31 de marzo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Esta VTC opera en alrededor de 128 ciudades en 37 países, aunque Dinamarca, Bulgaria y Hungria ya prohibieron este servicio

Londres retira a Uber la licencia por graves ilegalidades y en España podría ocurrir lo mismo

Un vehículo con la app de Uber.
Un vehículo con la app de Uber.
Hace unos días se ha conocido que la plataforma de transporte Uber en Reino Unido puede perder su licencia para operar por motivos relacionados con la seguridad, una cuestión planteada por Transport For London (TFL) que ha abierto expediente a esta VTC que también opera en España y que ya ha sido recurrida por Uber, pero que si se extiende podría dar al traste con el negocio de las VTC en toda Europa.

Uber opera en alrededor de 128 ciudades en 37 países. Han sido muchos los países que se han visto preocupados por las irregularidades de esta plataforma y de las inseguridades a las que se enfrentan sus pasajeros por lo cual han decidido denegar la utilización de este servicio en sus territorios, algunos de ellos han sido Dinamarca en donde Uber se retiró en 2017, de igual forma Bulgaria y Hungria se vieron obligados a prescindir del servicio tras la fuerte presión de los sindicatos locales de taxis. En Barcelona la alcaldesa Ada Colau ha prohibido que operen las empresas de VTC, Uber y Cabify.

Según el Ministerio de Fomento, Madrid cuenta con un total de 7.662 licencias de VTC, lo que supone más de la mitad de las licencias que se han dado en toda España, lo que asciende al porcentaje de 51,76%, de este modo existen un total de 14.802 licencias aproximadamente de VTC en toda España frente a las casi 66.000 licencias de taxi en todo el territorio nacional.

Los taxis de Londres pueden beneficiarse si se va Uber de la capital.

El pasado 1 de abril entró en funcionamiento el Registro electrónico de los servicios de alquiler de VTC, se publicó en el BOE (Boletín Oficial del Estado) la Resolución de la Dirección General de Transporte Terrestre lo cual supone que haya una competencia leal entre el sector del Taxi y el alquiler de vehículos con conductor, facilitando el control del cumplimiento de las condiciones de prestación de estos últimos, a través de un registro electrónico que gestiona la Dirección General de Transporte Terrestre, todo esto supone que no haya inseguridades ni ilegalidades por parte de los conductores de Uber y de otros servicios similares.

Pero aun así y con esta nueva medida podemos encontrar en varios foros opiniones en las que los usuarios de Uber se quejan de que se realizan cobros en sus cuentas de desplazamientos que ellos no han realizado en ningún momento, incluso algún desplazamiento de esos se supone que fue realizado fuera de España.

El caso inglés

El motivo para no renovar la licencia Uber Londres se fundamenta en que la compañía no es apropiada para ser titular de dicho permiso por los fallos de seguridad detectados por la TFL, como vehículos conducidos por personas suspendidas  de licencia o conductores que habían sido despedidos. En 2017 Uber ya había perdido inicialmente su licencia, la cual fue prorrogada en dos ocasiones, la última expira el lunes de la próxima semana, pero la compañía intenta evitar la sanción y ha interpuesto una apelación, que le permitirá seguir operando en tanto no se resuelve.

En España todavía no se conocen denuncias por este motivo a pesar de el impactante desarrollo de las VTC en nuestro país. Pero a nivel europeo, Londres es uno de los mayores mercados y más importantes donde opera este medio de transporte privado con un total de 126.000 taxis entre vehículo públicos y privados. Allí por ejemplo, se ha detectado que los conductores colocan sus fotos en cuentas de otros conductores de Uber es uno de los principales riesgos detectados por TFL poniendo en peligro la seguridad de los pasajeros.

 Sin embargo, todavía no es el final de Uber London, ya que mientras las autoridades decidan al respecto Uber podrá seguir circulando y podrán pasar meses hasta que os tribunales resuelvan. De momento, TFL ha comenzado a realizar auditorías a los conductores.

COMPARTIR: