20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

CSIF asegura que "nunca ha sido tan acuciante la falta de personal, porque hay bajas médicas, días de asuntos propios y vacaciones que no se cubren"

Correos oferta 3.000 plazas y los sindicatos dicen que la situación es "una verdadera tortura"

Trabajadores de Correos
Trabajadores de Correos
La Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF) ha dado la voz de alarma, ya que las plazas de empleo ofertadas por Correos son insuficientes en su opinión. Desde este sindicato aseguran que "nunca ha sido tan acuciante la falta de personal, hay bajas médicas que no se cubren, días de asuntos propios que tampoco se cubren y vacaciones que se cubren a cuentagotas. Una verdadera tortura".

Según la Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF),  "nunca ha sido tan acuciante el déficit de personal en Correos como lo está siendo este verano: El precio de la pandemia. Bajas médicas que no se cubren, días de asuntos propios que tampoco se cubren y vacaciones que se cubren a cuentagotas. Una verdadera tortura".

Correos ha ofertado 3.421 plazas de empleo, pero para CSIF "la contratación eventual registra mínimos históricos como se plasma en el día a día de los centros de trabajo, en las propias rotaciones de las Bolsas. Una situación que genera una contradicción alarmante porque el aumento de trabajo es notable en todos los ámbitos y es imposible sostener la calidad del servicio o cumplir los plazos de entrega en una época en la que Correos lo necesita más que nunca".

Para este sindicato jamás hubo tanta competencia de operadores en el mercado, aunque Correos es quien más medios tiene. "Pero si no se emplean como es debido, si se recortan en elementos imprescindibles, no se puede aspirar a mejorar. Los empleados pueden estar desbordados un día pero no los cinco días de la semana. Es una cuestión de sensatez". Por ello, "desde CSIF se insta a Correos a concienciarse del problema y a adoptar una solución a la altura del problema para no estar contando siempre la misma historia", añade.

Competencia desleal

Por otra parte y respecto a la competencia hace solo un par de meses que Correos ha sido demandada por Unipost, que le demanda 300 millones de euros.La extinta Unipost, fundada en Barcelona en el año 2001 y en concurso de acreedores desde 2017, acusa a la estatal Correos de competencia desleal al recibir millones de euros en ayudas públicas, precipitando así la caída de uno de sus principales competidores.

Juan Manuel Serrano, presidente de Correos.

La empresa barcelonesa ha tomado la iniciativa a través del despacho Jausas, que es además quién lleva el concurso de acreedores de la empresa postal privada. La demanda será llevada por Íñigo Igartua, de Gómez Acebo & Pombo, y Juan Piqueras, de AGP Asesores. El segundo es un viejo conocido de la empresa pública dirigida por Juan Manuel Serrano, ya que  Piqueras, que fue director de la Asociación Profesional de Empresas de Reparto y Manipulación de Correspondencia y que ahora lleva el caso de Unipost ha promovido de forma exitosa causas contra la empresa estatal en España y Bruselas. De alguna forma, ha empujado a la empresa del gobierno a un mercado de libre competencia.

Una oficina de la desaparecida Unipost.

Según denuncia el despacho en la causa, entre los años 2004 y 2017 Correos habría tenido beneficios y mantenido su competitividad gracias a las sustanciales ayudas del gobierno. Además, a la empresa de Serrano se le acusa de haber utilizado un “músculo financiero” derivado de los Presupuestos Generales del Estado para expulsar a sus competidores del mercado.

La empresa ha recurrido a ERES

Ante esto, la parte demandante ha exigido una compensación económica de 300 millones de euros. Actualmente la empresa Unipost mantiene una deuda por cerca de 30 millones de euros con proveedores y trabajadores.

Esta causa judicial tiene una importancia trascendental para la empresa estatal que podría enfrentarse a una multa insoportable para sus presupuestos actuales. Además, este proceso podría abrir la "caja de pandora" a cientos de demandas contra la empresa de Serrano por atentar contra la libre competencia de mercado. Aunque no han emitido declaración oficial, se entiende que la dirección de Correos ha dejado al bufete de abogados Garrigues su defensa.

 

 

COMPARTIR: