22 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El directivo ha sido muy criticado por los sindicatos por su actitud "inflexible, poco dialogante y cerrada" dentro de la empresa de ferrocarriles

El PNV sitúa a Andrés Arizkorreta, presidente del Grupo CAF, como vicepresidente de la patronal vasca

/ Andrés Arizkorreta
El directivo Andrés Arizkorreta, presidente de la empresa de ferrocarriles CAF, se va a convertir en el vicepresidente del Círculo de Empresarios Vascos para alegría del PNV. No obstante, el presidente de este Grupo de Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles vasco ha sido muy criticado por los sindicatos por su actitud "inflexible, poco dialogante y cerrada" dentro de esta importante empresa multinacional.

El PNV está feliz después de conocer que los principales puestos del Círculo de Empresarios Vascos están en manos de personas cercanas a la formación jeltzale. El presidente de la patronal empresarial vasca será José Galindez, vicepresidente de Solarpack, mientras que el vicepresidente de la misma será Andrés Arizkorreta García, presidente del Grupo CAF.

Este directivo no goza de buena imagen entre el sindicalismo, tal y como aseguró Comisiones Obreras (CCOO). La central sindical acusó a Arizkorreta de poco proclive al debate al asegurar que mostraba una actitud "inflexible, poco dialogante y cerrada". Situación diferente, según CCOO, era lo que "escenifica en los foros empresariales".

El PNV y Arizkorreta

Andrés Arizkorreta García es licenciado en Economía por la Universidad Comercial de Deusto. Ha desarrollado su carrera profesional desde 1980 en la empresa Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles, S.A (CAF), donde ha ocupado diversos puestos de responsabilidad en su organización, entre otros, el de consejero-delegado desde 2006 hasta 2021 y presidente ejecutivo desde 2015. En la actualidad, es presidente del Consejo de Administración de la compañía.

CAF. 

Igualmente es miembro del patronato de la Fundación Donostia International Physics Center, consejero del Instituto Vasco de Competitividad y de la Deusto Business School, miembro del Consejo Estratégico del CEIT y de Jakiunde, Academia de las Ciencias, de las Artes y de las Letras el País Vasco.

Multa a CAF

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sancionó con 127,8 millones de euros a ocho empresas dedicadas a la seguridad, señalización y comunicaciones de la red ferroviaria española por montar un cártel para repartirse licitaciones de Fomento y Adif entre 2002 y 2017. Por eso, el grupo CAF tendrá que pagar 1,7 millones por beneficiarse de esta situación.

No será la única multa que deberá pagar la multinacional vasca, que también habrá de abonar 100.000 euros por detallar en su informe anual las remuneraciones individuales de sus consejeros, que, a su vez, tendrán que pagar 3.000 euros por este hecho.

El negocio del Grupo CAF va a ritmo de AVE en 2021. Y es que la multinacional vasca ha cerrado los nueve primeros meses del año con más de 2.000 millones facturados, más de 3.000 apalabrados en ventas (lo que supone su récord) y 57 'kilos' en beneficios.

Estos números le han facilitado la compra de una planta de 700 empleados de su rival Alstom en Francia por 75 millones de euros. La multinacional con sede en Beasain (Gipuzkoa) consolida su segunda posición en el país galo en materia de fabricación de trenes y material ferroviario.

Esta planta, sita en la localidad francesa de Reichshoffen (Alsacia), ha sido vendida por Alstom por 'obligación', ya que las normas comunitarias en favor de la competencia obligaban a la compañía gala a desprenderse de algunas industrias para hacerse con la canadiense Bombardier.

El Grupo CAF también ha anunciado que mantendrá el trabajo en su filial navarra Trenasa, que no cerrará a finales del presente año (tal y como temían sus 55 trabajadores) y que contará con carga de trabajo para 2022 y 2023 tras haberle sido derivado un encargo para el montaje de 105 vagones de la Administración Autónoma de Transportes Parisinos.

Jerusalén

La multinacional con sede en Beasain también está siendo criticada por los sindicatos con motivo de la firma de un contrato para realizar un tren ligero en una ciudad que es objeto de disputa entre Israel y Palestina: Jerusalén.

El colectivo BDS Movement recuerda que "en agosto del 2019, un consorcio de empresas liderado por la empresa vasca de ferrocarriles CAF y la empresa constructora israelí Shapir fue seleccionado por el Ministerio de Finanzas israelí para llevar a cabo la expansión de la red de tren que conecta las colonias ilegales en territorio palestino ocupado, conocido como el tren ligero de Jerusalén (JLR)".

Y recuerda que "los asentamientos israelíes se consideran un crimen de guerra bajo el estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional. Además, Shapir que está en el consorcio con CAF para expandir la JLR, está listado en la base de datos de la ONU de empresas que son cómplices con los asentamientos ilegales de Israel".

COMPARTIR: