22 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ruben Otero analiza las tendencias del mercado inmobiliario en 2023

Pese al escenario macroeconómico, definido por la incertidumbre económica, los máximos inflacionistas, los efectos de la guerra de Ucrania o el aumento de los tipos de interés, el mercado inmobiliario español vivió un 2022 bastante dinámico.

El año pasado se cerraron alrededor de 640.000 operaciones de compraventa, lo que supone un incremento del 13% con respecto a 2021. Y, aunque se espera que en 2023 la situación siga siendo positiva, expertos como Rubén Otero prevén que el mercado experimente cierta moderación.

Tendencias que marcarán el mercado inmobiliario en 2023

Todo apunta  a que el mercado inmobiliario de 2023 estará marcado por una desaceleración de la economía y por las consecuencias del último aumento del Euríbor y de los tipos de interés, que este año han batido récords.

El aumento de las hipotecas variables, la moderación de las operaciones de compraventa o la menor oferta de vivienda en alquiler son algunas de las tendencias que determinarán la evolución del mercado inmobiliario en 2023.

1. Aumento de la contratación de hipotecas variables

Después de un 2022 que comenzó con una demanda récord en las hipotecas a tipo fijo para vivienda, la tendencia ha comenzado a revertirse. La contratación de este tipo de hipotecas representó casi un 67% del total en octubre. En los próximos meses, este cambio de rumbo se mantendrá debido  a la estrategia de los bancos para establecer precios mínimos para las hipotecas variables y endurecer las condiciones de las hipotecas fijas.

2. Moderación en la compraventa

El Banco Central Europeo ha anunciado, recientemente, un nuevo aumento de los tipos de interés, que actualmente se encuentran en el nivel más alto desde 2008. Rubén Otero cree que en los próximos meses se producirán nuevos aumentos, lo que seguirá reduciendo el poder adquisitivo y la capacidad de ahorro de las familias, dos factores de peso a la hora de adquirir una vivienda. Así pues, se espera que las operaciones de compraventa bajen entre un 10% y un 15% con respecto al año pasado.

3. Descenso de la oferta de alquiler

La demanda de alquileres aumenta, pero la oferta continúa disminuyendo. Además, se prevé que la tendencia se mantenga en los próximos meses, especialmente desde que el gobierno ha establecido el límite del 2% para la subida del precio de las rentas durante este año. Esta medida podría provocar que algunos propietarios no quieran poner sus viviendas en alquiler, por lo que la oferta podría descender entre un 15% y un 20%, lo que continuará tensionando los precios.

4. Estabilización de los precios

Aunque el aumento de los precios no parece que vaya a aumentar tanto como en 2022, se cree que el importe de la vivienda será positivo para 2023, de entre un 1,5 y un 2,5% aproximadamente. Motivado especialmente por el reducido apalancamiento del mercado y la falta de vivienda en las grandes urbes.

5. Vivienda de inversión, reposición y extranjera

Dada la importante rentabilidad y la magnífica oportunidad que supone invertir en España, aquellos inversores que buscan estabilidad continuarán haciéndolo como valor refugio frente a las tasas de inflación. Estas propiedades, unidas a las viviendas extranjeras y de reposición, serán las que sostengan el mercado a lo largo de 2023.

6. Retos para el sector de la obra nueva

La complejidad de la normativa de las distintas regiones autonómicas en la generación de suelo para a promoción, el aumento de los costes de las materias primas, la falta de trabajadores cualificados o los peligros de la recesión económico ante la subida de los tipos de interés son algunos de los aspectos que están haciendo que los proyectos de obra nueva se demoren. Sin embargo, la fuerte demanda existente y su atractivo para los inversores podrían actuar como motores del sector, llegando a alcanzar los niveles de años anteriores.

7. Sostenibilidad

La sostenibilidad será una de las principales tendencias del mercado inmobiliario en 2023. El sector sigue trabajando para adaptarse a las nuevas demandas y requisitos de los consumidores a la hora de escoger una vivienda. La eficiencia energética, la sostenibilidad o el empleo de sistemas o materiales de construcción que sean respetuosos con el planeta son aspectos que tienen un peso cada vez mayor a la hora de elegir una propiedad.

8. Mayor innovación

El uso del Big Data aumentará por parte de las compañías. Un gran modelo de almacenamiento de datos que permite llevar a cabo análisis con un alto grado de fiabilidad, establecer mejores condiciones con los clientes, detectar oportunidades de negocio y agilizar las gestiones administrativas.

Además, las agencias inmobiliarias continúan explorando las posibilidades del metaverso. Un mundo paralelo que ofrece múltiples beneficios, como la posibilidad de llevar a cabo transacciones de propiedades mediante la réplica digital de las viviendas; pudiendo realizar visitas virtuales o reservarlas mediante la “tokenización” de los contratos.

En resumen, teniendo en cuenta todas estas tendencias, según Rubén Otero, se espera que 2023 sea un año prometedor para el mercado inmobiliario.

COMPARTIR: