04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las centrales estatales se dejan un siete por ciento de representatividad en Navarra desde 2010 y en Euskadi no remontan

UGT y CCOO pierden fuerza en el norte en favor de los sindicatos nacionalistas ELA y LAB

/ Unai Sordo y Pepe Álvarez, líderes de CCOO y UGT.
Los sindicatos nacionalistas ELA y LAB están consolidando su fuerza en Euskadi y Navarra. Su poderío está minando la influencia de UGT y COOO, que se han dejado un 7% de representatividad en la Comunidad Foral en los últimos 12 años mientras en Euskadi siguen sin levantar cabeza.

El sindicalismo sigue de capa caída en España, donde la afiliación está muy por debajo de otros países europeos. El porcentaje de trabajadores afiliados a una central sindical estaba en 2019 en un pobre 12,5% tras haber repuntado hasta el 18,3% en 2009. Cabe recordar que en Noruega o Suecia este porcentaje sobrepasa el 50%, en Italia el 30% y en Reino Unido el 20%. 

Los sindicatos más representativos, UGT y CCOO, no alcanzan siquiera el millón de afiliados. Parte de culpa de este desgaste está provocado por la fortaleza de sindicatos nacionalistas como ELA y LAB (en Euskadi y Navarra) y CIG (Galicia). Curiosamente, en Cataluña no hay sindicatos identitarios con peso dentro del mundo laboral. 

Especialmente llamativa es la fuerza de ELA en Euskadi. Este sindicato, ligado históricamente al PNV, se ha convertido en el principal azote del Gobierno Vasco para enfado del presidente de la formación jeltzale, Andoni Ortúzar, incapaz de contener las críticas de esta central liderada por Mitxel Lakuntza. 

Fuentes sindicales aseguran que el éxito de ELA, pese a ser el sindicato más caro para el afiliado, se debe "a su carácter contestario en una época en la que EH Bildu se está 'socialdemocratizando' y su exitosa caja de resistencia, que sufraga a los trabajadores en todas las huelgas que se convocan". 

Por contra, CCOO y UGT se muestran más conciliadores hacia gobiernos y empresas. Y, además, en Euskadi, es habitual que protesten por la exigencia del euskera a la hora de acceder a cargos en la administración pública. 

Éxito de ELA en Navarra

ELA ha presentado la campaña para el nuevo periodo concentrado de elecciones sindicales en Navarra. En los 9 meses comprendidos entre octubre 2022 y junio 2023 se van a renovar un total de 2.961 delegadas y delegados de los 6.495 representantes que hay en Navarra (el 45% del total).

ELA2

ELA ha realizado un balance sobre su posición en Navarra. 

Imanol Pascual, coordinador de ELA en Navarra, destacó la trayectoria ascendente del sindicato año tras año en elecciones sindicales hasta alcanzar, en el cierre de agosto de 2022, el 23,14% de representatividad. De esta manera, el sindicato ELA es la única organización sindical con representación homogénea en todo el territorio al contar con una representación por encima del 20% en todas las comarcas de Navarra, incluida la Ribera. Destaca principalmente la posición de ELA como primer sindicato en la Zona Norte, y en el sector industrial de la Comarca de Pamplona.

Por otra parte, cabe resaltar el descenso del sindicalismo de UGT y CCOO en favor del sindicalismo reivindicativo. En 2010 UGT y CCOO tenían el 55,59% del total de la representación y ahora tienen el 48,45% en la Comunidad Foral. 

Desde 2010, ELA ha pasado de estar a 9,28 puntos a estar a 1,32 puntos de ser el primer sindicato en Navarra. Esa línea ascendente ha permitido situarse al sindicato a menos de 100 representantes del primer sindicato. En el año 2010 ELA estaba a 622 representantes de UGT y ahora se sitúa a 86 (lo que supone un recorte de 536 delegados y delegadas), mientras que en esos mismos 12 años CCOO estaba a 273 y ahora a 55 (un recorte de 218).

Mitxel Lakuntza destacó la labor de militancia de ELA por superar por primera vez la cifra de los 1.500 delegados y delegadas. El secretario general recordó las declaraciones de la presidenta navarra María Chivite en junio de 2021 en las que aseguraba que el sindicalismo que se situase fuera del diálogo social estaba condenado a la irrelevancia

Lakuntza ha destacado "la legitimidad ganada por ELA durante décadas en contextos de mucha adversidad que ha superado épocas de claro hostigamiento y discriminación por parte de gobiernos y patronal al sindicalismo reivindicativo que representa ELA", recordando que durante años los gobiernos de UPN-PSN destinaron millones a sobrefinanciar y a favorecer a la patronal y los sindicatos UGT y CCOO.

Por último, Lakuntza resaltó la necesidad de "un sindicato fuerte y útil como el que ELA representa; un sindicato que cuenta con una caja de resistencia que juega un papel determinante a la hora de afrontar la lucha por la mejora de las condiciones laborales, y un sindicato basado en nuestra apuesta histórica por ser una organización con autonomía financiera e independencia política"

COMPARTIR: