27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se han perdido más de seis mil empleos en el sector y se han cerrado tres mil de estas empresas desde el comienzo de la crisis sanitaria

Los centros del ocio infantil se rebelan: Manifestación en Madrid por la debacle económica del sector

El ocio infantil tiene graves problemas.
El ocio infantil tiene graves problemas.
Los empresarios de ocio infantil son los grandes perjudicados y también olvidados de la pandemia han convocado este martes una concentración entre la Plaza de Callao y la Puerta del Sol en Madrid para poner de manifiesto la grave situación que está viviendo este sector del ocio infantil, con más de un millón de niños que desde el comienzo del coronavirus no han podido celebrar su cumpleaños con sus amigos como siempre y más de seis mil empleos perdidos en el sector.

La Asociación de Centros de Ocio Infantil y Juvenil de la Comunidad de Madrid (ACOCAM), ha convocado este martes una concentración entre la madrileña Plaza de Callao y la Puerta del Sol para poner de manifiesto la grave situación que está viviendo el sector del ocio infantil.

"Nuestros centros han estado obligados a permanecer cerrados desde marzo hasta principios de julio, periodo durante el cual no hemos generado ingresos, pero si hemos tenido que seguir haciendo frente a unos gastos muy elevados, entre los que se encuentran los alquileres de nuestras instalaciones, muchas de ellas de grandes dimensiones, y por lo tanto con elevadas cuotas de alquiler (de media por encima de los 4.000 euros mensuales)", apuntan desde Acocam.

Se han destruido 6.000 puestos de trabajo

El problema que pone la asociación sobre la mesa es que "ciertos medios de comunicación nos han tratado de forma totalmente injusta y sin ningún rigor", apuntan, además de tacharlos de “centros y actividades de riesgo, sin tener en cuenta y mostrando un total desconocimiento sobre el riguroso protocolo de seguridad e higiene que hemos adoptado de forma voluntaria, el cual es mucho más exigente que la gran mayoría de los protocolos que en estos momentos se están aplicando, y obviando el dato de cero contagios entre los asistentes a nuestros centros, y otros simplemente nos han ignorado, lo que ha contribuido a aumentar la desconfianza hacia nosotros de una gran parte de la sociedad", añaden.

                          Los centros de ocio infantil son seguros y cumplen las normas sanitarias.

Desde el comienzo de la pandemia, a nivel nacional se han cerrado más de 3.000 negocios dedicados al ocio infantil, lo que ha supuesto que más de 2.000 autónomos se hayan tenido que dar de baja, y se hayan perdido más de 6.000 puestos de trabajo, muchos de ellos entre el colectivo de jóvenes, sin que desde las diferentes instituciones, tanto estatales como autonómicas, se hayan tomado medidas específicas para el sector para tratar de frenar esta debacle.

Lejos de ello, "las condiciones para la reapertura de nuestros centros han sido más estrictas que las impuestas en la gran mayoría del resto de actividades (por poner un ejemplo nuestros aforos están limitados al 40%), y se nos ha autorizado a retomar nuestras actividades más tarde que la amplia mayoría del resto de sectores", explica Acocam.

Las Pymes y autónomos que están al frente de los centros de ocio que a día de hoy han conseguido mantener sus negocios con un enorme esfuerzo, se encuentran en una situación agónica, por lo que el sector en bloque corre un grave riesgo de desaparición, "lo cual supondría una pérdida irreparable para la sociedad en general ya que somos una parte muy importante en el desarrollo y en la educación de los niños al aportarles actividades de gran importancia y necesarias para su desarrollo físico y emocional. Por un lado ofrecemos un número muy amplio de alternativas en el ocio infantil y juvenil, entre las que se encuentran las celebraciones de cumpleaños, animaciones, juegos por horas, talleres, campamentos y días sin cole y el alquiler de las instalaciones para celebración de eventos y fiestas privadas", desde Acocam.

Pieza fundamental en la educación de los niños

Las asociaciones explican que "somos pieza primordial en la conciliación familiar, al aportar espacios de juegos y actividades durante el curso escolar y los periodos de vacaciones, y por otro facilitamos la incorporación de un número considerable de jóvenes en el mercado laboral, colectivo que antes de la crisis actual ya tenía un alto porcentaje de desempleo".

En este sentido "queremos lanzar un mensaje de tranquilidad a los papás y a las mamás. Todos estos años trabajando por y para los niños y las niñas nos han enseñado a ser extremadamente rigurosos con las medidas de seguridad, y a cuidar con celo la higiene de nuestras instalaciones. El ambicioso protocolo que estamos aplicando con motivo del Covid ha servido para reforzar las medidas que ya teníamos, las cuales ya de por si eran de un alto nivel de exigencia, y para adaptar nuestras actividades a los tiempos que estamos viviendo para poder ofrecerles a sus hijos lo que tanto necesitan y merecen, un Ocio de calidad y con total seguridad", añaden.

Los niños y niñas, los protagonistas y animadores de todas nuestras actividades y de nuestras vidas. Cierto es que ellos son los grandes “castigados” de esta pandemia. Han sido señalados injustamente, "se les ha confinado de la forma más estricta durante un largo periodo de tiempo sin tener en cuenta sus necesidades (en cambio si se tuvieron las de las mascotas), se les ha prohibido jugar en los parques, no se les permite o no está bien visto que se junten con otros niños o niñas que no sean de su grupo burbuja, no se les permite celebrar sus cumpleaños en los centros que tanto añoran (se estima que desde que comenzó la pandemia más de un millón de niños y niñas se han quedado sin celebración), mientras que los adultos abarrotamos las terrazas, centros comerciales y otros establecimientos. La sociedad en general deberíamos reflexionar sobre este comportamiento tan injusto, y estar preparados para las posibles consecuencias que a medio/largo plazo todas estas medidas tengan en el desarrollo de los más pequeños", dicen desde Acocam.

La manifestación partirá de Callao a las 11.30 horas.

Lo que piden los empresarios es que las autoridades económicas "tomen conciencia de la grave situación que estamos viviendo y adopten con carácter de urgencia las medidas necesarias para salvar y reflotar un sector que como hemos expresado está al borde de la desaparición. Como servidores públicos que son, les exigimos que asuman sus responsabilidades y que estén a la altura de los puestos que desempeñan. Que hagan suyas sus propias palabras cuando dijeron que “Nadie se quedará atrás”. Hemos agotado todos nuestros recursos y no tenemos más margen", explican.

Y concluyen con una petición: "Nuestros centros, ahora más que nunca, son seguros, por lo que nos atrevemos a pedirles a los papás y las mamás que recuperen la confianza en nosotros y que vuelvan a nuestros centros. Solo así seremos capaces de seguir adelante, de seguir dándolo todo por hacer felices a los más pequeños, por participar en su educación, y por ayudar en la conciliación de las familias. Sin vosotros no somos nada".

COMPARTIR: