20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El secretario general del sindicato, de origen socialista, se juega su futuro en el Congreso que se celebrará entre el 18 y el 21 de mayo en Valencia

La UGT frente al Gobierno: Su líder Pepe Álvarez agría su discurso contra el PSOE para asegurarse la reelección

/ Pepe Álvarez. Foto: RTVE.
La pérdida de peso de UGT en algunas autonomías ha provocado que su secretario general, Pepe Álvarez, agríe su discurso contra el Gobierno central liderado por el PSOE. Intenta así garantizarse la reelección en el Congreso que celebrará el sindicato entre el 18 y el 21 de mayo en Valencia.

La pérdida de poder de UGT en algunas autonomías y las crecientes críticas recibidas por el sindicato por su supuesta cercanía con el Gobierno central, liderado por el PSOE, con el que el sindicato comparte fundador (Pablo Iglesias Posse), han puesto en alerta a Pepe Álvarez.

El histórico sindicalista, líder de UGT en Cataluña durante un cuarto de siglo y actual líder estatal de la misma central sindical, se juega su reelección en el Congreso que se celebrará entre el 18 y el 21 de mayo en Valencia.

Y, quizás para disipar algunas voces que quieren contraponerle a un candidato con menos sintonía con el Gobierno, ha elevado su tono contra los socialistas. En una reciente entrevista en El Economista ha asegurado que "en UGT, más allá de nuestros lazos históricos con el PSOE, no somos primos y no damos cheques en blanco a ningún gobierno".

Sobre las recientes movilizaciones promovidas por UGT, asegura: "Con esta convocatoria queremos decirle al Gobierno que tiene un programa que debe cumplir. Los trabajadores tienen necesidades urgentes y nosotros no nos vamos a quedar a medio camino".

Álvarez añade: "Se debe visualizar claramente que hay una España que quiere que se derogue la reforma laboral, que no se recorten las pensiones y que suba el SMI de manera razonable, como se ha hecho en Portugal, Alemania o Francia. El Gobierno ha de plasmar en el BOE sus compromisos de forma inminente. Las reivindicaciones de los trabajadores no se sacan solo en el Parlamento, o en el Consejo de Ministros, sino combinando negociación y movilización".

Histórica derrota en Navarra

En UGT ha escocido su derrota en Navarra, donde llevaba liderando desde 1980. Y es que, según datos del Gobierno de la Comunidad Foral, CCOO con 1.520 delegados sindicales (24,64% del total) ha superado a UGT, que se conforma con 1.497 (24,07%).

Chechu Rodríguez, secretario general de CCOO en Navarra, afirma que "estamos ante un hito histórico para nuestro sindicato, que logra por primera vez situarse como primera fuerza sindical en Navarra, precisamente en un momento en el que los sindicatos hemos sido claves en la defensa de los derechos de la clase trabajadora".

"Los resultados electorales sin duda han venido consolidándose desde hace años y eso se lo debemos a las direcciones y equipos anteriores. Somos un sindicato que fue imprescindible en la lucha contra la dictadura, y hoy seguimos siendo imprescindibles en la consolidación de derechos, la historia de Navarra y nuestro trabajo van necesariamente de la mano", añade.

Rodríguez admite que se convierten en la primera fuerza en Navarra "en un momento delicado para el mercado laboral; en el que conviven las viejas y nuevas formas de precariedad, una brecha de género enorme y malos datos en siniestralidad laboral".

Y asegura que "uno de los principales retos del sindicalismo social, que representa CCOO, es el de terminar con el aislamiento de los conflictos más precarios, dispersos e invisibles".

¿Guerra sucia?

Jesús Santos, que fue reelegido como líder de UGT en Navarra hace unos días, ha admitido algunos problemas en el sindicato: "Hemos puesto fin a un periodo duro de reorganización interna y ajustes que era necesario llevar a cabo para que nuestro sindicato pueda seguir siendo la herramienta más potente y útil que tienen los trabajadores a la hora de defender los derechos laborales".

                          Jesús Santos (izda), líder de UGT en Navarra. Foto: UGT. 

Y asegura que "durante estos años pasados una conjunción de intereses de naturaleza diversa y de diferentes ámbitos han intentado desacreditarnos y arrebatarnos el liderazgo sindical". También afirma que han "agarrado el toro por los cuernos y hemos adoptado medidas para salvar el máximo número posible de empresas, pero no nos conformamos, vamos a seguir exigiendo la derogación de las reformas laborales y de pensiones o la subida del SMI".

COMPARTIR: