08 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Por qué el Interiorismo es una profesión de futuro

En muchas ocasiones cuando se habla del diseño de un inmueble pensamos en el aspecto exterior del mismo. Es cierto que el exterior sirve de carta de visita y que el uso de nuevas formas y materiales han supuesto una verdadera transformación, pero donde encontramos una mayor “revolución” es en el diseño de interiores. Este se refleja en múltiples aspectos, desde la aplicación de nuevas tecnologías hasta la combinación del equilibrio entre estética y funcionalidad, todo ello con una clara demanda de perfiles más profesionales. Por ello estudiar interiorismo es sin duda una clara apuesta de futuro.

Y es que, somos cada vez más conscientes de la importancia del interiorismo tanto en el aspecto profesional (zonas comerciales, despachos) como dentro de un hogar. También somos más exigentes y recibimos cada vez más impactos sobre novedades y nuevas tendencias, en revistas, páginas web o incluso den decenas de programas de televisión. Queremos mejorar, actualizar, pero también siendo más exigentes a la hora de buscar el profesional que realice estos cambios.

Qué debe tener un buen interiorista

El interiorista se encuentra a lo largo de su profesión con tantos retos como proyectos realice. No hay ninguno igual. Por todo ello su formación debe combinar la mejor base teórica para tener los fundamentos necesarios para llevar a cabo sus planes como una clara vocación práctica que muestre como ejecutar un proyecto. 

Un buen diseñador de interiores tiene que simplificar de cara a ejecutar el proyecto y presentar al cliente un trabajo complejo que comienza con entender qué es lo busca. Por ello, es importante tener una amplia base de conocimiento tanto del pasado (Historial del Arte, Artes Decorativas) como del presente con nuevas tendencias, y todo ello saberlo plasmarlo en un proyecto que se acomode a las características del espacio que se va a cubrir. 

Los conocimientos de arquitectura y el dibujo artístico son básicos y lo son aplicados a las grandes ventajas que las nuevas tecnologías ofrecen actualmente a los profesionales y que se plasman en poder mostrar, por ejemplo, diseños en 3D muy completos de los proyectos, aproximaciones muy cercanas a la realidad que permiten mostrar el aspecto final del proyecto y poder concluirlo con menores inconvenientes. 

 

También hay que saber dominar aspectos fundamentales para el mejor resultado final. Uno de los más importantes está en la iluminación. Su aplicación correcta, tanto de la luz natural como la artificial, es uno de los aspectos claves, pero no es el único. También lo es poder combinar lo estético, la belleza del proyecto, con la comodidad. Este equilibrio varía mucho según el tipo de proyectos. Por ejemplo, en el diseño de interior de un espacio comercial, como puede ser una tienda, saber atraer es el aspecto primordial, mientras que en las estancias de una casa la ergonomía gana peso o al menos debe tener un mayor equilibrio con la estética.

Apostar por la mejor formación

La mejor formación es la palanca que lanza al estudiante al mundo profesional que es la base para una carrera de fondo. A través de la formación conocerás aspectos como los que hemos señalado que son solo una parte de lo que debe dominar un buen profesional. 

Pero ante todo tiene que ser una formación práctica y adaptada a los últimas tendencias y métodos siendo consciente que un profesional debe continuar apostando por una formación continua y estar al día de todos los avances que se muestren en ferias profesionales o congresos en un afán de mejora incesante. 

En un mundo tan competitivo y con vaivenes económicos, se seguirá apostando por las mejores soluciones de interiorismo en espacios de trabajo y viviendas, pero siempre los profesionales más formados.

COMPARTIR: