14 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La dueña de Chao Ataúdes 1910: "Ahora fabricamos solo tres modelos para sacar más unidades al mercado, ya que la mayoría de víctimas se incineran"

Los fallecimientos por Covid-19 hacen que la venta de féretros aumente un doscientos por cien en el último mes

/ Bernardo Paz.
El confinamiento por la crisis del Covid-19 hace que la economía quede paralizada, sin embargo, hay un sector que aumenta ese es, por desgracia, el de la fabricación de ferétros que han subido en un doscientos pro ciento su venta. María Chao, propietaria de "Chao Ataúdes 1910", asegura que han aumentado las incineraciones y "por este motivo estamos fabricando tres modelos exclusivamente y así poder sacar muchas unidades al mercado".

La crisis sanitaria del coronavirus está provocando una sobreproducción en algunos sectores industriales y sobre todo en de la construcción de ataúdes que ha incrementado su producción en un 200 por cien con respecto a lo habitual en su negocio. Elcierredigital.com se ha hablado con María Chao, propietaria de "Chao Ataúdes 1910", una empresa que lleva en el sector más de cuatro décadas. Su empresa se ha especializado sobre todo en ataúdes ecológicos, de madera o de MDF, en diferentes modelos y medidas.

“Tenemos la dificultad propia por la situación, pero en cuanto a nuestro servicio para las funerarias y para la Unidad Militar de Emergencia (UME), no tenemos preocupación por un posible desabastecimiento. La demanda elevada hace disminuir los stocks, pero problema no va a haber porque teníamos mucho almacenamiento y eso hace que trabajemos de forma más desahogada”, explica.

Sede de Chao Ataúdes 1910 en Valdemoro (Madrid)/ Bernardo Paz.

“Hay muchas líneas de trabajo en este sector. Nosotros sólo fabricamos féretros y nos dedicamos a suministrarlos a los tanatorios. En el ámbito funerario nosotros tenemos un punto más industrial. Estamos preparados para un determinado número de servicios y estamos adaptados a una estaticidad de la demanda. Pero, claro, ante esto nadie está preparado. En nuestro caso, de no haber tenido mucho almacenado, habría sido imposible” explica María Chao sobre la situación de aumento de la demanda debido a la gran cantidad de víctimas mortales que el Covid-19 está dejando en nuestro país. “Hemos tenido que potenciar todos nuestros recursos disponibles. Estamos trabajando casi 24 horas los 7 días de la semana porque los fallecimientos se producen de forma constante”, añade.

Sede de Chao 1910 en Valdemoro (Madrid)/ Bernardo Paz.

A los muertos derivados de la pandemia del coronavirus se suman los fallecimientos que, inevitablemente, se suceden por otras causas. “Con los fallecimientos de otra naturaleza seguimos los mismos pasos. Estamos obligados a poner en los certificados la causa de la muerte última. Esto hace que la información sea confusa. Realmente, no se puede distinguir porque al no haberse hecho el test en algunos de los fallecidos pues no estamos seguros y, al final, en todos los certificados, el tratamiento es el mismo por una medida de cautela sanitaria”, explica María.

Sede de Chao 1910 en Valdemoro (Madrid)/ Bernardo Paz.

Las medidas tomadas por el Gobierno para llevar a cabo con los fallecidos por el Covid-19 hace que la gran mayoría  opte por la incineración y eso hace que se condicione también la producción de féretros. “Para ello en España hay una legislación que especifica las características técnicas de los féretros que han de ser ecológicos. Por este motivo estamos fabricando tres modelos exclusivamente y así poder sacar muchas unidades al mercado. Para adaptar nuestra capacidad productiva. Cada comunidad autónoma tiene su regulación. Nosotros hemos sido capaces de crear unos que cumplen con todas las normativas de las Autonomías”, nos explica María.

Sede de Ataúdes Chao 1910 en Valdemoro (Madrid)/ Bernardo Paz.

Esta mujer al frente de una de las empresas más serias del sector no rehuye hablar de una polémica que les ha afectado en los últimos días cuando el Gobierno se ha visto obligado a intervenir para evitar la subida de precios aprovechando la coyuntura: “Mi opinión es firme y enérgica. Siempre existe algún corrupto. Hay una política de responsabilidad social. Todo está profesionalizado y nuestra empresa es seria y bien categorizada por nuestros clientes. Me posiciono en favor de las empresas serias. No se puede generalizar”.

COMPARTIR: