16 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fueron compradas por el dueño de Rumasa en 1976, se expropiaron en 1983, en 1995 pasaron a la aseguradora y tendrán de inquilinos al bufete Garrigues

Las Torres Colón, su intrahistoria: De 'Torres de Jerez' con Ruiz-Mateos a complejo de La Mutua Madrileña

El Cierre Digital en Fernando Vives, presidente ejecutivo del bufete Garrigues, y José María Ruiz-Mateos, antiguo dueño de las Torres Colón.
Fernando Vives, presidente ejecutivo del bufete Garrigues, y José María Ruiz-Mateos, antiguo dueño de las Torres Colón.
Las populares Torres Colón de Madrid -que en su día pertenecieron a la Rumasa de Ruiz-Mateos- llevan en renovaciones desde antes de la pandemia con el objetivo de ser el edificio de oficinas más sostenible y tecnológicamente avanzado de la ciudad. Ahora, bajo la administración de la Mutua Madrileña desde 1995, el edificio espera finalizar sus obras este verano para albergar durante los próximos 12 años el bufete de abogados Garrigues, que pagará un millón de euros al mes en concepto de alquiler.

Tal y como viene informando elcierredigital.com, el 23 de febrero de 1983 es recordado por la sociedad española como el día en que el empresario José María Ruiz-Mateos fue despojado de su compañía Rumasa. El intento de Golpe de Estado  del 23F de 1981 fue uno de los momentos importantes que marcaron la historia de España. Sin embargo, justo dos años después, el 23 de febrero de 1983, otro suceso de relevancia social dejaba huella en el recuerdo de los españoles: la expropiación de la empresa Rumasa.

La expropiación del poderoso conglomerado de empresas propiedad de José María Ruiz-Mateos trajo consecuencias judiciales, políticas y económicas que se dilatarían durante años, con la figura del ex ministro de Economía y Hacienda, Miguel Boyer, e Isabel Preysler siempre de por medio.

El empresario logró sacar una gran cantidad de dinero fuera de España y mantener a salvo siete grandes empresas que luego vendió con importantes ganancias. Tenía una red empresarial en Europa y América desconocida para Miguel Boyer, ya que Ruiz Mateos burlaba los controles gubernamentales. Además, se descubrió que las contabilidades reales de Rumasa eran muy diferentes a las oficiales, con un gran número de empresas sumergidas o no declaradas. 

4535353

Fotografía de José María Ruiz-Mateos

Precisamente las mencionadas contabilidades fueron halladas en un edificio colindante a uno de los emblemas de Rumasa, las Torres Colón en el barrio de Chamberí en Madrid. Estas torres, que comenzaron su construcción en 1968 y corrieron a cargo del arquitecto Antonio Lamela, se inauguraron en 1976 con el nombre de ‘Torres de Jerez’ en alusión a la Rumasa de Ruiz Mateos. 

Los emblemáticos edificios, que en numerosas ocasiones fueron cuestionados por sus planteamientos arquitectónicos, fueron subastados en 1983 por el Gobierno de Felipe González. No fue hasta 1986 que llegaron a manos del holding británico Heron International, que pagó más de 4.000 millones de pesetas por las torres para finalmente venderlas a la Mutua Madrileña en 1995 por el doble de lo que pagó en un principio.

Tras numerosas reformas, la torre -pues ambas torres se fusionaron en una tras añadirse un sistema de salida de emergencia- está lista para ser un ejemplo de sostenibilidad ambiental. Además cuenta con nuevos y únicos inquilinos, el bufete de abogados Garrigues, que tras batir récords de facturación en 2022 se han lanzado a por el alquiler del edificio al completo por los próximos 12 años, con un precio de alquiler mensual de un millón de euros.

El camino hacia la sostenibilidad de las Torres Colón

Este año está previsto que finalicen las renovaciones en las populares Torres Colón, ubicadas en el barrio madrileño de Chamberí y cuyo primer propietario fue la Rumasa de Ruiz Mateos, aunque pertenecen a Mutua Madrileña desde 1995. Las torres llevan en obras desde antes de la pandemia de Covid-19 con el objetivo de convertirse en el edificio de oficinas más sostenible y tecnológicamente avanzado de Madrid. Además, desde el próximo verano contará con nuevo inquilino, según han reseñado diversos medios. El bufete de abogados Garrigues será el único inquilino de las torres durante los próximos 12 años, abonando un millón de euros al mes en concepto de alquiler.

La mencionada remodelación, que antes de la llegada de la pandemia estaba previsto que finalizara en 2022, incluye una fachada más eficiente, la incorporación de cuatro pisos adicionales, un acceso conectado con la naturaleza, un auditorio y una oficina en la terraza. En el proyecto de renovación -que ha corrido a cargo del estudio ‘Luis Vidal + Arquitectos’- también se han implementado medidas para “mejorar el bienestar de los usuarios”, como una mejor ventilación y filtrado del aire interior. 

Tal y como se ha mencionado, a partir del verano el prestigioso bufete de abogados Garrigues se trasladará al edificio, convirtiéndose en el único inquilino durante los próximos 12 años. La llegada del bufete también influirá en el diseño final del edificio, pues aunque ya han finalizado los diseños de la fachada exterior de las torres, los detalles interiores se distribuirán atendiendo las demandas del bufete.

78766556

Fotografía del estado actual de las Torres Colón 

Respecto al propósito ‘verde’ de las renovaciones de las torres, está previsto que el edificio utilice únicamente energía eléctrica proveniente de fuentes renovables y reduzca su consumo energético en un 60% en comparación con un edificio convencional. 

Por otra parte, los responsables del proyecto han detallado que el edificio contará con las certificaciones 'Well' y 'Leed', que garantizan que se han implementado “las mejores prácticas en diseño y construcción para promover la salud y el bienestar de las personas que trabajarán en él”, así como para demostrar que cumple con los estándares internacionales más estrictos en términos de sostenibilidad y eficiencia.

El recorrido de las torres: de Rumasa a Mutua Madrileña

En un principio, el edificio estaba planeado para albergar lujosas viviendas de 400 metros cuadrados. Sin embargo, el proyecto se topó con la negativa del Ayuntamiento de Madrid en 1970, hubo controversias con la altura del edificio que derivaron en paralizaciones y pleitos que, inesperadamente, ganó el proyecto frente al Consistorio. El fallo judicial obligó al Ayuntamiento a pagar una indemnización tan elevada que prefirieron darle permiso al proyecto para cambiar el uso del edificio de residencial a terciario, es decir, albergar oficinas. Por este motivo las obras estuvieron paralizadas hasta 1973. 

Finalmente, las torres se inauguraron en 1976, bautizadas como ‘Torres Jerez’ pues pertenecían al grupo Rumasa de José María Ruiz-Mateos, consideradas como un lugar de alto lujo en el centro de Madrid, con comodidades para la época como telefonía interna, hilo musical, climatización y estacionamiento para 200 vehículos. 

767688

Fotografía de la construcción de las Torres Colón en la década de 1970

Tras la caída del imperio de Ruiz-Mateos en 1983, el Gobierno decidió sacar a subasta los emblemáticos edificios. Tras tres años de espera, finalmente en 1986 el grupo británico Heron International ganó la subasta pagando 4350 millones de pesetas, superando entre otros al ex ministro de Hacienda y arquitecto empresario Juan Miguel Villar Mir

Tras casi una década gestionando las torres, Heron International vendió los edificios a la aseguradora Mutua Madrileña por 8845 millones de pesetas en 1995. Desde entonces, las torres han albergado diversas empresas y representaciones.

76676888

Montaje fotográfico comparando el estado anterior y el estado actual de las Torres Colón

A lo largo de los años se han realizado varias reformas en el edificio, incluyendo la unión de las dos torres en un solo edificio, la instalación de una escalera de incendios, y la renovación de los ascensores. En 2019 se presentó un proyecto de remodelación que incluía sustituir el remate con forma de enchufe por una estructura de 4 plantas, entre otras modificaciones, con un costo de 65 millones de euros. Sin embargo, la llegada del virus del Covid-19 obligó a la paralización del proyecto, que se prolongará hasta el próximo verano según aseguran desde la Mutua Madrileña y el estudio ‘Luis Vidal + Arquitectos’, y que ha superado el presupuesto previsto en un principio, según relatan diversos medios de comunicación.

Por otra parte, las torres han sido objeto de controversia y críticas por su diseño, siendo consideradas ‘feas’ por algunos y recibiendo opiniones opuestas. A pesar de las críticas, el Ayuntamiento de Madrid se planteó en 2018 la posibilidad de protegerlas como patrimonio histórico.

Quiénes son los nuevos inquilinos de las torres

El próximo y único inquilino del edificio, la firma de servicios legales y fiscales Garrigues, pagará un alquiler de un millón de euros al mes durante los próximos 12 años. La firma, que ha invertido más de 64 millones de euros en sus planes de innovación y desarrollo en los últimos años, obtuvo una facturación de 443,15 millones de euros en 2022, lo que representó un aumento del 7% respecto al 2021, según los registros de Forbes, consolidándose como el despacho europeo líder en facturación y número de profesionales. 

España es su principal mercado, donde generó más de 380 millones de euros en 2022, mientras que los 57 millones restantes provinieron de los doce países donde opera. La firma cuenta con un impresionante portafolio de clientes, que incluye al 80% de las empresas del Ibex 35, según reveló Forbes en 2022.

373746362

Fotografía de Fernando Vives Ruiz, presidente ejecutivo y socio director del bufete de abogados Garrigues

Con más de 2.100 empleados distribuidos en treinta oficinas en doce países, la firma fue en 2022 la líder del sector en casos de adquisiciones y fusiones, además de consolidarse como el primer bufete que supera los 400 millones de euros de facturación en la zona Euro.

Entre los principales responsables de Garrigues destacan Fernando Vives Ruiz, presidente ejecutivo, socio director de la firma y experto en derecho del mercado de valores, y Rosa Zarza, líder del Departamento Laboral a nivel global y responsable de Garrigues Sostenible, centrada en la sostenibilidad y la responsabilidad social corporativa. Otros destacados son Eduardo Abad, experto en derecho tributario, Alfredo Fernández Rancaño, experto en derecho administrativo y urbanístico, y Alberto Pimenta, experto en resolución de conflictos y litigios.

COMPARTIR: