21 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Donde mayor margen de negociación tenemos es con las cuentas nómina

Conozca los puntos clave para negociar con éxito con su banco: Financiación o abrir una cuenta

Colas en un banco.
Colas en un banco.
Muchas veces nos olvidamos el poder de un cliente con el banco debería ser el mismo que con cualquier otro servicio que contratamos. Esto es así porque a la hora de pedir dinero prestado (hipoteca, préstamo, tarjeta) creamos una relación de dependencia o necesidad y no nos damos cuenta de que estas operaciones generan muchos beneficios al banco y que cualquier otra entidad estaría deseosa de dárnoslas y mejorarlas.

Incluso actualmente, cuando es cierto que la situación financiera de muchos españoles ha empeorado de forma importante, debemos seguir siendo conscientes de que es el cliente el que debe tener siempre el control de sus finanzas personales. Así, aunque sus circunstancias laborales y financieras reduzcan el margen de negociar a la hora de pedir financiación, por ejemplo, no debe dejar de comparar entre entidades y negociar, tanto en su contratación como en cualquier otro momento de la vida del producto.

Este es el punto principal que debe llevar a que renegociemos de forma continua con nuestra entidad y por cada tipo de producto:

Hipoteca

No hace falta pasar por el notario para cambiar de hipoteca, también podemos hacer mejoras con documentos privados. Ya sea de una forma u otra debemos comparar las condiciones de mercado y ver si existen mejores productos para buscar una rebaja a largo plazo o mantener ventajas con menos vinculaciones.

El proceso suele ser complejo y muchas veces acaba en la petición de subrogación a otro banco, pero antes debemos hablar con nuestra entidad para advertirle de nuestro paso e intentar lograr nuestro objetivo sin tener que gastar tiempo en ir a otras entidades.

Volviendo a las vinculaciones debemos tener en cuenta la vida de nuestro préstamo. Menos tiempo quede del préstamo y más bajos sean los tipos de interés menos nos interesan las “bonificaciones” en tipos de interés por contratar productos.

La hipoteca es un producto clave en el que conseguir importantes ahorros

Préstamos personales

Su menor plazo hace más difícil poder mejorar sus condiciones una vez contratados, los intereses suelen ser inamovibles y las opciones escasas.

El poder de negociación está principalmente a la hora de su contratación cuando debemos buscar los intereses más bajos, y las comisiones de salida inferiores o cero (cancelación total o amortización parcial).

Tarjetas de crédito

Bajar los intereses en un contrato tan estándar también es complicado, pero si es más probable que antes de llegar el vencimiento o fecha de prórroga del contrato renegociemos la cuota anual que cobran muchos bancos.

La existencia de muchas tarjetas gratuitas en sus costes de emisión y renovación que Establecimientos Financieros de Crédito nos ofrecen sin tener que cambiar de banco nos da muchas posibilidades de mejora, pero siempre sin olvidar que gastos hay detrás (intereses y comisiones) cuando las usamos para financiar o adelantar dinero a crédito.

Cuenta nómina

El producto por excelencia para renegociar, en el se reflejan nuestros ingresos y pivotan otros productos de financiación como principalmente de ahorro o de inversión. Lo ideal es tener una relación contractual con todas las ventajas que busquemos (gratuidad en comisiones, transferencias sin costes, tarjetas de débito gratuitas…), pero sobre la base de lo que consigamos podemos buscar diferentes mejoras, por ejemplo, si hemos sacado de forma obligada dinero de un cajero que nos ha pedido una comisión, un ingreso de un cheque que suponga un coste…

La realidad es que más fuerte seremos si nuestros ingresos son altos y, principalmente, si tenemos una gran posición en activos (depósitos, fondos, planes de pensión…).

Fondos de inversión y planes de pensiones

Mejorar sus condiciones (comisiones que nos cobran) es imposible, pero si son un elemento de fuerza para mejorar tanto nuestra cuenta como nuestros préstamos. Tengamos en cuenta que en el caso de planes de pensiones el traspaso a otra gestora es sencillo y nos ayudará la entidad que reciba estos fondos.

En un fondo de inversión también es posible traspasar la cartera, pero si son productos del propio banco puede ser algo más complejo. En todo caso debemos ser un inversor activo en cuanto evaluar resultados y posibilidades de mejora, pero repito siempre vinculando con poder trasladarlas a otros productos. Los meses finales del año son muy buenos para tener una cita con nuestro banco y evaluar estas posibilidades.

COMPARTIR: