27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Jenaro García Martín, ex responsable de esta compañía tecnológica, afirma estar atravesando una situación económica "dramática" familiarmente

El expresidente de Gowex solicita ingresar en prisión: "No puedo ni mantener a mis hijos”

Jenaro García Martín.
Jenaro García Martín.
En 2014, un informe reveló la irregularidad de los ingresos de la empresa Let’s Gowex Wireless. Su expresidente, Jenaro García Martín, afrontó una serie de pagos ante la justicia para evitar la prisión a la espera de un juicio que, seis años después, no se ha celebrado. Como consecuencia, la situación económica del que fuera dirigente de Gowex ha empeorado tanto que ha solicitado su encarcelamiento provisional para recuperar la fianza que pagó en su día y hacer frente al pago de sus deudas.

Jenaro García Martín, expresidente del Consejo de Administración y consejero delegado la empresa de telecomunicaciones Let’s Gowex Wireless, está atravesando una situación límite que le ha hecho solicitar su ingreso provisional en prisión con el objetivo de recuperar la fianza que puso a disposición de las autoridades judiciales en 2014 y, de este modo, afrontar una coyuntura económica “dramática”.

La raíz de esta controversia hay que rastrearla precisamente aquel año. Fue entonces cuando el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) suspendió cautelarmente la cotización de la empresa dirigida por García. ¿El motivo? Un informe elaborado por la consultora Gotham City Research en el que se denunciaba que la práctica totalidad de los ingresos declarados por Gowex no existían, concretamente un 90% de los mismos. En este sentido, la facturación real de la compañía era de menos de 10 millones de euros anuales, cuando solo dos años antes esta se cifraba en 114 millones.

No sería hasta el verano de 2019 cuando el titular del Juzgado Central número 1 de la Audiencia Nacional decretó la apertura del juicio oral contra el empresario, acusado de fraude de inversores, falsedad en documento mercantil, uso de información relevante que afecta a una generalidad de inversores, apropiación indebida y fraude a los presupuestos de la Unión Europea, delitos por los que Anticorrupción solicita una pena de 18 años de prisión, así como una multa de más de 10 millones de euros.

Para evitar su entrada en el presidio, tras confesar los hechos y entregar al Juzgado todas las pruebas que se le había solicitado, García acordó en 2014 su libertad previo pago de una fianza de 600.000 euros. Además de esta cantidad, también abonó 20 millones de acciones de Let’s Gowex y la totalidad del dinero de la cuenta de la sociedad Arcole Ventures, de la que era titular, 4,2 millones de euros.

García estuvo al frente de la empresa Gowex durante años. 

En cualquier caso, hasta la fecha el juicio no ha tenido lugar y, de acuerdo con un escrito cuya información ha trascendido a través de Europa Press, la defensa del empresario, en vista de la “desproporcionada dilación que sufre el procedimiento”, ha solicitado el ingreso provisional de García Martín en prisión, una decisión con la que pretende recuperar los 600.000 euros de la fianza.

Y es que, según añade la defensa del acusado, “las dilaciones indebidas de este procedimiento están perjudicando gravemente a mi representado, que consignó todo su patrimonio en 2014 ante el horizonte cercano de un juicio, pero que ve como pasan los años (más de seis largos años hasta ahora) y debe sobrevivir todo ese tiempo sin ingresos y sin patrimonio”.

En esta línea, desde 2014 el empresario habría cumplido todos los requisitos impuestos por el Juzgado, habiendo comparecido en más de 140 ocasiones a firmar los días 1 y 15 de cada mes. No obstante, el que fuera presidente de Gowas se encuentra ahora “literalmente, en la calle, sin trabajo, y sin medios con los que mantenerse a sí mismo ni a sus hijos” y, además, de acuerdo con el escrito de su defensa, tiene una notable cantidad de deudas que sufragar. Entre ellas, los honorarios de su letrado, la pensión de alimentos de sus hijos, múltiples préstamos y compromisos con la Seguridad social y la Agencia Tributaria, además de la cobertura de “sus necesidades más básicas”.

El ex líder de Gowex no es el único implicado en el asunto, pues se ha reclamado la misma pena para su esposa, Florencia Maté, consejera de la empresa, y 17 años de cárcel más el pago de más de 4 millones de euros para Francisco Manuel Martínez, secretario del consejo de administración. Así pues, habrá que ver qué sucede en los próximos meses ante la solicitud del entorno de García de acelerar el procedimiento. Tanto sus seguidores como él mismo están en estos momentos contra la espada y la pared. En este sentido, las consecuencias de una potencial dilatación del juicio en el tiempo podrían ser devastadoras para sus intereses.  

 

COMPARTIR: