20 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Aumenta la crisis política y se ralentiza la inversión en el Reino Unido: Europa acelera los planes de contingencia

Brexit: la última carta de Theresa May para conseguir un acuerdo que impida el deterioro de la economía

Si no logra un acuerdo esta semana Theresa May tendrá que convocar nuevas elecciones
Si no logra un acuerdo esta semana Theresa May tendrá que convocar nuevas elecciones
El viernes 29 de marzo no habrá Brexit. Presumiblemente tampoco en las primeras semanas de abril. Theresa May se juega una última carta en una última votación en el Parlamento Británico. Si no lo consigue, solo queda su dimisión para resolver la crisis política y la convocatoria de elecciones.

Tras la multitudinaria manifestación de más de un millón de personas en Londres pidiendo que el Reino Unido se mantenga en la Unión Europea, se han disparado los rumores sobre movimientos políticos de cara a la votación que presumiblemente se planteará la próxima semana y que puede ser la última oportunidad para que se apruebe el Acuerdo sellado entre el Reino Unido y los 27 países de la UE para su salida ordenada de la Unión Europea.

Por un lado, medios británicos afirman que hasta 11 ministros pedirán la dimisión de Theresa May, y si no serán ellos los que dimitan y abran una posible crisis de Gobierno. Pero también aseguran que existe la posibilidad de que si May dimite muchos de los diputados que han votado en contra aprueben el plan de salida.

Manifestación del pasado sábado en contra de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

A pesar de ello, lo más probable es que no consiga ningún acuerdo y no quede más remedio que convocar elecciones y abrir un periodo de negociación más largo. La UE no se lo dejó fácil la pasada semana. Si no consigue aprobar el Acuerdo de Salida tendrá tan solo hasta el 12 de abril para indicar qué pasos va a tomar de forma concreta a sabiendas que pedir una prórroga más larga supone seguir dentro de la Unión Europea y permanecer en todos sus mecanismos. En este contexto de grave crisis constitucional se están viendo ya los primeros síntomas de un deterioro económico importante.

Parón en las inversiones en el Reino Unido

El pasado jueves el Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra decidió por unanimidad mantener los tipos de interés del Reino Unido en el 0,75% y votó a favor de no introducir variaciones en sus medidas no convencionales de estímulo monetario.

La falta de acuerdo llevará a la dimisión de Theresa May.

"Las perspectivas económicas continuarán dependiendo de forma significativa de la naturaleza y el momento de la retirada de la UE", subrayó la institución, añadiendo que la nueva relación comercial entre el Reino Unido y Europa determinará si la transición es brusca o sin sobresaltos, así como la respuesta de los hogares y empresas. Pero ya advirtió dos hechos preocupantes: Se sigue creando empleo pero a tasas de crecimiento inferiores y hay un parón en la inversión en las empresas por culpa de la incertidumbre imperante.

Dos días antes el Banco de España publicó el informe “Brexit: balance de situación y perspectivas”, el cual señalaba que la falta de acuerdo tendría un impacto en la economía española de más de un 0,8% en el crecimiento del PIB. Esta ralentización haría efecto en un 70% por las consecuencias directas sobre las relaciones bilaterales con el Reino Unido y en el 30% restante por el efecto que tendrá un acuerdo sin salida en el resto de los socios de la Unión Europea.

Mientras, el Parlamento Británico ha aprobado varias medidas para minimizar el impacto del Brexit sobre los ciudadanos y empresas de la UE en el transporte, los Erasmus, la seguridad social y la pesca. Tanto el Reino Unido como la UE quieren mitigar los peores efectos, con la esperanza de asegurar que, al menos, los aviones volarán y los suministros críticos continuarán cruzando el Canal, aunque el caos logístico y las incertidumbres legales se convertirán en barreras significativas en caso de que no se consiga acuerdo. Con el caos político que vive actualmente el Reino Unido, todo es posible.

COMPARTIR: