27 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La teleco resultante de la fusión entre Orange y Más Móvil estudia su estrategia comercial con el ánimo de encauzar su delicada situación financiera

Masorange destrona a Telefónica como líder y planea rebajar 12.000 millones de deuda

/ Masorange
Masorange se presentó esta semana con muchas promesas. La nueva teleco que nace de la fusión entre Orange y Más Móvil pretende invertir 4.000 millones de euros en España, asegura que obtendrá 500 millones de sinergias a partir de 2027 y buscar rebajar su mastodóntica deuda, más de 12.000 millones, tras haber destronado a Telefónica como histórica líder española del mundo de las telecomunicaciones. La nueva compañía ahora estudia su estrategia comercial a seguir frente a Vodafone o Digi.

Telefónica ha perdido su casi centenario liderazgo en el sector de las telecomunicaciones en España mientras vive una guerra accionarial que ha llevado al Gobierno y Caixabank a garantizar la "españolidad" del accionariado frente a la irrupción de la STC

Digi sigue en pleno crecimiento tras aprovisionarse de fondos después de vender su red de fibra a Onivia por 750 millones de euros. Vodafone España ajusta precios tras ser adquirida por el fondo Zegona. Y, mientras tanto, ha nacido el rey del sector: Masorange

Esta compañía, resultante de la fusión Orange y MásMóvil, ha visto la luz después de que las autoridades europeas competentes hayan dado luz verde al nacimiento de esta compañía, que está valorada en alrededor de 18.600 millones de euros, cifras con las que supera a Telefónica y se convierte en líder en número de clientes en telefonía móvil y banda ancha fija.

Las sinergias del acuerdo permitirán un impacto en favor de la compañía de 500 millones de euros a partir de 2027. La nueva Masorange rondará los 7.000 millones de euros de ingresos y ha prometido en España inversiones por valor de 4.000 millones. 

Dice Masorange que quiere ser "la compañía líder en satisfacción del cliente, talento e impacto positivo" y asegura que sus líneas de trabajo serán cuatro: anteponer la felicidad del cliente, mantener una actitud positiva, apostar por el pragmatismo y confiar en la colaboración. 

Meinrad Spenger, CEO del gigante, asegura que Masorange "es un socio fiable para todos nuestros clientes, también de las empresas y de administraciones públicas. Vamos a invertir e innovar más para ofrecer un servicio de máxima calidad de manera sostenible. Una nueva identidad que representa la unión de las dos compañías en un solo proyecto". 

La fusión, explica, la empresa, "supone la creación de un nuevo líder del sector, un competidor clave y un nuevo referente del mercado, que cuenta con los mejores activos para seguir creciendo en el mercado español de las telecomunicaciones, ofreciendo los mejores productos y servicios a los clientes"

En cifras, Masorange se convierte en el primer operador del mercado español por número de clientes con +37M de líneas entre móvil y banda ancha (+30M de servicios móviles, 7,3M de banda ancha) y 2,3M de usuarios de televisión, con una cuota de mercado superior al 40% tanto en fijo como en móvil. 

Logo de Masorange. 

La empresa se convierte en una de las 20 mayores empresas de España por volumen de ingresos, con más de 7.400 millones de euros; un resultado operativo (EBITDA) de +2.600 millones y una valoración de la nueva empresa combinada superior a 18.600 millones. 

"El plan industrial de Masorange demuestra nuestro compromiso con la inversión en España en el desarrollo de nuevas infraestructuras de telecomunicaciones al servicio del mercado y de los consumidores españoles", finalizó Spenger.

Masorange cuenta hasta la fecha con nueve marcas principales nacionales (Orange, Yoigo, Jazztel, Más Móvil, Simyo, Pepephone, Lebara, Lyca y Llamaya) y 5 regionales (Euskaltel, R, Telecable, Guuk y Embou), pero podría hacer desaparecer algunas. 

La operación

La teleco francesa y la española han conseguido que la Comisión Europea pase por alto unas cifras de altura, ya que la nueva compañía suma alrededor de 7 millones de clientes de banda ancha, 25 millones de clientes de móvil y casi 1,5 millones de clientes de televisión. 

En contra de la fusión pesaba el hecho de que la nueva compañía acapara alrededor del 40% del mercado de banda ancha fija y el de telefonía móvil, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. 

Jean-Francoise Fallacher, el CEO de Orange España, aseguró que la intención de ambas empresas era crear "un líder en infraestructuras digitales en España", donde, según él, existían cinco grandes telecos (contando a Digi) y no cuatro, que es la excusa que han utilizado en Bruselas para tumbar algunos acuerdos similares ejecutados en otros países de la UE. 

Orange prometía que el pacto va a crear "un actor sostenible con capacidad financiera y escala suficiente que le permite seguir invirtiendo y asegurar el futuro de la competencia en infraestructuras en España, en beneficio de los consumidores y de las empresas".

"Este acuerdo allana el camino para la creación de una empresa conjunta que aúne las fuerzas de Orange y MásMóvil en un único operador más fuerte, que permitirá inversiones en 5G y Fibra, beneficiando a los clientes de toda España", aseguró Christel Heydemann, CEO de Orange a nivel mundial.

El nacimiento de Masorange se supone que destensará el mercado de las teleco integrado por actores como Telefónica, Vodafone, Digi y otros emergentes como Finetwork. 

COMPARTIR: