08 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Muchas compañías de logística están demostrando una nula capacidad de adaptación ante el importante incremento de envíos a particulares y compañías

El comercio electrónico “atrapado” por el caos de las empresas de paquetería: Miles de entregas con largas demoras

El comercio electrónico ha vivido en estos días un incremento exponencial. Algunos analistas hablan incluso de una “maduración acelerada” puesto que ha alcanzado en pocas semanas cuotas de mercado que se preveían para dentro de 4 o 5 años, pero también, en el caso de España, ha mostrado todas las debilidades del sector de la logística que no ha crecido y adaptado al mismo ritmo. Hoy, el comercio electrónico “atrapado” por el caos de las empresas de paquetería, con miles de entregas con demoras.

El comercio electrónico se ha disparado y también se ha reinventado. Muchas empresas grandes han conseguido amortiguar en parte la caída de ventas gracias a la venta online. Otras más pequeñas han logrado sobrevivir e incluso aumentar su facturación. Los datos que se están barajando actualmente dejan claro este crecimiento exponencial.

Según datos de la consultora Kantar las compras online han multiplicado un 140% su cuota respecto al año anterior. En la última semana de abril llegaron al 3,6% sobre las adquisiciones totales de todos lo bienes y servicios, frente al 1,5% del 2019. En grandes ciudades como Madrid y Barcelona se ha pasado del 2,5% al 5%.

Estos porcentajes hay que ponerlos incluso más en valor si tenemos en cuenta que una de las partidas que supone un mayor porcentaje de las compras online, los viajes, se ha desplomado en estos meses. El crecimiento, por el contrario, se ha producido en muchas áreas distintas. Alimentación, por ejemplo, es uno de los más destacados. Aunque algunas grandes cadenas como Mercadona han fracasado rotundamente a la hora de ofrecer venta online, incluso cerrando este canal de venta, otros pequeños productores han visto como era la única forma de dar salida a sus productos. Pero con un problema en muchos casos: la logística.

El problema de la logística

Aunque la venta online en España crecía muy por encima de lo que hacía en el resto de nuestro entorno (20% frente al 15%) la logística no se ha ido adaptando a estos cambios. Así, por ejemplo, en los momentos de más “tensión” en los envíos, como Black Friday o Navidad, los clientes han visto que muchas de las empresas mensajería acumulaban problemas y retrasos en los envíos.

Ahora, como han reconocido desde la misma patronal de logística UNO, esta “tensión”, ese ritmo de envío como el Black Friday ha llegado, pero no durante una o dos semanas, sino durante más de dos meses, lo que ha provocado que los problemas se multipliquen en forma de retrasos de días e incluso semanas en las entregas.

El Estado de Alarma como excusa perfecta

Aunque los problemas son generales los retrasos no son iguales. Muchas empresas han servido con demoras de 24 o 48 horas, algo asumible por la mayoría de los clientes, pero en otras los plazos se han multiplicado.

Por ejemplo, El Corte Inglés usa varias empresas de mensajería como Seur, GLS o MRW entre otras y las críticas se han centrado principalmente en esta última, una de las que más quejas han acumulado en estas semanas. 

Algunas de las quejas a la empresa MRW en estos días

 

Otro de los casos mas problemáticos es Tipsa, una de las empresas más destacadas en paquetería que como pueden ver en algunas capturas de clientes a modo de ejemplo, están acumulando muchos retrasos en los envíos. 

Tipsa es otra de las empresas señaladas por sus problemas de entrega en estos días

El problema para las empresas de comercio online son las que sufren casi todas las consecuencias del desprestigio, cuando no deterioros y pérdidas completas de sus envíos por los retrasos, como está pasando con algunos alimentos. Y se encuentran además con los brazos atados. En medio del Estado de Alarma las empresas de logística eluden toda responsabilidad, posibilidad de indemnización e incluso de rescindir contrato por la “situación excepcional” en la que vivimos.

Algunas pequeñas empresas que tenían contratos estándar si están cambiando de compañía, buscando otras que están respondiendo de forma más eficiente, pero en otras empresas esto es imposible, ya que, en su contrato, para conseguir unos determinados costes en sus envíos tienen que lograr un volumen de envíos determinado. Amazon, el gigante del comercio electrónico parece que vio claramente esta situación y se adelantó para gestionar de forma propia y completa la mayoría de sus envíos a través de Amazon Logistic.

Esta es la otra cara de comercio electrónico en España. Aunque muchas empresas apuesten más por este tipo de venta, la muchas veces deficiente respuesta de las empresas de logística está generándoles pequeños problemas en el mejor de los casos y auténticas crisis de reputación en muchas. Solo si las empresas de mensajería crecen y se adaptan al mismo ritmo el comercio electrónico se podrá consolidar este sector.

COMPARTIR: