27 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Conocido como 'El Amancio Ortega alemán', quinta fortuna de ese país, acaba de derrotar a Juan Roig en casa abriendo un centro logístico en Valencia

Guerra por el control de los precios alimentarios: Dieter Schwarz,dueño de la cadena Lidl, entra en juego

Dieter Schwarz, dueño de Lidl.
Dieter Schwarz, dueño de Lidl.
Las inversiones de la cadena LIDL siguen aumentando en España, en un momento de incertidumbre para las grandes cadenas de supermercados. Ahora, la empresa alemana ha inaugurado una nueva planta logística en Valencia, en el denominado 'corral' familiar de Mercadona. Esto supone una inversión de más de 55 millones de euros. Tras estás estrategias se encuentra un hombre, Dieter Schwarz, 'El Amancio Ortega alemán', el quinto hombre más rico de su país, que ha hecho de la discreción su bandera.

Todo el sector alimentario no sale de su sorpresa. El omnipresente poder de Juan Roig y su buque insignia Mercadona se tambalea. Y lo hace en su propia casa, en su comunidad autónoma de Valencia. La cadena Lidl ha logrado duplicar su capacidad en esta Comunidad Valenciana presidida por el PSOE de Ximo Puig.

Hace solo unos días la cadena de supermercados inauguró su nueva plataforma logística en Cheste (Valencia). Un almacén que se encargará de abastecer a todos los supermercados Lidl del Levante español con una capacidad para más de 30.000 palés y 140 muelles de descarga y 17.000 metros cuadrados. Esto supone una inversión de más de 55 millones de euros.

Esta inversión de la empresa en la zona contó con el apoyo institucional de la Generalitat Valenciana, desplazándose el presidente Ximo Puig a la inauguración donde no tuvo reparo en asegurar que "esta nueva planta servirá para aumentar la capacidad de atracción de empresas de todo tipo, condiciones y nacionalidades”

Esta apuesta, en plena comunidad valenciana, supone todo un gol a Mercadona y a Juna Roig en su propia casa. Además, de esa manera la cadena Lidl aumenta sus inversiones en una época llena de problemas para las principales marcas de las cadenas alimenticias en España. Y con los agricultores en guerra contra estos centros distibuidores donde el precio que se paga es rídiculo a lavez que se ningunea al agricultor español y al consumidor con marcas blancas que son fabricadas con productos extranjeros, como viene denunciando en exclusiva elcierredigital.com

Ahora en esta guerra por el control soterrado de los precios alimentarios en España ha entrado en escena el millonario Dieter Schwarz, quinta fortuna del estado teutón, al que en su país conocen con el sobrenombre de 'El Amancio Ortega alemán’. stá considerado como uno de los cincuenta hombres más ricos del mundo, según Forbes, con una fortuna estimada de unos 25.000 millones de dólares.

Obsesionado con la discreción

Por eso muy pocas personas en el sector mundial  la distribución han alcanzado el nivel de éxito y riqueza que Dieter Schwarz. Algo que ha logrado mientras continúa manteniendo una vida personal y privada fuera de los medios. Apenás es conocido en su ciudad natal.

Con solo dos fotos conocidas tomadas de él, como ocurrió en su día con el dueño de Zara Amancio Ortega, este multimillonario alemán ha logrado huir de la fama. Dieter Schwarz tomó el control de un negocio familiar en 1977 tras la repentina muerte de su padre. Y pronto lo convirtió en una empresa multinacional de éxito internacional. Actualmente, Dieter Schwarz es uno de los empresarios más populares y millonarios de la historia reciente de Alemania.

Dieter Schwarz nació en 1939 en la localidad de Heilbronn. Su padre, Josef Schwarz, fue cofundador de la tienda de comestibles Schwarz-Gruppe o Lidl & Schwarz, que creó en 1930.

Dieter Schwarz ,dueño de la cadena Lidl

Después de terminar la escuela secundaria, Dieter se unió al negocio de su padre, donde basó su estrategia comercial copiando el éxito de sus mayores competidores, como Aldi Nord y Aldi Sued. Abrió su primera tienda de descuento Lidl en Ludwigshafen en 1973. Tras la prematura muerte de su padre en 1977, como se ha mencionado, Schwarz, con menos de cuarenta años de edad, asumió ya el cargo de Presidente y CEO de Lidl.

Poco después de llegar al poder, compró los derechos del nombre de Ludwig Lidl, sabiendo que, si deseaba crear un imperio, debía hacerlo por su cuenta. Lo primero que hizo fue aprovechar los avances en el sector del marketing minorista en Alemania. De esta manera, en 1984 abrió la cadena de descuentos Kaufland y comenzó a expandir su negocio por toda Europa. Su principal expansión fue desde finales de los años ochenta a los noventa. La primera tienda de Lidl que abrió fuera de Alemania fue en Francia.

Una expansión rápida

Sus cargos le permitieron abrir una brecha en el mercado: propietario de Schwarz-Gruppe, CEO de la cadena de supermercados Lidl y de la cadena de hipermercados Kaufland. Con esta tarjeta de presentación, Dieter Schwarz expandió su imperio desde Alemania a casi todos los países de Europa, incluidos Francia e Inglaterra.

Después de una larga carrera, Schwarz decidió vender la participación de Lidl en la compañía a una fundación benéfica. Esta acción fue la razón por la que desapareció inicialmente de la lista de hombres más ricos de Alemania. Dio a la Fundación Dieter Schwarz el control total sobre las acciones y la capacidad de venderlas si alguna vez quisiera. 

Uno de los supermercados Lidl.

Según afirman desde su Fundación Dieter Schwarz, el empresario alemán "ha donado cientos de millones de dólares a organizaciones benéficas, además de establecer su propia escuela de posgrado para negocios y derecho. Así la Fundación Dieter Schwarz apoya las instalaciones de educación y guardería para niños, así como proyectos de ciencia e investigación", señalan.

Mientras comparte su riqueza con acciones benéficas, Schwarz sigue siendo uno de los hombres más ricos del mundo. Con un patrimonio neto estimado de 25.000 millones de dólares, está situado entre los cincuenta hombres más ricos del mundo y el quinto de Alemania, según Forbes.

Está casado desde hace más de 50 años con su mujer Franziska. Tiene dos hijas que se han mantenido fuera del centro de atención de los medios de comunicación. Y reside en la localidad alemana de Heilbronn. Ahora su meta es España.

Las inversiones de la cadena LIDL siguen aumentando en nuestro país, en un momento de incertidumbre para las grandes cadenas de supermercados. Precisamente, la empresa alemana acaba de inaugurar una nueva planta logística en Valencia, en el denominado 'corral' familiar de Juan Roig y su buque insignia Mercadona, su gran competidor. Y parece ganarle ya la batalla en su propio campo.

Tras estás estrategias se encuentra un hombre, Dieter Schwarz, 'El Amancio Ortega alemán', el quinto hombre más rico de su país, que ha hecho hasta ahora de la discreción su bandera.

COMPARTIR: