07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La sociedad estatal recibirá 120 millones de euros de la entidad catalana tras haber recibido otros 300 antes de la crisis sanitaria

Juan Manuel Serrano tira de créditos de su aliada estatal La Caixa para cambiar Correos

El Cierre Digital en
/ Juan Manuel Serrano
Los sindicatos mayoritarios en Correos están acrecentando su enfado contra el presidente de la sociedad estatal, Juan Manuel Serrano, que sigue impulsando su proyecto de transformación de la empresa postal. Para ello, recibirá 120 millones de créditos de La Caixa. Antes de la crisis sanitaria ya recibió otros 300. Correos perdió más de 300 millones de euros durante la pandemia.

La Caixa ha dado luz verde a la concesión de un crédito de 120 millones de euros a Correos, que en 2020 perdió 264 millones y en 2021 otros 100 (que, en realidad, iban a ser más de 120, pero se rebajaron gracias a la venta de su céntrica sede de Valencia). Los sindicatos miran con suspicacia a Juan Manuel Serrano, que está apostando por la transformación de la sociedad estatal.

Estos cambios implican una fuerte inversión y, para evitar problemas, Correos ha pedido un crédito bancario de 120 millones de euros a La Caixa, que inyectará esta cantidad a lo largo de 2022 para alivio de Serrano. Cabe recordar que, recientemente, el Estado ha aumentado su participación en La Caixa de un 16,1 a un 17,3%.

Este crédito se suma a otros de alrededor de 300 millones de euros que pidió Serrano antes de la crisis de la Covid, que ha agravado la situación de la sociedad estatal. Cabe recordar que Correos perdió 264 millones de euros en 2020

Las pérdidas se rebajaron en 2021 a alrededor de 100 millones de euros. Podrían haber sido más de 120 si Correos no hubiese logrado vender la céntrica sede que tiene en Valencia junto al Ayuntamiento de la ciudad.

Sancionado por obligar a su plantilla a recuperar dos festivos

La sociedad estatal también fue noticia este año porque fue sancionada doblemente por la Inspección de Trabajo por hacer recuperar a parte de sus trabajadores las festividades del 6 de enero, Día de Reyes, y el 20 de enero, festividad municipal de San Sebastián en Campohermoso (Almería).

Serrano2

Juan Manuel Serrano. 

El sindicato SIPCTE asegura que la sociedad pública Correos volvía a incumplir en materia de relaciones laborales, en concreto con lo mandatado en el artículo 37.2 del Estatuto de los Trabajadores, donde se establece que no se puede hacer recuperar festivos

Según Inspección de Trabajo, dependiente del Ministerio que comanda Yolanda Díaz, la sociedad intentó "enmascarar la recuperación de dos festivos laborables por medio de la alteración/fijación de prestación de servicios", por lo que apreciaba una nueva vulneración del ordenamiento jurídico.

El citado sindicato cree que "con estas dos nuevas sanciones, Inspección de Trabajo daba un duro varapalo a Correos". Además, tras estas dos sanciones, el Sindicato SIPCTE desmentía de nuevo un comunicado de prensa de Correos que decía que "respeta los derechos laborales de sus trabajadores"

La central sindical aseguraba que con esta sanción se demostraba "una vez más que la empresa no respeta los derechos de parte de su plantilla así como la impunidad con la que actúan sus directivos, pues las sanciones no recaerán en los bolsillos de estos irresponsables".

Denuncia por agresión

Serrano también anda preocupado porque la negociación del Convenio Colectivo arrancó peor que mal ya que tres delegadas sindicales de UGT y CCOO acusaron a un miembro de seguridad, contratado por la compañía, de aplacar unas protestas con una agresión.

Ambos sindicatos señalaron a "un inspector de la empresa Sasegur, contratada por Correos por 16,2 millones de euros, para arremeter violentamente contra la protesta sindical, lo que concluyó en una agresión inadmisible a tres delegadas de ambos sindicatos que fueron brutalmente golpeadas". 

"CCOO y UGT consideran intolerable la violencia antisindical ejercida por el 'gorila' enviado por Serrano", añadieron. Y explicaban que "el agresor enviado por el presidente desguazador de Correos había acudido a reventar la protesta sindical (que no consiguió) contra la imposición de la negociación de un nuevo convenio colectivo cuyo objetivo es el desmantelamiento laboral, alcanzar entre 15.000 y 20.000 puestos a tiempo parcial (30-40% de la plantilla), así como el recorte a final de legislatura de 15.000 empleos (ya ha recortado 7.000 desde 2018) hasta dejarla en 40.000 trabajadores/as"

CCOO y UGT también denunciaron que Serrano "ni tomó medidas respecto de la agresión ni se preocupó por las agredidas, ni pidió disculpas por lo sucedido".

COMPARTIR: