02 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Constitución de Sociedades

Si estás pensando en comenzar un proyecto empresarial, es importante elegir el tipo de estructura que quieres tener, de ello dependerá tu futuro. Para ello lo ideal es que te dejes asesorar por un equipo de expertos abogados especialistas en sociedades

Mientras tanto, para que vayas tomando nota y puedas optar por la decisión correcta a la hora de seleccionar la clase de sociedad que quieres crear, te mostramos a continuación los grandes tipos de sociedades mercantiles que existen en la actualidad. ¡Acompáñanos!

¿Qué es una sociedad mercantil y qué tipos existen? 

La sociedad mercantil, aunque integrada por personas físicas, es la personalidad jurídica que se crea en virtud de la cual podremos realizar una serie de actividades comerciales con un propósito económico.

En cuanto a los tipos que existen, te diremos que pueden ser varios dependiendo de la organización de la actividad económica, la relación entre los socios, la responsabilidad, el riesgo asumido y el objeto social que se pretenda. Veamos su clasificación:

1.- Sociedad limitada. Es el modelo más habitual. En él los socios no deben responder con su patrimonio, además su funcionamiento es más sencillo que el de la sociedad anónima. Se subdivide en dos clases :

  • Sucesiva: el capital se va aportando paulatinamente.
  • Nueva empresa: constituida de forma telemática.

2.- Sociedad anónima. Se divide en acciones que se transmiten libremente. En ella, la responsabilidad de los socios está vinculada al capital aportado y  puede ser de caracter unipersonal o cotizar en bolsa. 

3.-Sociedad colectiva: Razón social formada por varios socios independientes que invierten capital y además aportan su trabajo, gestionando la empresa directamente. Por otro lado, cabe señalar que su responsabilidad es ilimitada aunque su estructura y su funcionamiento son muy básicos.

4.- Sociedad comanditaria. Es muy parecida a la anterior, con la diferencia de que tiene dos tipos de socios (colectivos y comanditarios). Los colectivos  son los que participan en la gestión de la empresa. Los comanditarios solo se limitan a aportar capital.

5- Sociedad Laboral. La mayoría del capital lo tienen los trabajadores y está repartido equitativamente. Es posible distinguir dos clases de sociedades laborales: la Limitada y la Anónima.

6.- Sociedad cooperativa. Sociedad de carácter social en la que sus socios se agrupan voluntariamente y donde existe una gestión democrática e igualitaria de la misma.

Cómo crear una sociedad mercantil 

Antes de nada, decirte que el tiempo que tardarás en constituir una sociedad mercantil y de efectuar todas las gestiones convenientes para ello te ocupará entre una semana y un mes.

En cuanto al coste se refiere, no hay que perder de vista que constituir una sociedad comporta unos gastos determinados derivados de los gastos notariales y administrativos y que van determinados por el capital social  aportado. Para que te hagas una idea aproximada, el coste en España oscila entre los 500 y 800 euros de media.

Asimismo, en el terreno comercial debes tener muy claro cinco claves fundamentales: 

  1. El tipo de empresa vas a montar 
  2. A quién te vas a dirigir
  3. Decidir el modelo de negocio adecuado
  4. Crear un plan de negocio
  5. Y por último, publicitarlo.

¡Y dicho esto!

  • Debes saber que para constituir una sociedad, es indispensable formalizar la Escritura pública ante un notario, también público.
  • Por otra parte, tendrás que pedir en el Registro Mercantil una certificación negativa del nombre de la sociedad que acredite que no existe otra sociedad con el mismo nombre.
  • De igual forma, será obligatorio abrir una cuenta en el banco a nombre de la sociedad, para depositar el capital social, pidiendo al banco una certificación que acredite el depósito del dinero.
  • Tampoco hay que olvidar obtener el CIF provisional, darse de alta en el IAE y realizar la declaración censal (modelo 036).
  • Otro punto muy importante lo constituye la elaboración de los estatutos. 

Estatutos de una sociedad ¿Qué son? 

Los estatutos sociales son la antesala de la constitución de una sociedad y deben figurar en la escritura correspondiente. Lo conforman las reglas que quedan implícitas en la creación de una sociedad, esto es, las normas por las que se regirá el funcionamiento interno de la sociedad. 

Gracias a ellos, podrás tomar decisiones en tu empresa, vender las participaciones, intervenir en la inversión de un proyecto y mucho más. Es por esta razón, que resulta de vital importancia que queden bien definidos.

En cuanto a su contenido como mínimo, deberá comprender:

  • La denominación de la sociedad
  • El objeto social
  • La actividad o actividades que vas a realizar
  • El capital social
  • El domicilio
  • El nombre de los administradores que la integran
  • El modo de deliberar y adoptar acuerdos por los órganos de la sociedad
  • El fondo de reserva establecido
  • Las condiciones de liquidación de la sociedad
  • Y la fecha de inicio de la actividad

Como puedes observar, los estatutos tienen un notable significado en la constitución de una sociedad.

¿Se puede cambiar el nombre de una sociedad ya creada?

Ciertamente, no existe problema alguno para poder cambiar el nombre de una sociedad ya constituida, bastará efectuar solo unos cuantos pasos que no influirán ni en los derechos, ni en las obligaciones contraídas con anterioridad, ni tampoco en el desarrollo normal de la actividad de la empresa.

  1. En primer lugar, es necesario convocar una junta general extraordinaria, donde tratar el cambio de denominación social y llegar a un acuerdo en cuanto al nuevo nombre.
  2. Acto seguido, se solicita en el Registro Mercantil la certificación negativa de denominación para confirmar que el nuevo nombre elegido está disponible. Cabe señalar, que el cambio de nombre implica una reforma de los estatutos que ha de recogerse en Escritura Pública. 
  3. Para finalizar, cuando se haya registrado el cambio, es preciso informar a la Agencia Tributaria utilizando el modelo 036 y una copia de la escritura. Igualmente necesario es comunicárselo a la Seguridad Social.

Realmente, son muchos los trámites a tener en cuenta para constituir una empresa. Por este motivo, desde aquí te recomendamos que antes de crear la tuya, solicites el asesoramiento de un experto equipo de profesionales como el que hallarás en Leopoldo Pons, una firma jurídica segura y confiable que cuenta con una amplia trayectoria en el sector.

COMPARTIR: