04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Tribunal Supremo ha avalado de nuevo la 'lista' de evasores fiscales españoles que destapó el informático italo-francés

Vuelve a la actualidad Falciani: El informático que señaló a defraudadores trabaja en una app anticorrupción

/ Hervé Falciani.
La ‘lista Falciani’ ha vuelto a ser avalada por el Tribunal Supremo. Esta vez, ha sido con respecto a una pieza periodística que usaba la información de la lista difundida por Hervé Falciani en 2013. El órgano judicial ha declarado que los datos de la lista son de “relevancia pública”. Anteriormente, tanto el Supremo como el Tribunal Constitucional habían avalado la lista como prueba válida en los juicios.

El Tribunal Supremo vuelve a avalar la ‘lista Falciani’. Esta vez, el órgano judicial ha dado validez a una pieza periodística que se basó en la conocida lista que el informático Hervé Falciani sustrajo de la base de datos de los clientes del banco británico HSBC (Hong Kong and Shanghai Banking Corporation) en Suiza y que dio a conocer a las autoridades francesas.

En la lista aparecían los nombres de miles de clientes de todas partes del mundo que evadieron impuestos manteniendo sus ahorros en este banco. Falciani desveló el nombre de los presuntos implicados a las autoridades francesas que, a su vez, lo enviaron a países como España. En el caso de nuestro país, según explicó el diario El Confidencial —encargado de dar a conocer el grueso de nombres de esta lista—, había unos 2.700 clientes. Algunos de los nombres más destacados fueron el expresidente del Banco Santander Emilio Botín o el piloto de Fórmula 1 Fernando Alonso.

La empleada de Gilead que devuelve a la actualidad a la ‘lista Falciani’

En la lista también aparecía el nombre de María Coronado Galdós, que fue "senior product manager” del laboratorio Gilead, que producía medicamentos para la hepatitis. Esta información fue utilizada por la cadena de televisión La Sexta, que hizo un reportaje sobre la empleada de la farmacéutica y los 2,6 millones de euros que tanto ella como su familia tenían en el banco y que la hicieron aparecer en la lista del informático.

En el reportaje emitido se utilizaba esta información para denunciar que la farmacéutica se negara a bajar el precio de los medicamentos utilizados por enfermos de hepatitis C. La mujer denunció que la cadena televisiva había difundido datos personales y que la información no era veraz.

Aunque en una primera instancia el juzgado número 35 de Madrid le dio la razón, la Audiencia Provincial de Madrid se la arrebató. Ahora, el Supremo ha vuelto a confirmar que la información de la ‘lista Falciani’ es de interés general, por lo que se puede utilizar tanto en informaciones de carácter periodístico como en los juicios como prueba.

La ‘lista Falciani’, avalada por el Constitucional y el Supremo

El caso de la empleada de la farmacéutica no es el único que ha vuelto a poner de actualidad la legitimidad de la lista que se dio a conocer en el año 2013. Ya en 2019 el ingeniero industrial Sixto Delgado —que fue condenado a prisión por delitos contra la Hacienda Pública debido a su aparición en la lista— intentó desacreditarla afirmando que violaba sus derechos fundamentales.

El Tribunal Constitucional desestimó su recurso de amparo por unanimidad, afirmando que el uso de la lista no vulneraba ni su “presunción de inocencia” ni un “proceso con todas las garantías”. Dos años antes, el Tribunal Supremo había vuelto a avalar la legitimidad de las pruebas.

La defensa de Delgado intentó invalidar la conocida lista porque sus datos habían sido obtenidos de manera ilícita. Sin embargo, el órgano judicial alegó que sí que servía como prueba, ya que había sido obtenida por un particular (Falciani) que “no buscaba prefabricar pruebas, sino obtener un lucro”.

Hervé Falciani y la obtención de los datos

Hervé Falciani nació en 1972 en Montecarlo (Mónaco) y trabajó desde el año 2001 al 2008 en la filial suiza del banco británico HSBC. Según informan algunos medios, entre 2006 y 2008 empezó a recabar la información de los clientes que compondrían la ‘lista Falciani’. Ese último año, Falciani, bajo el nombre de Ruben Al-Chidiak intentó vender presuntamente la base de datos.

Falciani fue detenido y posteriormente puesto en libertad, lo que hizo que huyera a Francia. En este país, el informático acabó colaborando con las autoridades para ofrecerles los nombres del listado, que el país galo compartió en 2010 con España.

El informático afirmó que extrajo estos datos porque “había propuesto al banco procedimientos que fueron rechazados por comportar una gran transparencia” y sentía que el “fraude fiscal” que se acogía en algunos bancos era causa de “la crisis económica mundial”.

La Fiscalía Suiza buscaba a Falciani para detenerlo por delitos de sustracción de datos, violación de secreto comercial y también de secreto bancario. De este último fue absuelto, y condenado finalmente por un delito de espionaje económico.

Hervé Falciani.

Durante la búsqueda del informático (que fue detenido en 2018 en España), Falciani pasó largas temporadas en España, país que incluso llegó a rechazar entregarlo a las autoridades suizas por el valor que aportó su filtración, con datos de “actividades sospechosas de ilegalidad incluso constitutivas de infracciones penales, que de ninguna manera es susceptible de legítima protección”.

La ‘app’ anticorrupción de Falciani

En 2019, el informático se encontraba en Madrid y participó en la mesa sobre ‘Economía europea: realidad y retos de futuro’, celebrada en la sede de la Comisión Europea. Al evento acudió elcierredigital.com, que le preguntó por el desarrollo de su nueva app, Aletheia (que significa verdad en griego).

La aplicación consistía en que los proveedores podían avisar a la Administración sobre facturas incorrectas o falsas. "En la actualidad, el fraude se organiza de tal manera que un anónimo emite una factura con los datos reales de un proveedor, pero cambia el número de cuenta para que el ingreso llegue a la cuenta del defraudador. Por ejemplo, en España se emiten muchas facturas similares, pero lo que hacen es cambiar el número de cuenta donde se hace el ingreso, tan fácil como eso”, afirmaba Falciani. Según el propio Falciani, esta app “evitaría el 90 por ciento de la corrupción que ahora se produce en España”.

El informático, además, se mostraba tan volcado en la lucha contra el fraude como cuando difundió los datos de la conocida lista a la que da nombre. “Soy consciente que la información es muy necesaria en las prácticas de transparencia, pero hay que impedir que los datos se usen para defraudar, y eso ocurre ahora mismo”, añadía.

COMPARTIR: