29 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Una investigación de la COAG prevé la pérdida de un 10 por ciento de la superficie de vinos de calidad del país y un 80 en variedades de olivar

España pierde el seis por ciento de su producción agrícola: Los cultivos, las víctimas del cambio climático

Cultivo del olivar en Jaén, Andalucía.
Cultivo del olivar en Jaén, Andalucía.
De acuerdo con el último informe elaborado por la organización agraria COAG, en España se pierde más del 6% de la producción agrícola, lo que equivale a 550 millones de euros, a causa del cambio climático. La institución advierte que el aumento de las temperaturas (2 grados centígrados) de aquí a 2050 puede provocar el incremento exponencial de la “factura climática”, lo que pondría en riesgo el cultivo de vides, aceite de oliva y cereal.

La Coordinadora de Organización de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha publicado en el último informe en el que se determina que España pierde anualmente en producción agrícola a costa del cambio climático. Concretamente, un seis por ciento. Y la organización hace hincapié en el peligro inminente de los cultivos de viñedo, trigo y olivar. Si las temperaturas siguen en aumento, las previsiones se sitúan alrededor de los dos grados centígrados, se prevé que para 2050 la producción agrícola sufra una disminución acusada del rendimiento y de la calidad. 

En el caso del trigo, la producción se reduciría hasta un 15 por ciento en el centro y sur de la Península y, en el caso del olivar, solo la variedad picual resistiría con los rendimientos de secano en las zonas interiores de cultivo. Estas cifras reflejan que el calentamiento global supondría la pérdida de 550 millones de euros al año en España. El estudio ‘Empieza la cuenta atrás. Impactos del cambio climático en la agricultura española’,  ha sido elaborado por el responsable del departamento de riesgos de COAG, Pablo Resco, que resalta cuáles son los efectos que causará el cambio climático en el sector agrícola.

Las preocupaciones aumentan en el sector agrícola

La investigación alerta de la posible pérdida de un 10 por ciento de la superficie más apta para los vinos de calidad de toda España y un 80 por ciento en la superficie de variedades como el olivo de hojiblanca o manzanilla en la zona de Andalucía. En conclusión, los rendimientos del trigo en España podrían experimentar un descenso del 8 por ciento en el país.

Encinas en Extremadura.

En este contexto, el aumento de 2ºC de cara a 2050 podría significar que para algunas especies como la encina, que se encuentra en la parte occidental de Andalucía o Extremadura, peligrara su existencia. Por otra parte, esta subida de temperatura podría poner en riesgo el rendimiento del cereal (15 por ciento) en algunas regiones del país y la superficie del viñedo del alta calidad que podría disminuir hasta un 20 por ciento.

La investigación afirma que la mayoría de las pérdidas estarían asociadas al incremento del estrés hídrico de los cultivos provocado por el aumento de la evapotranspiración, es decir, el ascenso y descenso de las precipitaciones. De tal forma que esta disminución iría acompañada de la aparición de nuevas sequías, hasta 5 y 10 veces superiores si hablamos de un incremento de temperatura de 1,5 o 2ºC.

Las lluvias serán más intensas y se concentrarán en la época de otoño, por lo que el agua recibida no podrá ser aprovechada para los cultivos. Según apunta Andoni García, responsable de Acción Sindical de COAG, las consecuencias provocadas por el cambio climático son el primer pilar para desarrollar estrategias de prevención del cambio climático y protección del sector agrícola, y que con financiación y políticas regionales y nacionales se podría mejorar esta situación en España. 

Medidas para frenar los efectos del cambio climático

La primera medida que intenta que se establezca la organización para mantener el calentamiento por debajo de los 1,5 º es “Tomar acción hoy de forma urgente”, según manifiesta COAG. “Prevenir el cambio climático nos ayudará a proteger el sector agrícola y hará que este verano no sea eterno, que no se seque nuestra gastronomía, cultura e identidad”.

Por su parte, el director del estudio, Pablo Resco, insistió en las medidas que pueden mejorar la situación en el sector y advirtió de la limitación de dichas medidas si se sobrepasa la temperatura o si no hay una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Por último, la organización ha señalado otras dificultades que podría sufrir el sector, como el encarecimiento de los seguros agrarios o la limitación a su acceso. Hoy por hoy, son una pieza clave para mantener la cultura del campo.

El estudio concluye que, en las dos últimas campañas en España, los fenómenos climáticos han sido los factores que más han afectado a nuestra producción agrícola. 

COMPARTIR: