05 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Cómo climatizar tu casa de forma natural y sin insectos

Este arranque de otoño tan caluroso nos vuelve a recordar como el buen tiempo es el que más abunda en buena parte de nuestro país. Un buen tiempo que invita a que climaticemos nuestra casa de la mejor forma, la natural. Que aprovechemos el frescor de atardeceres, noches y mañanas, pero lo hagamos sin “indeseados invitados”, los mosquitos.

Decir adiós a los mosquitos y sí a las ventajas de poder disfrutar de las ventanas abiertas es fácil y económico gracias a las mosquiteras a medida. La ventaja es clara con respecto a los antiguos sistemas fijos. De forma barata y sencilla tendrás un sistema que evitará la entrada de insectos, especialmente los mosquitos, cuyo ritmo de actividad no es igual en todos los días ni tampoco horas del año.

La climatización natural de tu hogar

Estar abierto al exterior, eliminando riesgos incluso en las zonas de entrada del hogar gracias a las puertas mosquiteras que están constantemente abiertas, es el punto clave para conseguir las condiciones de temperatura, humedad y bienestar necesario dentro de nuestra casa.

El objetivo es conseguir que el flujo de aire exterior consiga que las temperaturas se mantengan en los niveles de confort. De esta forma minimizaremos sistemas de climatización externa, muchos de ellos con perjuicios para la salud a la vez que ahorramos energía y dinero. Además estos sistemas no ofrecen soluciones homogeneas, especialmente en sistemas de pared individuales por estancias cuyo resultado son diferentes temperaturas por areas de tu casa, e incluso dentro de una habitación entre donde hay flujo directo de aire y donde no lo hay.

Para conseguir una regulación natural, sana, económica y homogénea las corrientes exteriores son de gran ayuda. Debemos adaptarnos a las condiciones climatológicas, saber cuando tenemos que evitar que, entre aire del exterior, pero también cuando hacemos lo contrario con total tranquilidad y seguridad, dejando entrar solo el aire fresco que, por ejemplo, nos ayuda a pasar una noche placentera en los días de verano sin que insectos, especialmente mosquitos, alteren nuestro descanso.

Consejos para una buena ventilación natural

Para conseguir una buena ventilación natural es clave crear y controlar de forma eficiente un circuito adecuado en nuestro hogar que se adapte a nuestras necesidades. Por ejemplo, si podemos tener dos ventanas de forma casi paralela que generen corrientes, conseguiremos enfriar la casa de forma más rápida.

Es muy importante hacer una análisis del hogar, de los tiempos y de nuestras necesidades. Debemos controlar la temperatura, el tiempo que necesitamos ventilar -muy distinto en el invierno, que en el verano- y si lo deseamos, echar mano de la tecnología para controlar algo tan importante como la calidad del aire. Con un sencillo termostato portatil, sin apenas coste, podremos controlar la temperatura y humedad de las distintas estancias en el hogar y personalizarla a nuestras necesidades. También, por ejemplo, si tenemos un área de trabajo, como estudio, es importante que sea especialmente ventilado al pasar muchas horas allí y tenerlo en una zona no muy alejada de las ventanas. 

No olvidemos, que hasta en el invierno hay que ventilar la casa todos los días, especialmente si vives con personas sensibles al polvo o ácaros como personas mayores o niños pequeños. Los ambientadores solo enmascaran un aire cargado y los humidificadores también necesitan renovar un aire que se concentra si no se renueva.

Todo ello, además, teniendo en cuenta el enorme ahorro económico de una ventilación natural y la comodidad que nos proporciona una mosquitera enrollable que permite la circulación natural y que además podemos cerrar plegar cuando sea necesario. Ábrete al exterior sin riesgo con tus ventanas y disfruta de todas las ventajas de la ventilación natural.

COMPARTIR: