01 de agosto de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La ciudad de Tudela podría acoger esta polémica iniciativa de ocio deportivo que correría a cargo de las administraciones públicas

El primer campo de golf público de Navarra indigna por su alto coste e impacto medioambiental

/ Campo golf de Zuasti (Navarra). Foto: Federación Española de Golf.
El Ayuntamiento de Tudela ha abierto la posibilidad de que se construya un campo de golf público en la ciudad navarra a pesar de la fortísima inversión, el elevado coste de mantenimiento y el grave impacto medioambiental que podría acarrear. Izquierda-Ezkerra y Ecologistas en Acción han expresado su disconformidad con esta posibilidad.

El Ayuntamiento de Tudela aprobó en el pleno municipal de este lunes, gracias a los votos favorables de Navarra Suma (UPN, PP y Ciudadanos) y PSN-PSOE, una Estrategia y Modelo de Ocupación del Territorio (EMOT) que abre la posibilidad a la construcción de un campo de golf público en la ciudad navarra.

Este lunes, a las puertas del consistorio, un centenar de tudelanos mostraron su disconformidad con este eventual proyecto que está siendo duramente criticado por Ecologistas en Acción, quienes aseguran que "un campo de golf de 18 hoyos supone un gasto de ocho a catorce millones de euros, que en este caso serían públicos. Tiene un gasto de mantenimiento de entre ‪400.000‬ y dos millones de euros al año, inasumibles para las arcas públicas y motivo por el cual muchas instalaciones privadas han quebrado".

Tanta agua como la ciudad de Pamplona entera

La asociación ecologista explica que "un campo de golf de 18 hoyos necesita al año 18 mil millones de litros de agua, un consumo equivalente a la ciudad de Pamplona. Este consumo de agua se multiplica en zonas muy calurosas y con pocas precipitaciones, como es el caso de la Ribera".

Golfistas de la Ribera Asociados (GRASS) ha pedido que se de luz verde al proyecto y Ecologistas en Acción asegura que detrás de esta asociación golfística se encuentran "promotores y empresarios privados. Estos empresarios ya intentaron varias veces construir un campo de golf en Fontellas, pero tuvieron que desistir al no encontrar financiación ni interés privado en su construcción".

     EMOT de Tudela. 

Los ecologistas dicen que "lamentablemente el equipo de Gobierno se está plegando a los intereses particulares de la pseudoasociación GRASS, que esconde en realidad a promotores y empresarios. Estos empresarios intentaron varias veces promover un campo de golf en Fontellas, pero no consiguieron la financiación privada para construirlo, e intentan ahora que la financiación sea nada menos que pública".

Izquierda-Ezkerra se opone al proyecto

La líder de la oposición en Tudela, Olga Risueño (Izquierda-Ezkerra), ha ironizado con la teoría de "que las empresas y los empresarios (muy golfistas ellos) no quieren venir a la Ribera porque no hay un campo de golf donde practicar. Hace años los promotores de campos de golf aprendieron a explicar, aunque no fuera cierto, que pueden ser sostenibles, y también trataron de vendernos uno con esa etiqueta; la abortada Eco-city de Tudela".

La concejala recuerda que "en Navarra no hay ningún campo de golf público, ni siquiera en la comarca de Pamplona, donde se concentra la mayor cantidad de practicantes, porque la inversión de entre seis y diez millones de euros para su construcción y de más de medio millón de euros anuales en mantenimiento no está justificada".

Terreno sensible para la agricultura tudelana

Ecologistas en Acción también ha protestado porque el campo de golf pueda proyectarse en la zona de Valdetellas que, según ellos, es un lugar donde "fue fácil y barato poner el regadío. Ahora se le quiere quitar esos terrenos a la agricultura para que unos pocos le den a una pelotita. La agricultura es estandarte de nuestra ciudad, pero luego no se defiende de intereses opacos y minoritarios. Porque de la agricultura vivimos y comemos muchos, y de un campo de golf, no".

Los ecologistas han arremetido contra el alcalde tudelano Alejandro Toquero y recuerdan que la ciudad, "al igual que el resto del país, se encuentra en riesgo de desertificación y degradación del suelo debido a un aumento considerable de las temperaturas y cambios en los regímenes de lluvias en los próximos años".

COMPARTIR: