10 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La fórmula oriental, ya extendida por todo occidente, consiste en el control de los gastos mediante un 'libro de finanzas del hogar'

Kakeibo, el método japonés que ayuda al ahorro y al control del dinero en tiempos de crisis

Un hombre utilizando la fórmula 'Kakeibo'.
Un hombre utilizando la fórmula 'Kakeibo'.
La subida de los precios de la luz, la gasolina y de los productos en general son razones suficientes para que gran parte de la población busque un método con el que ahorrar. Para tener un claro control de las cuentas y guardar una parte de ahorro, el método japonés Kakeibo ayuda a controlar los gastos y a ahorrar de una manera eficiente y a coste cero.

El método ‘Kakeibo’ es un sistema de finanza “feminista” creado en 1094 y acuñado por una periodista nipona que buscaba establecer un método efectivo para controlar sus finanzas. Con el paso del tiempo, este método comenzó a ganar fuerza en Occidente y a día de hoy se ha convertido en una forma excelente de ahorrarse dinero de forma fácil y sin costo. 

Kakeibo es un término japonés que significa “el libro de finanzas del hogar” y se utiliza como un instrumento para hacer un presupuesto mensual sobre las actividades financieras que llevamos a cabo. Por otro lado, quienes utilizan un Kakeibo necesitan responder a preguntas específicas y determinadas metas de ahorro. 

El primer paso es catalogar los gastos a partir del ingreso, después se dividen todas las compras en categorías. Al final de mes se revisan todos los gastos y se hace un análisis de cómo ha sido el comportamiento financiero y qué se puede modificar.

El principal objetivo que quiere conseguir Kakeibo es que el usuario cambie su forma de pensar en cuanto al dinero. Además, se deberá realizar todo a mano, para cumplir con el propósito. Solo con dedicarle un poco de tiempo al método, Kakeibo mejorará nuestra relación con el dinero.

¿Cómo funciona Kakeibo?

Para usar Kakeibo es necesario tener una libreta o cuaderno especial para las cuentas. En ella, se apunta el dinero que se ingresa mensualmente y se eliminan los gastos fijos, que deben estar constituidos únicamente por cosas esenciales como es la luz, el agua, etc. Aquí no entran los servicios de internet. 

Una vez que tengamos el ingreso neto (sin los gastos esenciales) se tiene que establecer una meta de ahorro, es decir, si ganamos 2.000 euros, y después de los gastos fijos nos quedan 1.000 euros, se ha decidir de los 1.000 restantes cuánto queremos ahorrar. 

Kakeibo establece cuatro categorías de gastos: necesidades, deseos, cultura o algo inesperado. Y se debe de establecer cuánto dinero vamos a gastar en cada una al mes, sin pasarnos nunca, para evitar errores.

Cuaderno de cuentas para utilizar la técnica 'Kakeibo'.

Cuando hablamos de deseos, nos referimos a hobbies, servicios de internet o cualquier cosa que tengamos ganas de hacer. En cuanto a  algo inesperado, puede ser gastos médicos, reparaciones de hogar o coche…etc. 

Una vez hayamos establecido nuestros pilares fundamentales, cada vez que hagamos una compra, hay que registrarla o añadirla a nuestra libreta de cuentas. El objetivo es tener un control claro de las cuentas. 

Cada mes o cada semana también hemos de hacernos cuatro preguntas:

  • ¿Cuánto dinero tienes?
  • ¿Cuánto dinero te gustaría ahorrar?
  • ¿Cuánto dinero estás gastando?
  • ¿Cómo puedo mejorar?

Esta puede ser la parte más difícil de realizar, ya que debemos de ser claros con nosotros mismos. No debemos gastar más de lo que nos propongamos si queremos alcanzar nuestro objetivo al final del mes. Además, no hay que olvidar que si se está gastando de más, habrá que reflexionar sobre cómo mejorar o qué gastos podemos disminuir para llegar bien a fin de mes. 

COMPARTIR: