21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Nuestra nación está solo por detrás de Portugal, Italia, Grecia y Francia y muy por delante de países con estados de bienestar plenamente consolidados

España es el quinto país del mundo donde los ciudadanos pagamos más impuestos

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, dejó esta semana la puerta abierta a la subida de diferentes impuestos, como el de patrimonio y sucesiones. Pese a que enseguida la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, salía a desmentir la intención del Gobierno de subir impuestos en el corto plazo aduciendo que de lo que se trata es de afrontar la modernización del sistema fiscal, lo cierto es que todo apunta a que el Gobierno estudia una subida impositiva.

De hecho, el plan de reformas e inversiones que el Gobierno remitirá a Bruselas a cambio de la llegada de los fondos europeos habla abiertamente de una subida de la presión fiscal, en concreto de "acercar los niveles de tributación de España a la media de los países de nuestro entorno" si se quiere garantizar "la sostenibilidad a medio plazo del Estado del bienestar". El documento incluye tasas al diésel, al plástico, a los residuos y los impuestos a servicios digitales, la conocida como ‘tasa Google’, y a las transacciones financieras, la ‘tasa Tobin’. Además, establece que se analizarán una a una las bonificaciones y deducciones fiscales existentes y se eliminarán algunas de ellas.

El Gobierno justifica esta decisión en que la presión fiscal de España, de un 35%, es bastante inferior a la media de la Unión Europea, que se sitúa por encima del 41%. No obstante, son muchos los expertos en tributación los que consideran que este índice es impreciso, poco informativo y de una utilidad muy limitada cuando se trata de realizar prescripciones en materia de política fiscal. Es decir, la excusa en la que se basa el Gobierno para realizar estas subidas, en realidad no refleja el impacto que supone para el bolsillo de los ciudadanos el pago de los impuestos.

De hecho, si atendemos a indicadores más precisos, como el esfuerzo fiscal, que relaciona la recaudación con la capacidad económica del contribuyente, España se encuentra entre las cinco economías desarrolladas que someten a sus ciudadanos a un mayor esfuerzo fiscal, lo que contrasta con la decimoquinta posición que ostenta en lo que se refiere presión fiscal. 

Tabla extraída del estudio La insoportable levedad del índice de presión fiscal, relativa a presión y esfuerzo fiscal.

Así, mientras España es uno de los países de menor presión fiscal de toda la eurozona, el esfuerzo fiscal se sitúa entre los más altos, incluso por encima de algunos países como Dinamarca, Suecia, Finlandia u Holanda, ejemplos todos ellos de impuestos altos.

Según este índice, España está solo por detrás de Portugal, Italia, Grecia y Francia y muy por delante de países con estados de bienestar plenamente consolidados.

En el informe La insoportable levedad del índice de presión fiscal, de José Félix Sanz, Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense, y Desiderio Romero, profesor Titular de Economía Aplicada de la Universidad Rey Juan Carlos, se explica que “si las desigualdades económicas entre países preocupan, el índice de presión fiscal como indicador impositivo es muy deficiente". Y añaden, "si deseamos seguir utilizando el índice de presión fiscal como medida relativa de recaudación, debería acompañarse de otros índices agregados que complementan y mejoran la fotografía de la carga fiscal relativa que suponen los impuestos a la sociedad. Entre ellos, destacan los índices de sacrificio fiscal propuestos hace más de medio siglo por Henry Frank y Richard Bird".

Estos índices de sacrificio fiscal atienden la recaudación y el PIB, tal y como hace la presión fiscal, pero además consideran el tamaño poblacional y la renta per cápita, lo que permite relacionar la recaudación con la capacidad económica del contribuyente y, por lo tanto, hacer un retrato más fidedigno de la realidad que afrontan los españoles cuando se trata de rendir cuentas con Hacienda.

COMPARTIR: