02 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El polémico borrador del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático 2021-2030 sigue algunos de los postulados del ecofeminismo de América Latina

Teresa Ribera elabora un documento que afirma que 'el cambio climático no afecta de igual manera a hombres y mujeres'

Teresa Ribera.
Teresa Ribera.
El Ministerio de Transición Ecológica, que preside la socialista Teresa Ribera, también cuarta Vicepresidenta del Gobierno, ha sorprendido al hacer público el borrador de su Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) 2021-2030. Lo llamativo ha sido que se resalta la perspectiva de género para analizar la forma en la que influye el cambio climático en las personas. El origen de estas teorías lo encuentran en América Latina donde desde los años 70 y 80 se habla de ecofeminismo .

Mientras se ve cómo el confinamiento llega a su fin por fases, la vida institucional y administrativa sigue su curso y, aunque todos los ministerios se ven afectados por la situación y se han readaptado a la coyuntura y reorientado sus prioridades, cada ministerio ha seguido adelante con sus planes. Es el caso de Transición Ecológica, que preside Teresa Ribera, que ha hecho público el borrador de su Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) 2021-2030.

En una nota de prensa transmitida a los medios de comunicación, el Ministerio informa que el Plan es “una herramienta para construir una economía y una sociedad menos vulnerables, más seguras y resilientes a los impactos y riesgos del cambio climático”. Y recuerdan que este plan está dentro de uno de los compromisos del Gobierno de Pedro Sánchez con el ecologismo, después de que Consejo de Ministro aprobara la Declaración de Emergencia Climática y Ambiental.

Teresa Ribera.

Sin embargo, uno de los aspectos que se resalta en la nota facilitada a los medios es que el estudio incluya la perspectiva de género en el impacto del Cambio Climático. Así en el borrador del Ministerio se puede leer lo siguiente:

“La integración del enfoque de género en la acción climática ha sido recogida en diversas decisiones en el marco de la CMNUCC y el propio Acuerdo de París. En 2005, la CMNUCC adoptó el Programa de Trabajo de Lima sobre el género y su plan de acción, que fue mejorado en la COP 25. Este programa fomenta el desarrollo de medidas para dar respuesta al efecto desigual del cambio climático en mujeres y niñas, y promover su papel como agentes del cambio”.

Borrador del Ministerio de Transición Ecológica. 

Para llevar a cabo esta "mirada de género" informan de que “se recogerán datos sobre exposición, vulnerabilidad e impactos del cambio climático desagregados por género y desarrollarán indicadores específicos para entender las desigualdades por razón de género y favorecer la adaptación con perspectiva de género. Este trabajo debe estar basado en análisis de aspectos como los roles de género, las brechas de capacidad y el acceso a recursos en aquellos sectores en los que las diferencias de género sean más relevantes. Además, la planificación de la adaptación y las medidas y acciones específicas deben integrar la variable de género de manera transversal”.

También se informa de que “se considerarán las diferencias de género en cuanto a la percepción del riesgo, los comportamientos ambientales y los estilos de vida, especialmente a la hora de desarrollar medidas de adaptación asociadas a educación y formación, información y sensibilización, y fomento de estilos de vida sostenibles".

Además, “las mujeres serán consideradas como agentes de cambio, favoreciendo su acceso a posiciones de liderazgo, su participación en los principales foros de toma de decisiones sobre adaptación y la consideración de sus aportes sobre soluciones que tengan en cuenta sus vulnerabilidades específicas y los papeles que desempeñan en la sociedad”.

Responsables de la línea de acción y colaboradores serán junto con el Ministerio de Ribera, el Ministerio de Igualdad que preside Irene Montero y resto de Administraciones Públicas serán responsables de iniciativas de adaptación.

Irene Montero, Ministra de Igualdad. 

La perspectiva de género es cada vez más algo más habitual en estudios académicos y planteamientos legislativos siendo en ocasiones una imposición en el marco de la política de igualdad de la Unión Europa.

Para muchos que el Ministerio de Ribera, que además se encarga de la cuarta Vicepresidencia del Gobierno, haya resaltado este punto en la nota de prensa del Ministerio responde a un guiño a los grupos feministas que tanta importancia tienen para algunos sectores del Gobierno.

La justificación de la perspectiva de género para tratar el cambio climático la encuentran en América Latina donde desde los años 70 y 80 se habla de ecofeminismo que surgió como una consecuencia de la unión entre los movimientos ecologistas y feministas con la premisa de conectar la explotación sin control de los recursos naturales con la desigualdad entre géneros. Según esta perspectiva el cambio climático afecta más a las mujeres son quienes asumen las mayores cargas en el trabajo del campo, especialmente las más pobres, y, por tanto, están más expuestas a la radiación solar.

COMPARTIR: