21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un 60 por ciento de encuestados tiene opinión negativa: Sevilla y Barcelona son las mejores frente a Madrid y Toledo, las peores

La convivencia entre la bicicleta y los vehículos, de armonía a conflicto en función de la ciudad en la que se viva

Queda mucho por hacer en las ciudades españolas para adaptarlas a la bicicleta
Queda mucho por hacer en las ciudades españolas para adaptarlas a la bicicleta
Seis de cada diez españoles considera que su ciudad no está adaptada a la convivencia de vehículos y ciclistas, según aparece en la V Radiografía de los Hábitos de Movilidad de los Españoles, realizada por el Foro de Movilidad de Alphabet. En este análisis, Sevilla es la ciudad que sale mejor parada. La capital andaluza es habitual desde hace años de otras listas internacionales de ciudades amigables con las dos ruedas.

En la encuesta, realizada a 5.000 personas, Sevilla se posiciona como la ciudad donde los encuestados encuentran una mayor convivencia entre ambos colectivos (77,5%). En el lado contrario, en Toledo y Madrid consideran que su ciudad no está preparada para garantizar la convivencia entre ciclistas y conductores, con el 89,5% y el 89%, respectivamente.

Sevilla es la ciudad española más adaptada a las bicicletas.

De hecho, Sevilla es la ciudad española que se mantiene  en los primeros puestos de otro importante ranking internacional que mide la adaptación a la bicicleta de las ciudades de todo el mundo. Copenhague Design Company elabora cada dos años una lista de las veinte ciudades más amigables con las bicicletas o mejor adaptadas a este medio de transporte. Para ello se estudian varios criterios como la cultura ciclista, la infraestructura existente, la percepción de seguridad, la aceptación social y las medidas políticas enfocadas a fomentar el uso de la bicicleta. Con todo ello, ya en 2013, Sevilla lucía un magnífico cuarto puesto de una lista de veinte ciudades “amantes” de las bicis. En 2015, la capital andaluza caía al décimo puesto y tras ella, en el número 11, surgía Barcelona. En 2017 Sevilla bajó aún más, al número 14 del elenco mientras que Barcelona escalaba puestos hasta ganarse el número 11 que ostentaba antes Sevilla.

En ese ranking mundial, los primeros puestos pertenecen desde hace ya cuatro años a ciudades europeas muy conocidas por su afición e infraestructuras adecuadas a las dos ruedas. Copenhaghe corona la lista año tras año, seguida de Utrecht, Amsterdam, Estrasburgo y Malmö. 

Datos que demuestran que es un movimiento imparable. El uso de la bicicleta, por ecología y por ahorro, es un medio de transporte urbano que avanza con fuerza en todo el mundo que hasta ahora ha estado monopolizado por el uso, principalmente, del coche. Aumenta también por ello el número de ciudades que implantan servicios públicos de bicicletas para utilizar y aparcar. En España no solo las grandes como Valencia, Sevilla, Madrid y Barcelona tienen bicicletas públicas. También otras localidades con menos habitantes van  estableciendo este tipo de servicio a sus ciudadanos. El mapa mundial de la bicicleta compartida muestra qué ciudades ofrecen este transporte público.

Cada vez más ciudades van adaptando sus trazados urbanos para que la bicicleta y los peatones ganen espacio.

Sevilla, la ciudad española que más ama las bicicletas

Volviendo a territorio español y a la V Radiografía de los Hábitos de Movilidad de los Españoles, realizada por el Foro de Movilidad de Alphabet,  cuando a esas 5.000 personas encuestadas se les  pregunta  sobre qué medio de transporte utilizarían si estuviera prohibido acceder al centro de la ciudad en automóvil, solo un 6% de los encuestados elegirían la bicicleta como alternativa para desplazarse. Además, se concluye que solo un 10% de los españoles utiliza la bicicleta para sus desplazamientos habituales.

En cuanto a los tramos de edad, son los jóvenes de 18 a 30 años los que más se mueven en este medio de transporte habitualmente (12%),   porcentaje que se reduce al 9% entre las personas de entre 46 y 60 años. En el caso de las personas mayores de 61 años, sólo  un 4% opta por la bicicleta como medio de transporte de manera asidua.

Barcelona ha perdido puestos en el ranking mundial de ciudad adaptada a las bicicletas.

Por ciudades, Sevilla y Valencia se encuentran a la cabeza de las 17 ciudades españolas encuestadas donde más uso se hace de la bicicleta, con un 21% y un 16%, respectivamente. En el lado contrario, santanderinos (4%) y bilbaínos (5%) son los que menos uso hacen de ella. En lo que respecta a Madrid y Barcelona, solo un 7% de los madrileños utilizan la bicicleta para sus desplazamientos habituales, porcentaje que se incrementa en Barcelona hasta un 14%.

Respecto al uso del carril bici en sus ciudades, un 39% admite que los ha utilizado. De ellos, solo un 9% lo hace normalmente, mientras que un 30% lo hace de forma esporádica.

Bicicletas que se multiplican junto a otro tipo de transporte más ecológico y limpio para unas ciudades y sus habitantes cada vez más alejados de las cuatro ruedas.  

COMPARTIR: