15 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La compañía valenciana de distribución presidida por Juan Roig intensifica sus 'campañas' en determinados medios para eclipsar sus errores

Mercadona redobla su estrategia de comunicación para 'controlar' las polémicas que arrastra

¿Cómo es posible que la prensa española, casi al alimón, aplauda casi a diario a una compañía como Mercadona? La empresa valenciana de distribución presidida por Juan Roig supuestamente no gasta ni un céntimo en publicidad.

La prensa, casi en su conjunto, habla muy bien de una empresa tan controvertida como Mercadona, que supuestamente no compra publicidad. Pero fuentes sindicales de la distribuidora valenciana de alimentación aseguran a elcierredigital.com que "es incierto que la empresa no invierta dinero en publicidad porque lo que hace Juan Roig es firmar acuerdos con algunos, que rara vez hablan mal de Mercadona".

Mercadona, que saca pecho por contratar a trabajadores por Navidad o por lanzar una treintena de variedades de turrón, estaría intentando esquivar las sombras que le persiguen.

Sombras

"La relación que tiene Mercadona con sus trabajadores es de tipo autoritario-agresivo", aseguró un abogado en el programa 'Salvados', que recogió que en la empresa reina existe "la prohibición no escrita de caer enfermos, hay muchísimos problemas para coger la baja".

"Mercadona es una empresa autoaseguradora, está exenta de pagar las cotizaciones a la Seguridad Social y ella misma paga al trabajador cuando está de baja. Eso es legal, pero cuanto menos tiempo esté un trabajador de baja más beneficio económico tiene", añadió.

Un antiguo proveedor, supuestamente 'asfixiado' por Roig, le contó a Jordi Évole que "trabajar con Mercadona es un error, significa que les des el 100% de la producción, es un noviazgo donde te enamoras hasta las trancas, te entregas a ella, eres feliz, todo es precioso y luego empiezan los malos tratos. Se ganaba dinero, era magnífico, te lo ponen muy fácil para morder el anzuelo, la facturación se multiplicó por 20".

"Cuando conseguías mejorar tus márgenes, ese margen se lo quedaba Mercadona. Estábamos completamente controlados, éramos su empresa, y así ha conseguido hacer su red", añadía el empresario.

Réplicas

Juan Ramón Ralló lanzó un alegato en favor de la distribuidora: "De los 19.059 millones de euros que ingresó Mercadona en 2015, 14.376 millones (el 75% del total) fueron a parar a sus proveedores y 3.873 a otros gastos (esencialmente, salarios del personal)".

Juan Roig, presidente de Mercadona. 

"Dicho de otra manera, el margen de beneficios antes de impuestos de Mercadona por cada unidad vendida fue de tan solo el 4,2%; el margen después de impuestos apenas se ubicó en el 3,2%, y el margen después de impuestos y de reparto de la prima a sus trabajadores decayó hasta el 1,7%. ¿A qué vienen las quejas del interproveedor de que solo se queda con un margen de beneficios del 2% cuando la propia Mercadona retiene un margen inferior al 2%?", se preguntó el economista.

Toni Martínez, dircom de Mercadona, salió en defensa de su empresa: "No bajamos el salario de los trabajadores, no bajamos la calidad, no bajamos los precios al proveedor. Satisfacemos al jefe, al trabajador, al proveedor, a la sociedad y al capital".

"Todo aquel que entra en la plantilla cobra 1.100 euros netos al mes y va incrementando su salario año a año un 11% hasta el cuarto año que cobran 1.420 netos al mes", afirmó el directivo del controvertido Juan Roig, que apareció en 'los papeles de Bárcenas'.

Mercadona, acusada de no tratar con respeto a empleados y proveedores, colecciona beneficios al mismo tiempo que parte de la sociedad rechaza acudir a sus establecimientos por sus particulares estrategias comerciales.

COMPARTIR: