18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"Algunos sindicatos de la compañía postal quizás no se atreven a cargar contra los ministros Ábalos y Yolanda Díaz", indica el representante de SIPTCE

Manuel Aguilella, líder sindicalista: "Quieren dinamitar Correos desde dentro para favorecer a empresas privadas"

/ Manuel Aguilella
El líder sindicalista Manuel Aguilella conoce muy bien las interioridades de Correos, "como la palma de su mano" señala. Y esta circunstancia ha animado a El Cierre Digital a hablar con este veterano activista de Correos sobre el pasado, presente y futuro de una compañía estatal presidida por Juan Manuel Serrano, que fuera mano derecha de Pedro Sánchez durante largo tiempo. Un compañía postal estatal que no deja de encadenar polémicas.

Manuel Aguilella es uno de los principales responsables del sindicato independiente SIPTCE, que es el segundo con mayor representación sindical dentro Correos en la provincia de Barcelona. Con este veterano y crítico activista hacemos un repaso casi general a la compañía estatal:

¿Qué balance haces de la presidencia de Juan Manuel Serrano en Correos?

Tengo una opinión bastante negativa. Pero me niego a creer que lo que pasa en Correos es culpa de Serrano. Él no tiene competencias para ir por libre y es un simple peón del Gobierno de coalición progresista de España (que en este ámbito ni siquiera está fiscalizado por el PP).

La verdad es que es una pena que no contraten al personal suficiente para realizar el trabajo. Vas a un sitio donde tiene que haber veintiún trabajadores y te encuentras solo a diez. Esto parece una voladura controlada porque casi todo funciona mal. ¿A quién beneficia esto? Eso me gustaría responder.

Un 'malpensado' diría que alguien quiere dinamitar la empresa desde dentro para beneficiar a las compañías privadas. Ayer por la tarde, por ejemplo, había ocho personas para repartir la paquetería de una ciudad como Badalona (217.000 habitantes).

Es evidente que esta Navidad no vamos a llegar. Me decían mis vecinos de forma jocosa que van a hacer compras pequeñas, tipo un mando de la tele, porque saben que Correos se lo va a enviar tarde y les saldrá gratis con una simple reclamación a Amazon, Aliexpress o Ebay.

Y no me extraña que no vayan bien las cosas porque por ejemplo, en Cataluña tenemos como responsable de logística a Ana Belén Rodríguez, que no tiene formación para ello y que entró en Correos como gestora bancaria del Deutsche Bank. Imagínate.

Algunos sindicatos critican fuertemente la labor de Juan Manuel Serrano...

Quizás no se atreven a cargar contra el ministro de Transportes José Luis Ábalos o con la ministra de Trabajo Yolanda Díaz, que no parece saber la precariedad que anida en Correos. En esta empresa pública hasta tenemos que recuperar los festivos. Es inaudito.

Pero lo peor de todo es que no se contrata personal. Es como si abriéramos un restaurante sin camareros. Y también hay cierto oscurantismo impropio de una compañía pública. Por ejemplo, con todo lo relacionado con el dinero que sacamos vendiendo loterías de la ONCE.

Aunque es más grave lo que decía el Tribunal de Cuentas: Correos gana dinero en su labor como prestador del Servicio Público Universal y pierde dinero en cada reparto a terceros, por ejemplo a Amazon. Me niego a creer que esto se hace de forma altruista. ¿Los directivos no saben nada?

Tampoco parecen enterarse de una práctica generalizada en Correos: los contratos con fraude de ley. Nosotros todos los meses vemos que la empresa es condenada a pagar 20.000 o 25.000 euros a un trabajador por vulnerar sus derechos.

¿Sobre los sindicatos? Hay que recordar que Correos paga 190.000 euros anuales a Comisiones Obreras, 145.000 a UGT, 47.000 a CSIC y 38.000 a CGT. ¿Por qué tiene Correos que pagar dinero todos los años a los sindicatos? Tampoco me canso de repetir que CCOO se embolsa 337.000 euros anuales por hacer cursos de formación.

Correos.

Ahora la empresa ha anunciado una convocatoria de oposiciones que oferta 3.381 plazas fijas. ¿Cómo lo ves?

Me parece una triquiñuela. Van a cubrir simplemente jubilaciones, los funcionarios que cambian de ministerio o las bajas voluntarias. Pero siguen faltando muchos trabajadores mientras la empresa condena a cientos de sus trabajadores a tener empleo solo seis meses al año. Correos dice que estos empleos son temporales, pero en realidad son estables porque nunca desaparecen. Lo que no es fijo es el contrato.

Hace unos días Correos nos desmentía que ha perdido entregas de Amazon

Es surrealista. Amazon se ha implantado en España y Correos está repartiendo menos paquetes de esta empresa. Punto. Lo hacen con sus propias furgonetas y con unos señores que reparten sin rótulo y que según el comité de empresa de la propia Amazon, son falsos autónomos. Es evidente que estos están reventando el mercado.

¿Cuál crees que es el futuro de Correos?

Imagino que al Gobierno le conviene mantener el control. O sea, creo que seguirán controlando el 51% de la compañía y podrían privatizar el 49% restante.

 

 

COMPARTIR: