14 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El artículo de El Cierre Digital sobre los gastos por débitos en cuentas corrientes provoca que Ausbanc solicite la mediación del ministro de Consumo

Usuarios exigen la mediación de Alberto Garzón por las comisiones de la Banca ante descubiertos en cuenta

El ministro Alberto Garzón.
El ministro Alberto Garzón.
El artículo de El Cierre Digital referido a descubiertos en Cuenta Corriente, y a sus altas comisiones y gastos derivados, ha provocado la crítica airada de asociaciones de usuarios bancarios. Entre ellas, destaca la denuncia de Ausbanc que solicita "al Ministro de Consumo, Alberto Garzón, que ejecute ya sus competencias y reclame la inmediata intervención del Banco de España o de su propio cuerpo de inspección y se devuelvan las cantidades indebidamente cobradas a los cuenta corrientistas".

Elcierredigital.com ha publicado que los descubiertos en cuentas corrientes en las entidades financieras están siendo moneda de uso, desgraciadamente, en esta dura época de crisis sanitaria y, por ende, económica que estamos viviendo y sufriendo. Pero, además, lo más grave es que las comisiones que se pagan a los bancos por tener números rojos no son para nada baratas para el deudor, a pesar de los cambios de los últimos años.

La gran parte de las entidades financieras están aprovechando esta situación, cuando más se ceban los problemas económicos para la población, para aplicar comisiones que elevan las deudas a porcentajes desorbitados por su coste. Así, al drama de no poder hacer frente a los gastos básicos como pude ser la luz o el gas, también se une que muchos de los ciudadanos no tienen ingresos y sus cuentas están al descubierto.

La asociación Ausbanc, presidida por Luis Pineda,  ha salido al paso de las comisiones y gastos recogidos en el artículo publicado por El Cierre Digital para precisar y aclarar sobre determinados cargos que las entidades practican a sus clientes en el caso de que superen el saldo disponible en su cuenta corriente con ocasión de atender recibos u otros documentos liberatorios de una obligación, como un cheque o Letra de Cambio, por poner un ejemplo.

Así, Ausbanc señala que "al tratarse de un cliente está ya clasificado y es , por tanto, un riesgo medido y aceptado por el banco que siempre puede rechazar. Es un riesgo medido y sujeto a consideraciones preconocidas por la entidad. No obstante, al no ser un crédito documentado como tal, conlleva un riesgo mayor, aunque en ocasiones es inexistente por virtud del profundo conocimiento que la entidad tiene de sus clientes e, incluso, por existir fondos seguros y conocidos pendientes de su aplicación a la cuenta deudora".

Esta asociacion afirma que "en cualquier caso, y para cubrir ese pretendido riesgo, el tipo de interés es muy alto. De manera que su rentabilidad anula ese riesgo por mor del número de operaciones realizadas y su balanceo general. Para rentabilizar de forma fraudulenta este tipo de operaciones algunas entidades han incorporado como beneficio lo que para ellas es una conducta de obligado cumplimiento conforme a la normativa sectorial".

Luis Pineda, presidente de Ausbanc.

Los números rojos, aunque sea por pequeñas cuantías, suponen un quebradero de cabeza para cualquier ciudadano. A pesar de que en su última regulación, relativamente reciente, de hace siete años, la denominada Circular 5/2012 sobre transparencia de los servicios bancarios y responsabilidad emitida por el Banco de España establece la obligatoriedad de informar al cliente, transcurrido un mes, de la situación de saldo descubierto en cuenta corriente.

En esta circular se estableció cómo debe informarse sobre los desde entonces denominados “descubiertos tácitos”; es decir, aquellos mediante el cual el Banco pone a disposición de un consumidor fondos que superen el saldo de su cuenta a la vista, pero no supuso una mejora en su coste.

Por ejemplo, desde la puesta en marcha de esta circular, en el caso de descubierto tácito, que se prolongue durante un período superior a un mes, el Banco deberá informar sin demora de su existencia, de su importe, del tipo de interés, posibles penalizaciones y gastos o intereses de demora aplicables. En definitiva, mejora en la información, pero lo peor es que ya lo hace cuando el coste es inevitable y elevado.

"Esto es una obligación para el banco, no un nuevo negocio, a la que está concernida por norma imperativa. No es en modo alguno un “ encargo, mandato o comisión” en favor del cliente. No lo solicita el cliente y no tiene que pagarlo en concepto de comisión o cargo , gasto, en su desfavor. Para ello ya abona unos altos intereses de descubierto", afirman desde Ausbanc.

"Es tan claro que muchas entidades , como refleja el artículo de El Cierre Digital , no lo cobran. Cosa que es impropia de una entidad si pudiera hacerlo. Pero más impropio e ilegal es cobrarlo. Y el órgano supervisor debería tomar nota de este artículo de inmediato y hacer su labor de inspección impidiendo esta práctica contraria a su propia normativa sin tener que esperar los consumidores a que Ausbanc interponga las demandas correspondientes. Por ello pedimos al Ministro de Consumo, Alberto Garzón, que ejecute ya sus competencias y reclame la inmediata intervención del Banco de España o de su propio cuerpo de inspección y se devuelvan las cantidades indebidamente cobradas a los cuenta corrientistas".

Comisiones que disparan el gasto

Así en los últimos años han pasado de intereses que rondaban entre el 9,5 por ciento y el 10 por ciento, a intereses que ahora están entre el 7 por ciento  y el 7,5 por ciento. Hay incluso entidades como Bankinter que no cobra a sus clientes por este concepto, siempre que el descubierto sea tácito y aprobado. 

Pero el problema va más allá de los intereses, ya que hay que añadir altas comisiones. Especialmente, los mínimos establecidos para comisones que disparan el coste real de los números rojos. Las cantidades mínimas son una verdadera “trampa”, que llevan a que, por ejemplo, un descubierto de tan sólo 10 euros, puedan llegar a cobrarse hasta 18 euros de comisión, como es el caso del Banco Santander. Por eso, el hecho de cómo aplican las diferentes entidades las comisiones de descubierto es un dato fundamental y vital para el cliente.

Existen pocas entidades crediticias que no cobran comisión por la reclamación, frente a una mayoría que sí lo hace. Quitando estas entidades, los porcentajes habitaules que se aplican por la cantidad más alta en números rojos varía de entre el 5 por ciento del Banco Santander al 1,82 por ciento de CaixaBank, una diferencia notable en más de tres puntos.

COMPARTIR: