02 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Desde la Asociación de Usuarios Financieros critican las prácticas habituales de la banca y creen que el IRPH debería derogarse

Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN: "Con las revolving se ha cometido usura y una falta de transparencia evidente"

Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN
Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN
Entrevistamos a Patricia Suárez, presidenta de la Asociación de Usuarios Financierios (ASUFIN), quien analiza las claves sobre el polémico IRPH (Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios), las tarjetas revolving y la banca del futuro.

¿Qué cree que va a tener más peso a lo largo del año a nivel judicial, el asunto de las tarjetas revolving o el del IRPH (Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios)?

A tenor de las consultas que estamos recibiendo te diría que el IRPH, prácticamente recibimos por cada dos consultas de IRPH una de revolving. Hay que tener en cuenta que, si bien estas tarjetas están más generalizadas -porque son prestamos pequeños pero afectan a más personas- , el IRPH es un tema que muchísima gente llevaba años esperando. Unos se habían lanzado ya a reclamar y otros estaban esperando a ver que decía el Tribunal Supremo.

Cuando dictaminó en contra de los consumidores se quedaron frenados y cuando salió la posibilidad de la cuestión prejudicial volvieron a esperanzarse, pero no ha sido hasta que no ha salido la sentencia cuando se han reactivado. Es un grupo de gente muy beligerante con muchas ganas de reclamar, porque sienten una especie de discriminación en cuanto a otros grupos que reclamaron, como los preferentistas, los de las cláusulas suelo, o como los de las hipotecas multidivisa, que es una hipoteca complejísima y están ganando en tribunales.

Ellos se sentían discriminados porque lo suyo, que también es un asunto grave y falto de transparencia, no se estaba consiguiendo ganar. Además, hay que pensar que es un millón de familias y que pueden recuperar entre 20 y 30 mil euros y les va a afectar en su cuota mensual porque se les va a disminuir el dinero a pagar, unos 150 o 180 euros al mes.

El cuanto al tema de las tarjetas revolving, aunque sean más los que reclaman, es una deuda más pequeña, de unos 2.000, 3.000, 5.000 euros, que afecta menos a tu día a día y a tu vida cotidiana.

¿Qué cifra estima que van a poder recuperar de media los consumidores con las reclamaciones al IRPH y a las revolving?

En el IRPH hemos hecho un cálculo con una hipoteca de 200.000 euros contratada en 2004 y recupera 25.000 euros pagados de más y 165 euros que se ahorraría a partir de que se le quite el índice cada mes, más los intereses. Es una cantidad importante.

El caso de las tarjetas revolving es menos homogéneo, hay gente con deudas de 2.000 o 3.000 euros y hay gente con 10.000, 15.000 e incluso 20.000 euros. A veces, porque la tarjeta que tenían les daba bastante crédito y otras porque hay gente que no tiene una tarjeta, sino que tiene dos o tres. Entonces han utilizado la tarjeta en todos los casos y se le acumula y cuando quiere darse cuenta tienen 20 mil euros de deuda. Pero este caso es menor, lo habitual es que la deuda esté entre cinco o seis mil euros.

Cuando se reclama y se gana la sentencia, lo que se obtiene es en primer lugar, la anulación del tipo de interés y se tiene que recalcular la deuda, se tiene que ver si con el dinero que tú has pagado ya las ha cancelado o no. Muchas veces ya las has cancelado e incluso se te devuelve dinero porque ya has pagado de más y también está el dinero que te ahorras porque a lo mejor te quedaban dos o tres años de seguir pagando. Es complejo, pero nos hemos encontrado en muchas ocasiones que ya no tienen que pagar más, sino que incluso les devuelven dinero porque ya habían zanjado la deuda y el préstamo se queda sin interés.

¿Es más perjudicial el IRPH que el Euríbor?

Sí, sin ninguna duda, por su propia configuración. Lo que no les dijeron a los afectados es que, no es que el IRPH fuera a ser más estable, sino que siempre iba a ser más caro. El IRPH es la media de cómo están prestando las entidades en nuestro país y ahí se incluye el Euríbor, el diferencial, la comisión de apertura, las diferentes comisiones de seguros de vida o del hogar. Todo eso forma parte de la TAE y se mete en el tipo de interés y te da el IRPH.

Si observamos la gráfica de la evolución que ha tenido el IRPH históricamente, siempre ha estado dos puntos por encima del Euríbor y con la crisis financiera llegó a estar cuatro puntos por encima. A nosotros nos llegaba gente en 2014 diciendo que tenían una cláusula suelo y cuando veías la escritura te dabas cuenta de que no era una cláusula suelo, sino que tenían IRPH. Por eso, además, les sienta tan mal no poder reclamar, porque están pagando una cuota mensual tan alta como los que pagaban la cláusula suelo en su día.

¿Es suficiente lo dictaminado por los tribunales o hace falta una regulación en la comercialización de este tipo de productos?

En el caso del IRPH, desde ASUFIN creemos que se debería derogar. No tiene ningún sentido cuando el mercado se maneja por Euríbor más diferencial que haya un 10% de familias pagando Euríbor diferencial, comisiones, seguros en cada cuota mensual, etc. Es totalmente absurdo. Pensamos que se debería derogar y que todas las hipotecas referenciadas en IRPH pasen a Euríbor, más el diferencial que tengan pactado.

Luego está el problema de las VPO (Viviendas de Protección Oficial). Hay varias promociones donde el tipo de interés está basado en el IRPH y esto se regula por Consejo de Ministros. Las familias no pueden ir a los tribunales a reclamar, no pueden ir contra el banco, sino que hay una orden del Consejo todos los años que estipula que tipo de interés vas a pagar cada año.

Pensamos que el Gobierno tiene la obligación de cambiarles el IRPH por el Euríbor. No tiene ningún sentido que familias que han accedido a una vivienda en condiciones más favorables por su renta estén pagando un piso aún más caro que el resto de los españoles.

En cuanto a las tarjetas revolving, el año pasado el Gobierno puso a consulta pública una orden de transparencia para la comercialización de este producto. En nuestra opinión, esta orden mejora sustancialmente la situación actual. Es verdad que hemos hecho algunas propuestas para mejorar, pero si la probasen tal y como está ya es bastante.

¿Por qué?

Porque, en primer lugar, te tienen que evaluar la solvencia de  la persona que pide el préstamo. Tienen unas obligaciones de transparencia en la comercialización, en la información que te tienen que dar antes de contratarlo, durante la contratación…Tiene además unas obligaciones de amortización, que ahora mismo resolverían los problemas de las revolving donde hay casos en los que puedes amortizar solamente el 5%, es decir, que de cada 100 euros que pagas 95 son intereses y cinco es capital. Es una barbaridad.

Parecía que salía en enero, pero aún no la han sacado adelante. Creemos que deben aprobarla para que el préstamo que se conceda sea un préstamo responsable y se evite el endeudamiento de las familias.

Entonces, ¿cree que se ha cometido usura con las revolving o es una simple falta de transparencia?

Creemos que son las dos cosas. Por un lado, es verdad que hay usura y lo dice el Tribunal Supremo, no se puede dar un préstamo irresponsable solo porque mucha gente no te va a pagar y entonces pones el préstamo mas caro. Existen los préstamos rápidos que son usura pura y dura, tenemos TAE (Tasa Anual Equivalente) de un 300 %, porque es un préstamo para un día, 15 días o un mes. Entonces la TAE no es un índice muy razonable para aplicar en estos casos.

En el caso de las revolving no es solo usura, porque con la complejidad del mecanismo podías comprar las tarjetas en las gasolineras, en Renfe, o en centros comerciales. Y allí no te explica las condiciones un empleado de banca, te lo explica un comercial. Ha habido una falta de transparencia muy evidente.

Con el continúo avance de la digitalización en el sector financiero, ¿cómo cree que será banca del futuro?

La banca se está digitalizando a pasos agigantados y esto está generando una brecha digital sobre todo en personas mayores que no gestionan sus finanzas o no se sienten cómodos gestionando sus finanzas con el móvil. También está generando problemas en lo que se llama la España Vaciada, donde empieza a no haber cajeros o haber cajeros en autobuses o que haya ayuntamientos que ponen autobuses para ir al pueblo más cercano para que pueda sacar dinero.

Es una situación compleja, porque por un lado la tecnología ha avanzado hasta el punto de que puedes utilizar el móvil para pagar y hacer transferencias instantáneas o poder sacar dinero del banco en las propias cajas de algunos supermercados. Pero, por otro lado, se genera una brecha, a través de la cual la tecnología puede ayudar, pero por edad hay mucha gente que tiene un cierto analfabetismo digital y aquí hay que trabajar mucho. Lo que puede ser la salvación de muchos pueblos en cuanto a los servicios financieros no lo están haciendo por el tema digital.

De todas formas, el nivel de bancarización en España es muy alto. Todo el mundo tiene una cuenta bancaria, no tenemos el dinero debajo del colchón. Por eso creemos que debería obligarse a las entidades financieras a una suerte de servicio universal como Correos, que llega a todas partes. Aunque esté semiprivatizado desde hace tiempo tiene la obligación de llegar a todas partes.

Nosotros creemos que los servicios mínimos como sacar dinero o disponer de efectivo debería ser un servicio universal y que se debería establecer un radio mínimo de kilómetros para que alcance a toda la población.   

COMPARTIR: