30 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Barcelona y Valencia ya idean planes de contingencia y Las Palmas aguarda órdenes para actuar frente a los buques rusos atracados en su astillero

Los puertos españoles se preparan para el posible veto a los barcos rusos: El mundo aísla al país liderado por Putin

Se espera que la Unión Europea apruebe el rechazo a los barcos rusos en sus puertos.
Se espera que la Unión Europea apruebe el rechazo a los barcos rusos en sus puertos.
El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, anunciaba el pasado miércoles 2 de marzo que había propuesto a la Unión Europea prohibir a las embarcaciones con bandera rusa atracar en los puertos de todos los miembros de la UE. Las medidas para aislar a la Federación Rusa comenzaron hace unos días y están recibiendo represalias a nivel económico, cultural, comercial y en otras materias.

Los vetos y el aislamiento a la Federación Rusa parecen no tener límites. El pasado miércoles 2 de marzo conocíamos la noticia de que el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, había solicitado a la Unión Europea que se cerraran todos los puertos marítimos a los barcos con bandera rusa o que tengan capital ruso. Lo explicó en el Congreso tras la intervención de los grupos parlamentarios, aprovechando su comparecencia para informar sobre la situación de la invasión rusa.

Esta propuesta afecta directamente a los puertos españoles, que se ven obligados a prepararse de cara al posible veto de las embarcaciones procedentes del país dirigido por Vladímir Putin. Los puertos de Barcelona y València ya han declarado que están preparando planes de contingencia de cara a las pérdidas que pueda ocasionar el veto. Por su parte, el puerto de Las Palmas de Gran Canaria está a la espera de que se tomen decisiones: hay varios buques rusos en los muelles del astillero canario.

Pedro Sánchez asegura que apuesta por una respuesta contundente y común de todos los miembros de la Unión Europea. Por su parte, el Reino Unido ya ha prohibido a las embarcaciones rusas que atraquen en sus puertos. El país dirigido por Boris Johnson vetará a los barcos “que sean propiedad o estén operados por cualquiera conectado a Rusia”, según informaba el ministerio de Exteriores británico.

Embarcaciones rusas en España

Algo que jamás se habría podido pensar es que los oligarcas rusos comenzaran a tomar distancia de Vladímir Putin. Es el caso del dueño del megayate Solaris, que se encuentra en Marina Barcelona 92, en el Puerto de Barcelona. Roman Abramovich es inversor y conocido por ser propietario del club inglés Chelsea FC, que ha puesto en venta “por el bien del club” y ha declarado que donará lo que paguen por el club de fútbol a los afectados ucranianos.

También se encuentran en el mismo lugar las lujosas embarcaciones de Sergey Chemezov -empresario, exagente del KGB y amigo de Putin-, el Valerie, y el de Andrey Molchanov - quien ha sido viceministro de Sanidad y representante de Rusia en la Comunidad de Estados Independientes en el régimen de Vladímir Putin-, el Aurora.

Uno de los barcos rusos en Gran Canaria.

Más allá de los yates de los oligarcas, el Puerto de las Palmas está preparándose, desde hace días, para evitar que 44 pesqueros rusos atraquen en el astillero canario. Las restricciones impedirán, además, que las embarcaciones se avituallen de combustible. Desde el puerto de la capital grancanaria avisan de que cuentan, como mínimo, con tres buques de pesca rusos que trabajan en las aguas de Mauritania –que se abstuvo en las Naciones Unidas y mantiene convenios que autorizan a Rusia a pescar en sus aguas–.

Los vetos internacionales a Rusia

Aunque las primeras medidas internacionales para aislar a la Federación Rusa parecían meramente cosméticas, la realidad ha resultado contraria. Primero se conocía el rechazo al país presidido por Vladímir Putin por parte de Eurovisión, de la Fórmula Uno e incluso de la UEFA, de forma que Rusia no podrá participar en el concurso musical, ha visto cancelado el Gran Premio de Socchi y cómo la Champions League cambiaba el estadio de celebración de su final de San Petersburgo a París.

En el mundo de la cultura, las respuestas están siendo contundentes. Desde el rechazo al célebre director de orquesta ruso Valery Gergiev y la soprano Anna Netrebko por su cercanía al líder ruso, hasta la decisión de gigantes cinematográficos como Sony, Disney, Warner y Paramount de no estrenar sus películas en el país. Todo esto ha venido acompañado, además, de la cancelación de las giras de artistas internacionales en la geografía rusa, como también de la cancelación de actuaciones de artistas rusos en el resto del mundo.

Boicot a la cultura rusa.

En cuanto a la economía, Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido y Canadá acordaron excluir a algunos bancos rusos del sistema financiero SWIFT –un grupo cooperativo que establece un “lenguaje común” para las transacciones financieras–. Por otra parte, tanto la UE como el país presidido por Joe Biden y sus vecinos canadienses han cerrado el espacio aéreo a las aerolíneas rusas. También se ha prohibido por la Unión Europea la venta, suministro, transferencia o exportación de tecnología y otros bienes.

Por otra parte, dos medios de comunicación estatales de la Federación Rusa han sido prohibidos: la cadena de televisión RT –Russia Today– y la agencia de noticias Sputnik, por su “desinformación dañina”, según anunció la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Aunque estas son las principales medidas que se han tomado en contra del Kremlin, se espera que en los próximos días se sigan tomando decisiones que restrinjan la presencia rusa en el resto del mundo occidental.

COMPARTIR: