28 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sindicato ACAIP argumenta que la situación de tensión en las cárceles puede verse agravada todavía más por el parón que ahora sufren los internos

Piden un subsidio para los presos que no pueden trabajar en los talleres ocupacionales de las cárceles

Un taller ocupacional en prisión.
Un taller ocupacional en prisión.
El sindicato de funcionarios de prisiones Acaip-UGT ha pedidoque se le conceda algún tipo de prestación económica a los internos que ahora no pueden trabajar en los talleres ocupacionales dentro de las prisiones españolas al serle prohibido por las mediada tomadas por el ministerio del Interior por la crisis del coronavirus. La petición ha sido presentada este mismo viernes ante el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

Este mismo viernes ha sido presentadad una petición ante el Ministerio de Trabajo y Economía Social por parte del sindicato de funcionarios de prisiones Acaip-UGT para que se le conceda algún tipo de prestación económica a los internos que ahora no pueden trabajar en los talleres ocupacionales dentro de las prisiones españolas.

Se argumenta que la situación de tensión en las cárceles puede verse agravada todavía más por el parón que ahora sufren los internos, sin trabajos, sin salidas de permisos y sin comunicaciones con sus familiares y abogados, ya solo mediante el uso del teléfono cuya utilización se ha extendido con más duración en el tiempo de llamadas.

Hace unos días, José Ramón López, presidente de la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip) presentó un escrito en el Ministerio de Trabajo y Economía Social pidiendo el cierre de los talleres en las prisiones españolas porque "se trata de talleres en los que el contacto entre internos y monitores de empresas externas se realiza de forma que es difícil respetar la distancia de seguridad, además de otros contactos necesarios para la producción, suponiendo todo ello un altísimo riesgo de contagio del Coronavirus".

Mediante una resolución de 19 de marzo el Gerente de Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo suspendió temporalmente la actividad en estos talleres.

El problema es que los presos tienen por la realización de estos talleres beneficios penitenciarios, como redención de pena o emolumentos en metálico que van a su cuenta e incluso mandan a su familias. El empleador de estos trabajadores es el Ente Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo, que no tiene la obligación para formalizar Expedientes de Regulación  de Empleo, de manera que los presos se quedan sin ingresos por este concepto.

Presos en un taller en la prisión de Segovia.

Desde Acaip explican que "la población reclusa atiende a responsabilidades económicas con el sueldo que ganan en estos talleres productivos: cargas familiares o asunción de la responsabilidad civil derivada del delito, son las más habituales, además de poder "vivir" con más desahogo en el interior de los Centros" y añaden como argumento importante que "los funcionarios de prisiones vivimos las situaciones de estrés de la población reclusa con consecuencias directas, que comenzaron el mismo domingo 15 de marzo con conductas violentas en centros como Alicante, Lanzarote, Castellón o Teruel (...)".

El sindicato solicita del ministerio que "atienda lo aquí expuesto y se facilite medidas ecoómicas para estos trabajadores presos, que amparen la situación de desempleo sobrevenida que están sufriendo". Se pide una dotación económica, "que a estos efectos sea precisa", para evitar más problemas dentro las cárceles españolas que viven momentos muy delicados y duros de sus muros y rejas.

COMPARTIR: