08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Muchas son de propiedad pública, pero también hay algunas privadas de las familias Botín, Lladó, Abelló o March

Éstas son las doce poderosas posesiones de caza más grandes de España

Finca La Garganta.
Finca La Garganta.
Una de las principales aficiones del gran poder económico español sigue siendo la práctica cinegética. Además, del Estado en la lista de las grandes fincas para la caza en España nos encontramos con la titularidad de nombres como Botín, Lladó, Juan Abelló o Carlos March. Ellos son los terratenientes más poderosos del país, que comparten afición por la caza y hacen negocios entre ellos, manteniendo lazos endogámicos durante varias generaciones.

Ésta es la lista de las doce propiedades rústicas más importantes de España, ordenadas de mayor a menor por su tamaño.

Valdepuercas, Alia (Cáceres), 18.000 hectáreas

Su dueño es el empresario José María Aristrian, y su nombre saltó a la prensa cuando se supo que Hacienda le acusaba de un fraude fiscal de 100 millones de euros, una cifra insólita para una sola persona. A pesar de ser prácticamente un desconocido para el gran público, según la revista Forbes el año pasado su patrimonio alcanzaba los 1000 millones de euros.

Esta finca logra reunir 18.000 hectáreas gracias a su última adquisición ‘La Pintora’ y tener una propiedad limítrofe con esta finca es un plus si se trata de poner a la venta cualquier finca de caza colindante.

La Almoraima, en Cadiz, 16.000 hectáreas

Fue expropiada a José María Ruiz Mateos en febrero de 1983 tras la intervención gubernamental de su holding Rumasa. Actualmente es gestionada por la Junta de Andalucía y a pesar de su tamaño ha perdido importancia para la práctica de la caza.

Finca La Almoraina. 

El Pardo, en Madrid, 15.800 hectáreas

Situada a 10 kilómetros de la Puerta del Sol y  atravesada por el río Manzanares tiene un embalse en el interior que se extiende por casi 550 hectáreas. Hasta la muerte de Francisco Franco fue su finca de caza predilecta como en otras épocas lo había sido de Alfonso XII y Alfonso XIII.

Desde el final de la dictadura la finca es administrada por Patrimonio Nacional y su caza se limita a la gestión de sus 24 guardas fijos y a capturas en vivo para su ejecución, controlando así la población. 

La Garganta, Almodóvar del Campo (Ciudad Real), 12.000 hectáreas

Lugar de caza habitual de las casas reales europeas, sigue siendo uno de los iconos en calidad de trofeos por el pasto y la privilegiada situación que tiene.

Su actual propietario es Hugh Grosvenor, de 28 años de edad. El joven es el padrino de Jorge de Cambridge, bisnieto de Isabel II y tercero en la línea sucesoria al trono. Ha heredado la finca de su padre Gerald Cavendish Grosvenor, Duque de Westminster, quien adquirió la misma en 1999, a través de Grosvenor Estate, grupo inmobiliario que controlaba las propiedades del noble.

Finca La Garganta (Ciudad Real).

El Castañar, en Mazarambroz (Toledo), 11.500 hectáreas

En la actualidad dividida en dos parte, la mayor de 7.000 hectáreas se la quedó José Finat,  Duque de Pastrana, y la otra de 4.500 hectáreas para su hermano Rafael.

Sin duda es un modelo de gestión de caza y conservación a la altura de pocos sitios de España. A modo de ejemplo posee más nidos de águilas que todo el Parque Nacional de Cabañeros y es cuatro veces más grande. En la actualidad se siguen ofreciendo monterías tradicionales.

Lugar Nuevo (9.233 hectáreas) y Contadero-Selladores (10.455 hectáreas), Sierra de Andújar (Jaén)

Son dos enormes fincas públicas en las que Franco solía cazar venados. Fueron adquiridas por el Estado entre 1943 y 1944 para desarrollarlas con la explotación de madera. Hasta 1990 se celebraron allí monterías oficiales, pero últimamente era un centro de protocolo y de conservación ideal para el lince. En Andújar está una de las dos únicas poblaciones de lince, y el Estado ha invertido en las fincas para mejorar el hábitat del felino. 

Los Altarejos, Guadalcanal (Sevilla), 10.000 hectáreas

Muchos lo denominan ‘el jardín secreto’ de su dueño, Carlos March, perteneciente a la famosa familia mallorquina descendiente del banquero Juan March. Carlos March ocupa el puesto número 43 de los españoles en la lista Forbes, donde figura con un patrimonio de 650 millones de euros. La Banca March constituyó esta finca en 1975 agrupando en una sola linde este descomunal número de hectáreas. 

Diseñado en sus inicios por Gerald Huggan, creador de parques en Nairobi, fue ampliado por Luis Vallejo, especialista en bonsáis y árboles de gran porte. Hay 400 especies de árboles, arbustos y tapizantes, casi 300 variedades de rosales, más de 200 encinas adultas, un lago, un arroyo y su afluente, un umbráculo, dos invernaderos y un cortijo.

Carlos March. 

El Lobillo, Alhambra (Ciudad Real), 10.000 hectáreas

Propiedad del empresario Juan Abelló, una de las fortunas más importantes de España con 2.100 millones de euros según Forbes, está dedicada a la caza menor y agricultura.  Se le tiene por uno de los mejores cazadores del país y ha compartido su afición en numerosas ocasioens con el Rey Emérito Juan Carlos I.  Con fincas repartidas por toda la geografía Juan Abelló es quien acumula más terreno, ya que tiene cerca de 40.000 hectáreas repartidas por España.

Juan Abelló. 

El Tochar, 9.000 hectáreas, Venta del Moro (Valencia)

A finales del siglo XX el empresario Jesús Franco logró juntar con dedicación y esfuerzo este gran número de hectáreas en la provincia de Valencia para llevar a cabo su sueño. Aficionado a la caza como pocos y con gran colchón económico conseguido por sus éxitos empresariales se empeñó en conseguir un modelo de negocio con los mejores trofeos de las distintas especies españolas.

Los Alarcones, Andújar (Jaén), 8.900 hectáreas

Propiedad del empresario y ganadero Samuel Flores es su finca más extensa, aunque no la única, ya que entre todas suman la friolera de 23.000 hectáreas. Flores se sitúa en los primeros lugares de los terratenientes españoles, sólo superado por Juan Abelló, y por delante del Duque de Alba. Samuel Flores ha sido frecuentemente anfitrión del Rey Emérito Juan Carlos I, gran aficionado a la caza.

El Castaño, Luciana (Ciudad Real) 9.600 hectáreas

Era la finca de caza favorita del fallecido banquero Emilio Botín. La familia Botín adquirió hace un tiempo otras dos fincas colindantes, ‘Santa María’ y ‘Retama’, que anexionó a la principal, de más de 3.000 hectáreas de terreno dedicas a la explotación agrícola y cinegética de caza mayor. Desde la muerte del banquero el dueño de la heredad es Javier Botín.

Javier Botín. 

Finca El Caserejo, Piedra Buena (Ciudad Real), 7.000 hectáreas

Actualmente es propiedad de José Lladó, pero antes lo fue de la familia Benjumea. En ocasiones esta finca se alquila para grandes partidas de caza.

COMPARTIR: