04 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El conocido despacho Garrigues es el nuevo representante de la empresa gubernamental e intentará anular cualquier denuncia contra la compañía

Correos en la cuerda floja: Unipost le demanda y pide 300 millones por competencia desleal

La extinta empresa de paquetería privada Unipost ha demandado por 300 millones de euros a Correos por "competencia desleal". La empresa pública con Jose Manuel Serrano a la cabeza ha contratado al prestigioso despacho Garrigues para frenar la demanda que podría ser la primera de una ola de denuncias contra la sociedad estatal. Hace unos meses, Bruselas paró las políticas de subvención del Gobierno de España a la parte de paquetería de Correos por dañar la libre competencia.

Correos deberá dar la batalla judicial por hasta 300 millones de euros promovida por la casi extinta Unipost. La empresa privada fundada en Barcelona en el año 2001 y en concurso de acreedores desde 2017 acusa a la estatal Correos de competencia desleal al recibir millones de euros en ayudas públicas, precipitando así la caída de uno de sus principales competidores.

La empresa barcelonesa ha tomado la iniciativa a través del despacho Jausas, que es además quién lleva el concurso de acreedores de la empresa postal privada. La demanda será llevada por Íñigo Igartua, de Gómez Acebo & Pombo, y Juan Piqueras, de AGP Asesores. El segundo es un viejo conocido de la empresa pública dirigida por Juan Manuel Serrano.

Piqueras, que fue director de la Asociación Profesional de Empresas de Reparto y Manipulación de Correspondencia y que ahora lleva el caso de Unipost ha promovido de forma exitosa causas contra la empresa estatal en España y Bruselas. De alguna forma, ha empujado a la empresa del gobierno a un mercado de libre competencia.

Según denuncia el despacho en la causa, entre los años 2004 y 2017 Correos habría tenido beneficios y mantenido su competitividad gracias a las sustanciales ayudas del gobierno. Además, a la empresa de Serrano se le acusa de haber utilizado un “músculo financiero” derivado de los Presupuestos Generales del Estado para expulsar a sus competidores del mercado.

La empresa ha recurrido a ERES durante el concurso de acreedores.

Ante esto, la parte demandante ha exigido una compensación económica de 300 millones de euros. Actualmente la empresa Unipost mantiene una deuda por cerca de 30 millones de euros con proveedores y trabajadores.

Esta causa judicial tiene una importancia trascendental para la empresa estatal que podría enfrentarse a una multa insoportable para sus presupuestos actuales. Además, este proceso podría abrir la "caja de pandora" a cientos de demandas contra la empresa de Serrano por atentar contra la libre competencia de mercado.

Aunque no han emitido declaración oficial, se entiende que la dirección de Correos ha dejado al bufete de abogados Garrigues su defensa.

Bruselas abre la guerra por la libre competencia

Por otra parte, las perspectivas económicas tampoco son el fuerte para la empresa dirigida por Jose Manuel Serrano, que se ha mantenido en números rojos en los cuatro primeros meses del año. Los cuatro primeros meses del año ha perdido 95 millones de euros, una cifra que en abril alcanzó los 63,6 millones de euros frente a los 15,6 millones de ganancias del mismo mes del año pasado. Una situación catastrófica para cualquier empresa privada, pero que en este caso cuenta con el poder del dinero público.

No obstante, los 1.280 millones que recibe la empresa de los contribuyentes podrían no ser suficientes ante las restricciones que comienza a colocar la Unión Europea. Este año, Bruselas prohibió al gobierno otorgar otros 400 millones a la empresa de Serrano, bajo amenaza de expedientar a España por competencia desleal.

Jose Manuel Serrano, presidente de Correos.

Esta medida ha hecho que Unipost se abalance sobre Correos, no solo por las ayudas que recibe del Estado, sino también por cuestionable “la política de descuentos a grandes clientes que aplica la empresa estatal”.

En la decisión emitida por Bruselas consta que: "Los importantes descuentos ofrecidos a grandes clientes, con los que operaba a pérdidas, no pueden compensarse con el dinero público". Los años de competencia desleal de Correos se han convertido en una bomba de tiempo que su presidente José Manuel Serrano y sus abogados deberán manipular con cuidado si no quieren que les explote en las manos y les cueste 300 millones de euros.

COMPARTIR: