23 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La titular de Desarrollo Económico del partido, Arantxa Tapia, testificó en diciembre por una subvención de 3,3 millones a la quebrada empresa Davalor

El PNV alega que su presunto caso de corrupción es 'un plan' para echarles del Gobierno vasco

El Cierre Digital en
/ Arantxa Tapia
La formación vasca PNV vuelve a alentar la teoría de la conspiración tras destaparse que la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, fue llamada a declarar en diciembre como investigada por un presunto caso de corrupción, el que afectó a la empresa Davalor. Esta compañía navarra, antes de quebrar, se embolsó 18 millones de euros, 6 públicos y 12 privados. Mientras, el partido político asegura que la investigación sobre este caso es 'un plan' para echarles del Gobierno vasco.

Una pequeña empresa navarra dedicada a comercializar un mecanismo de diagnóstico oftalmológico, Davalor, sigue siendo un quebradero de cabeza para el Partido Nacionalista Vasco, que afronta en Euskadi sus elecciones autonómicas más difíciles desde 1986

La formación jeltzale ve como Euskal Herria Bildu podría sorpassarle y ha reforzado su mensaje, que asegura que se ha activado una "operación" que uniría a medios de comunicación, jueces, sindicatos o partidos políticos para "echarlos del poder en Euskadi"

Problemas para el PNV

El último escándalo en el que se ha visto inmerso el PNV afecta a su consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, que fue llamada a declarar como investigada en diciembre por un presunto "tráfico de influencias" que finalmente se ha desechado a nivel jurídico. 

Tapias fue denunciada por el expresidente navarro Jaime del Burgo por las ayudas que recibió Davalor, que recabó 12 millones de 3.000 ahorradores, 3,3 millones del Gobierno del País Vasco y otros 2,6 'kilos' del navarro. 

Cabe recordar que la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona, María Luisa Corbacho, decretó en diciembre el final del 'caso Davalor' porque el juez instructor tardó más de un año en solicitar una prórroga, hecho contrario a la Ley de Enjuiciamiento Criminal

Este no es el único caso sombrío que persigue al PNV, ya que El Correo denunció que el Gobierno vasco adjudicó el 25% de las rutas de autobuses escolares de Euskadi, por valor de 4 millones de euros, a la empresa URPA, en cuyo Consejo de Administración figura un asesor del propio Ejecutivo vasco, Joanes Labayen

El propio lehendakari Iñigo Urkullu pidió explicaciones al consejero de Educación Jokin Bildarratz, que negó cualquier trato de favor a Labayen. 

Cronología del caso Davalor en Navarra

Las controvertidas ayudas concedidas en la legislatura 2015-2019 por el Gobierno de Navarra a Davalor, empresa que diseñó y trató de comercializar un sofisticado aparato de diagnóstico oftalmológico, pusieron en jaque la presencia del PNV en el Gobierno de Navarra que lidera la socialista María Chivite

Manu Ayerdi. 

El caso, tal y como explicó Elcierredigital.com, provocó a inicios de 2021 la caída del exlíder de la formación nacionalista en la Comunidad Foral, Manu Ayerdi, que ejerció como vicepresidente del Gabinete de Uxue Barkos y, entre 2019 y 2021, fue consejero de Desarrollo Económico y Empresarial del Gobierno que lidera María Chivite. 

Su salida enfadó al presidente del PNV, Andoni Ortuzar: "La mezquindad política de UPN se lleva por delante, momentáneamente, a una persona capaz y entregada al servicio público, Manu Ayerdi. Toda nuestra solidaridad y apoyo hacia él. Sentimos como propia la injusticia que se está cometiendo". 

La supuesta concesión irregular de seis préstamos de 2,6 millones de euros a una empresa que en 2015 "ya era un cadáver", según palabras del confundador de Davalor, Andrés Escudero, fue denunciada por UPN por la supuesta financiación "negligente" y "temeraria" de una compañía que 'prometía' y acabó siendo un mal negocio para los intereses de Navarra.

El denunciante, UPN, señaló que la subvención "empezó como una apuesta personal, prescindiendo de todo procedimiento por parte de Ayerdi, que forzó él mismo un acuerdo de Gobierno para ordenar a Sodena (empresa pública que él presidía) que apostase por una determinada empresa y un determinado empresario en unas circunstancias caóticas en ese momento"

Ayerdi, KO

Ayerdi aseguró en 2018 que apostó por Davalor por "una corazonada" y en la querella se evidencia que en su labor como presidente de Sodena en 2015 autorizó un préstamo de un millón de euros "sin respetar los procedimientos de control internos y los criterios analíticos de la Sociedad, pese a que conocía que dicha entidad no reunía las condiciones previamente establecidas para su concesión y que se encontraba en situación de insolvencia".

El Gobierno de Navarra, alertado por el futuro judicial de su consejero, se apresuró en dejar claro que lo iban a dejar caer: "En el caso de que finalmente se admita la querella y Ayerdi sea considerado como investigado, sería de aplicación lo previsto en el artículo 68 de la Ley Foral 14/2004, de 3 de diciembre, del Gobierno de Navarra y de su Presidenta o Presidente, en virtud de que los supuestos hechos presuntamente constitutivos de delito son los de prevaricación del artículo 404 del Código Penal y de malversación de caudales públicos del artículo 432 del citado código".

"Dicho artículo explicita que, en dicho escenario de admisión de la querella y de declaración como investigado, Ayerdi dejará ser consejero del Gobierno de Navarra bien, en primera instancia, a voluntad propia o bien por decisión por parte de la persona que en su día le otorgó la confianza, es decir, la Presidenta del Gobierno de Navarra", explicaron. 

Cabe recordar que Manu Ayerdi lideró al minúsculo PNV navarro hasta 2015 porque Uxue Barkos le 'forzó' entonces a dejar el cargo para integrarse en un 'Gobierno del cambio' conformado por independientes. Desde entonces este consejero, el más liberal de los gabinetes de las tres últimas legislaturas en Navarra, protagonizó varias polémicas y el pasado año fichó por la Corporación Mondragón. 

COMPARTIR: