18 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Estos productos afrontan otra batalla, la medioambiental, que ha provocado su prohibición en Hamburgo mientras Baleares y Navarra las vetarán en 2020

La guerra de las cápsulas de café: el gigante Nestlé lucha en los tribunales contra las marcas blancas

Nestlé luchará por defender sus patentes y su cuota de mercado en la venta de café.
Nestlé luchará por defender sus patentes y su cuota de mercado en la venta de café.
La multinacional Nestlé está en guerra con varios fabricantes españoles de cápsulas de café compatibles para su máquina ‘Dolce Gusto’. De hecho, el gigante industrial de la alimentación ha llevado ante la Justicia a varios fabricantes españoles de cápsulas de marca blanca. Y aunque al menos dos sentencias conocidas este año le han dado provisionalmente la razón, lo cierto es que sus competidores han encontrado la forma de seguir vendiendo.

La estrategia judicial de emporio Nestlé sobre Dolce Gusto es la misma en todos los mercados y recuerda a la que ya utilizara durante años con otra de sus marcas más copiadas, Nespresso, la aclamada máquina también de su propiedad. Inccluso alguno de los demandados son los mismos. Es el caso de Fast Café, de la asturiana Cafés Oquendo, que produce cápsulas bajo la marca ‘Me piachi’ y para la cadena de supermercados catalana Bon Preu. Esta firma se ve ahora las caras con la multinacional ante el juez por producir referencias para Dolce Gusto tal y como ya le ocurrió en el pasado con artículos para  Nespresso.

Las cápsulas de Nestlé, tan imitadas como vendidas

El fallo más reciente, sin embargo, afecta a la sociedad catalana ‘Expressate’ -que ha comercializado cápsulas de marca blanca de Carrefour y DIA- y la riojana Cocatech, proveedor de Mercadona.

Cápsulas  protegidas con una patente

El conflicto judicial se centra en el diseño de las cápsulas, protegidas por una patente. Mientras Nestlé argumenta que sus competidoras han copiado este sistema, las demandadas consideran que existen diferencias suficientes como para que su producto quede fuera del ámbito de protección. En esta última sentencia, el propio tribunal reconoce que se trata de un tema de especial “complejidad”. De hecho,  el documento está plagado de fotografías y detallados análisis sobre el funcionamiento de las cápsulas una vez introducidas en la máquina para decicidir cuál de las partes lleva razón. Este fallo, que ya ha sido recurrido por Expressate y Cacaotech, da cautelarmente la razón a Nestlé y obliga a las demandadas a dejar de fabricar y vender las referencias objeto de la denuncia.

Sin embargo, Cacaotech confirma que continúan siendo los proveedores de las cápsulas de marca blanca que se comercializan en Mercadona argumentando que “ninguna de las cápsulas que actualmente se venden tienen relación con el proceso judicial, dado que se retiraron hace aproximadamente un año para sustituirse por otras de diferentes características”.

La marca blanca que fabrica cápsulas para Mercadona asegura que no "infinge" las patentes de Nestlé. 

Pese a ello, Cacaotech ha recurrido la decisión judicial por considerar que “no existe infracción de las patentes de Nestlé”.    que no aporta datos sobre qué porcentaje de su facturación procede de su división de café en cápsulas

Una feroz competencia

La protección de sus patentes por la que lucha Nestlé -que se registra en más países aparte de España- se produce en un contexto de fuerte competencia, ya que con el paso de los años han ido apareciendo decenas de productores en el segmento de las cápsulas de café soluble que rivalizan con sus marcas. Entre las más potentes figura Jacobs Douwe Egberts, dueña de Marcilla y la enseña L’Or, que como otros ya se ha aprovechado de que algunas de las patentes registradas por la multinacional suiza  han expirado y de algunos reveses judiciales cosechados en los tribunales.

Nestlé comenzó a vender  café en cápsulas monodosis en 1986 aunque tenía el proyecto  guardado en un cajón desde mucho antes. Y no fue hasta principios de este siglo cuando su consumo se convirtió en un fenómeno, beneficiándose durante años de tener prácticamente el monopolio en este sector.

En pocos años, Nestlé ha copado el mercado de las cápsulas de café con un cuidado y perfecto marketing. 

Según datos de la consultora Kantar, sólo en España en 2018 el café en cápsulas ya suponía más del 44 % de las ventas en valor de este mercado, pese a representar apenas el 16 % del volumen de consumo, lo que refleja un  precio por unidad sensiblemente superior.

Los fabricantes de cápsulas afrontan otra guerra, la ambiental, por la elevada contaminación que originan. 

Y no es esta la única guerra que afronta el sector de las cápsulas de café monouso. Este producto es muy contaminante. Su composición de plástico o aluminio junto con el residuo orgánico convierte a las cápsulas en un desastre ambiental por el volumen de deshechos que genera. En Europa están muy mal vistas. La ciudad alemana de Hamburgo las ha prohibido y Baleares ha sido la primera comunidad española, junto con Navarra, en hacerles frente.  A pesar de que el propio gigante suizo ya ha puesto remedio desarrollado un plan de recogida y reciclaje general de sus cápsulas, ambos Gobiernos autonómicos quiere eliminar a partir del año 2020 estas dosis de un uso que no sean reciclables. El anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminantes  prohibirá las cápsulas de un solo uso que no estén fabricadas con material compostable y solo permitirá las comercializadas por empresas que sigan un proceso de recogida y reciclaje de estas en caso de no estar fabricadas con estos componentes.

COMPARTIR: