24 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El cocinero madrileño sortea la crisis sanitaria con la apertura de un negocio especializado en llevar platos de pasta a domicilios particulares

Emprendedor en pandemia, Alejandro Moreno: "Es un momento perfecto para abrir un restaurante delivery"

/ Dako.
Alejandro Moreno Martín explica a El Cierre Digital que cree que estamos en un buen momento para abrir un restaurante delivery en Madrid a pesar de que la competencia se ha multiplicado en los últimos meses a causa de la crisis sanitaria.

Alejandro Moreno Martín llevaba años, o quizá toda la vida, esperando a poner en marcha Dako Restaurante. Este joven cocinero madrileño está tan feliz como un niño con zapatos nuevos gracias al trabajo que está realizando para lanzar una aventura más vital que profesional: un restaurante que sirva vía delivery (entrega a domicilio) o take away (recogida en el local). 

A Moreno, que trabajó para Dabiz Muñoz en el StreetXO de Londres, lo pillamos rumiando una idea que complementará al negocio tradicional: la realización de vídeos gastronómicos para enseñar a hacer platos de pasta de forma profesional. 

Alejandro Moreno Martín.

"Mi socio y yo hemos estado mirando 'cooking roms', que son unos espacios gastronómicos especializados para grabar vídeos de cocina. Tienen buena iluminación e incluso algunos ofrecen el servicio de cámaras, con operador incluido. Hoy hemos estado mirando uno y la semana que viene visitamos otros tres", nos explica. 

"¿Precio? Alrededor de 800 euros por ocho horas de servicio", añade. Este tipo de espacios son utilizados por marcas de anuncios, influencers gastronómicos de Youtube y próximamente por nuestro entrevistado, que se ha lanzado a la aventura junto a su socio Daniel Rumayo.

Una aventura a cuatro manos

"Dani fue compañero de la Universidad de mi hermano Pablo y lo conozco desde hace años. Es matemático e informático, trabaja para Cabify en temas de 'big data' (procesamiento de grandes cantidades de datos con programas informáticos) y además le encanta la cocina", cuenta Moreno. 

Dako restaurante.

"Con él he visitado algunos restaurantes con estrella Michelín en Madrid y Euskadi y un día le conté que tenía ganas de 'montar algo por mi cuenta'. Él me dijo que también estaba en el mismo proceso y poco a poco hemos estado cogiendo confianza mutua y puliendo el proyecto", añade. 

Pasta sin folclore italiano

¿Por qué han elegido a pasta como base de su nueva propuesta? El cocinero lo tiene claro: "Me encanta la pasta, me divierte cocinar la pasta y creo que, más o menos, le gusta a casi todo el mundo. También he elegido esta 'familia de alimentos' porque creo que no hay demasiados sitios donde se haga como se debiera", sigue. 

Moreno tiene intención de no repetir los esquemas clásicos: "No sé por qué, se ha identificado demasiado la pasta con el estilo italiano y no es así del todo. La pasta fue creada en Asia e introducida en Europa por los árabes. Cierto es que la pasta de trigo, tal y como la conocemos, está popularizada por los italianos. Pero hay alternativas a las recetas de siempre".

Platos internacionales

El cocinero se abstiene a admitir que cree que algunas cadenas italianas son demasiado mediocres, pero opina que "se abusa de los platos italianos. En Dako Restaurante tenemos la intención de ofrecer recetas que encontramos en cualquier parte del mundo. Queremos sorprender". 

Moreno, que entre 2009 y 2011 estudió en la Escuela de Hostelería de Móstoles, lleva en este mundo "toda la vida. Cierto es que desde que volví de Londres después de trabajar para Dabiz Muñoz acabé un pelín saturado por el ritmo que imprimen las estrellas Michelín. Ahora lo vivo más relajamente". 

Un buen momento

La crisis sanitaria ha destruido más de 85.000 empleos en hostelería en octubre, según datos de la Seguridad Social. Cierto es que el mes pasado es un periodo habitual de caída del empleo, pero en el caso de la restauración y hotelería las previsiones no son nada halagüeñas. 

Aun así, el madrileño nos sorprende con un buen titular: "Sé que vamos a contracorriente. Pero paradójicamente, creo que estamos en un buen momento para abrir un restaurante delivery: muchos locales se están quedando vacíos a buen precio y se está traspasando material de cocina en el mercado de segunda mano". 

Daniel Rumayo.

"No sé si has visto que cocineros como el propio Dabiz Muñoz se ha lanzado a la comida a domicilio con GoXo, que creo que próximamente estará en las principales ciudades españolas. El delivery es un 'invento' estadounidense que está llegando con fuerza a Europa. En España funciona a través de empresas de reparto como Justeat, Ubereat o Glovo, que 'se quedan' alrededor del 30% de la factura. Por eso vamos a incentivar el take away con un descuento del 15% para el que recoja los platos en nuestro local", sigue. 

Moreno sigue: "Te cuento un dato, en marzo de este año en Fuenlabrada había apenas dieciocho restaurantes que ofrecían comida a domicilio. Ahora mismo te abro cualquier aplicación de las citadas y la oferta supera el centenar. El campo digital se ha acelerado en todos los sectores y en la hostelería no ha sido menos".

Oferta y demanda

El cocreador de Dako Restaurante admite que "dentro de la M30 hay 6.000 cafeterías, restaurantes y bares. No todos van a poder sobrevivir por la caída de la demanda. Pero muchos de ellos lo harán. ¿Diferenciarnos por tener nuestro propio reparto? Es muy difícil y creo que furgonetas propias solo tienen algunos negocios que hacen servicios premium. Yo creo que hasta las hamburgueserías derivan hacia las plataformas porque creo que moteros, con los costes que tienen, solo pueden tenerlo las grandes pizzerías". 

"Lo interesante sobre el mundo delivery es que el mercado está madurando y aunque es cierto que, por ejemplo, hay una guerra de precios si te quieres comer un kebab en Madrid. Pero también se han consolidado restaurantes de autor que tienen cocineros de renombre y no tienen que ajustar tanto el precio", sigue. 

Ilusiones y vértigos

Preguntamos a Moreno por el motivo que le ha llevado a emprender esta aventura. Y él lo tiene claro. "Siempre he querido emprender y sería ideal que las personas nos ganásemos el dinero haciendo lo que nos gusta. ¿Vértigos? Mira, mi mayor miedo no es que los platos no convenzan a los clientes. Tengo cierta confianza en el producto que tengo entre manos". 

Y admite: "Sí que tengo cierta inquietud porque sé que muchas veces puedes ofrecer un buen producto que sin embargo no funciona porque no llega y porque no le dan la oportunidad de que lo conozcan. Por eso estamos dando mucha importancia a redes y hasta ahora estamos en Instagram y Twitter". 

"Conforme pasan las semanas veo que la parte del marketing digital es más importante. Al principio saldremos con una carta pequeñita de ocho o diez platos. Aunque antes de eso nos tenemos que cerciorar de que comunicamos bien y que haya conexión con nuestro equipo audiovisual para que comprendan lo que queremos hacer", explica. 

Y remata: "¿En qué nos vamos a diferenciar? Vamos a hacer la pasta de forma tradicional, nuestra cocina va a ser casera y además queremos difundir nuestro amor por la pasta mediante el canal de Youtube que lanzaremos y a través del blog con curiosidades o anécdotas históricas que hemos puesto en marcha". ¡Buen provecho!

COMPARTIR: