía nuclear

El miedo a una catástrofe nuclear parece ser la principal razón para dejar de lado este tipo de energía. Aunque el debate también gira en torno a lo contaminante que puede ser.

Asociaciones como Greenpeace afirman que sus huellas son “altamente contaminantes” y que los accidentes derivados de estas “resultan devastadores para la salud de las personas y los ecosistemas circundantes”, por lo que declaran que la energía nuclear “no es una alternativa limpia y sostenible”. Para la asociación ecologista, estos motivos son suficientes para exigir la “programación del cierre de las centrales nucleares” que, precisamente ahora, está generando polémica.

Sin embargo, otro sector de la población parece tener una opinión contraria. El doctor en Física Javier Santaolalla explica en su canal de Youtube ‘Date Un Vlog’ que las catástrofes nucleares sucedidas en el pasado no tendrían por qué repetirse hoy en día.

“Las centrales nucleares hoy son de una tecnología y un diseño diferente, con un efectivo sistema de seguridad, barras de control y edificios de contención sometidos a otro tipo de controles, planes de emergencia y personal experto”, comenta en uno de sus vídeos.

Sobre los residuos nucleares que afectan al medioambiente, afirma que “el humo que sale de las chimeneas de las centrales nucleares es solo vapor de agua”, ya que el método para obtener electricidad es calentar agua. Y afirma que “respecto a gases de efecto invernadero, se puede considerar que la energía nuclear es no contaminante”.

En el vídeo, además, explica que es cierto que producen un residuo perjudicial para el ser humano. Son sólidos y, según comenta, se guardan “encapsulados y blindados, lo que evita cualquier fuga o filtración”.

De cualquier modo, sea cual sea la postura, el debate sobre la energía nuclear se encuentra actualmente sobre la mesa. Y las consecuencias de la guerra parece que están modificando los criterios que diferentes países defendían previamente. Sin olvidar que aunque España mantiene su postura, ha ofertado recientemente nuevas plazas para el Consejo de Seguridad Nuclear en el BOE.

COMPARTIR: