27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Comisión de Seguimiento de la Negociación Colectiva de las Empresas Públicas (CSNCEP) ha rechazado lo pactado previamente con los sindicatos

Hacienda dice no a las condiciones que negoció Rosa María Mateo para el tercer Convenio Colectivo de RTVE

Rosa María Mateo.
Rosa María Mateo.
Ocho meses después de rubricado el III Convenio Colectivo la Dirección General de Costes de Personal del Ministerio de Hacienda ha dicho no a algunas de los acuerdos a los que llegó la Administradora Única de RTVE con los sindicatos como el de reducir la jornada laboral de 37`5 horas semanales actuales a 35 horas. De facto, según el sindicato USO, el Gobierno inhibe a Rosa María Mateo su capacidad de negociar con lo sindicatos.

La Comisión de Seguimiento de la Negociación Colectiva de las Empresas Públicas (CSNCEP), dependiente de Hacienda, ha decidido poner límites a los preacuerdos a que llegaron el bloque UGT-SI y Radio Televisión Española para el III Convenio Colectivo. 

El pasado miércoles, todos los sindicatos que compone el Comité Interceptaros tuvieron acceso a los documentos de CSNCEP que imponen condiciones y límites a los preacuerdos.

Se trata de un documento técnico que viene a decir que Hacienda no asume los incrementos en Disponibilidad y Saltos de Nivel, entre otras cosas, porque suponen un incremento de masa salarial no asumible por los Presupuestos Generales.

“¿Por qué UGT y su apellido llevan meses vendiéndonos que todo estaba resuelto y que ya se iba a firmar?  Muy claro, porque se lanzaron al abismo y todo este tiempo han estado improvisando. Y lo malo es que nos arrastraron a todos en su aventura”, aseguran desde USO (Unión Sindical Obrera). “Venimos advirtiendo desde el primer momento de que no estábamos en las mejores condiciones para negociar un nuevo convenio con el equipo de una Administradora Provisional y con una situación política realmente complicada”, recuerdan.

Incompetentes para negociar

“Siendo ya muy malo el contexto, lo empeora que este Gobierno desautoriza a la dirección de Rosa María Mateo para este tipo de negociaciones. ¿Para qué tantas reuniones, consultas, idas y venidas en una Mesa de Negociación si al final es con la Comisión Delegada del Gobierno para asuntos económicos con quien hay que pactar? ¿Qué es la Dirección de CRTVE en este caso? Pues nos ha quedado claro que solo son un mero gestor de Recursos Humanos. Pero si son incompetentes para llegar a acuerdos serios ¿Qué hacemos sentándonos con quienes no tienen la última palabra? Al final los trabajadores tenemos la impresión de que todo es un paripé y una pérdida de tiempo y de dinero. Porque de habernos sentado con los capos de la verdad desde un principio, por estas fechas hace ya 2 años, estos inconvenientes de última hora hubieran quedado resueltos y ya tendríamos Convenio y el aumento salarial en nuestro bolsillo”, denuncian desde USO.

Documento de Hacienda. 

“Ahora, una vez encajonados en el abismo, la pregunta es si tragamos renunciando a un dinero y unos nuevos derechos que recompensen los recortes sufridos estos años, o volvemos a la Mesa de Negociación para convertir el III Convenio en el parto de los montes. Si nos doblegamos renunciamos a más de un 1 por ciento de subida salarial, al margen de lo que vamos a perder en deslizamientos (disponibilidad y saltos de nivel) y a la consideración de los días 24 y 31 de diciembre como festivos (derecho ganado a cambio de desconvocar una huelga en el año 2019). El tiempo da y quita razones”, advierten desde el sindicato.

Respecto al capítulo de las prejubilaciones, el Convenio pactado amplía de 30.000 a 50.000 euros la bonificación y la reposición de ese puesto pero Hacienda no permite que se utilice ese mecanismo para ampliar la tasa de reposición que marque el Gobierno ni para aumentar la plantilla con empleo temporal. Sí da su visto bueno al incremento de la bonificación, pero pide que se cambie la redacción para incluir que esa bonificación será “como máximo” y no “como mínimo”.

En definitiva, Hacienda ha permitido la subida del 2 por ciento de los sueldos, como al resto de funcionarios, pero ha cortado cualquier posibilidad de que se incremente la masa salarial, sea vía contrataciones por prejubilaciones o vía jornada laboral.

COMPARTIR: