07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Arrecian las protestas en las redes sociales contra la distribuidora alimentaria de Juan Roig mientras que determinados 'influencers' le alaban

Fiebre de denuncias contra Mercadona por vender productos con "el peso inflado" y subir los precios

El Cierre Digital en
/ Mercadona
Las denuncias en las redes sociales contra Mercadona por vender productos con "el peso inflado" no dejan de producirse. El tema ha llegado a tal extremo que está circulando una 'fake new' que señala que la distribuidora alimentaria habría prohibido que se introduzcan básculas en sus supermercados. Mientras tanto, algunos 'influencers' alaban a la cadena de supermercados.

Mercadona no deja de recibir críticas por las dudas que existen sobre el peso de algunos de sus productos envasados, principalmente la fruta. Según afirman algunos consumidores, "la distribuidora alimentaria española tendría inflado el pesaje de algunos productos".

A tal extremo han llegado las sospechas por parte de la clientela que ha pasado por cierta una fake new en la que se muestra un cartel falso que señala que Mercadona prohíbe la entrada de básculas en sus supermercados

Un supermercado, dos realidades

La subida de precios de las últimas semanas, que ronda el 10% en algunos productos, es la gota que colma el vaso de un negocio que no deja de recibir elogios de la prensa y de centenares de influencers que publicitan, se supone que previo pago, desde las galletas de moda a los productos novedosos. 

Mercadona asegura que no gasta ni un solo céntimo en publicidad, pero es agraciada por multitud de publirreportajes que alaban las supuestas ventajas de comprar en los supermercados de Juan Roig.

Sin marcas blancas ni cupones

También arrecian las críticas contra el supermercado por su decisión de retirar varios productos de sus marcas blancas (Hacendado, Deliplus o Compy). O de la de retirar los cupones de descuento que ofrecen algunos de sus proveedores. "Hemos dejado de aceptar los cupones como medio de pago. Esta decisión se ampliará progresivamente a todas las tiendas de la cadena", aseguran.

Mercadona2

Supermercado Mercadona. 

Mercadona podría ser denunciada por estas prácticas, como ya lo fue por limitar a los consumidores el número de unidades de aceite de girasol que podían adquirir en cada compra. FACUA la ha denunciado ante la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid, la Direcció General de Comerç de la Generalitat de Catalunya, la autoridad de comercio andaluza, y el Servicio Territorial de Comercio y Consumo de la Comunidad Valenciana. 

Decepción

Mercadona continúa fuerte, pero sus agresivas políticas empresariales y comerciales parecen estar pasándole factura. La distribuidora está siendo acusada de "plagiar productos, comprar alimentos en el extranjero y hacerlos pasar por autóctonos, y de tener una política laboral sectaria", según algunos sindicatos.

La compañía redujo sus beneficios un 6% en 2021 tras haber ganado 680 millones de euros, que es una cifra muy por debajo de las previsiones de Roig. Esta caída es paradójica, porque Mercadona vendió un 3,3% más que en el pandémico 2020, pero sus márgenes se han reducido. 

¿Copia a la vista?

El supermercado de Juan Roig también anda salpicado por una supuesta copia. Mercadona, que arrasa entre sus clientes con su marca de cosmética y belleza Deliplus, está en boca de todo el mundo porque ha conseguido clonar la colonia que usan muchas 'influencers' y famosas, entre las que se encuentran la princesa Leonor y la infanta Sofía.

La fragancia original es Nanos, una colonia con fragancia de melocotón, rosa de azahar y otras esencias del Mediterráneo. Tiene bajo contenido en alcohol y es hipoalergénica, con lo que es apta para todo tipo de pieles. El formato de 100 ml tiene un precio de 22,90€. Sin embargo, Mercadona ha logrado elaborar una fórmula muy similar, aunque su agua de colonia es cinco veces más barata que la original y tiene un precio de 4,50€.

Las polémicas de Mercadona

Hace apenas unos meses a Mercadona le llovían las críticas por su política comercial. Los consumidores denunciaban entonces que la cadena valenciana de supermercados vende "anchoas del Cantábrico" a pesar de que en el etiquetado se especifica que el producto se ha elaborado en Marruecos.

Juan Roig.

Una estrategia que difiere del discurso de Roig, orientado al producto de proximidad y de origen nacional y que desde la propia compañía, según consta en su página web, excusan en la normativa de etiquetado, que establece que "se debe indicar la información del lugar de envasado independientemente del origen de la materia prima".

De este modo, aseguraban que sus filetes de anchoa del Cantábrico proceden del mar homónimo y disponen de "certificados que avalan su origen" aunque posteriormente "son envasados en una planta de Marruecos que tiene nuestro proveedor Francisco Gil Comes".

Anchoas del Cantábrico de Mercadona.

Que las anchoas viajen desde el Cantábrico -donde supuestamente se capturan- hasta Marruecos -donde se envasan- y de vuelta a las estanterías de los establecimientos, supone una huella que merma la sostenibilidad del producto, aunque desde Mercadona insistan en que se trata de pescado capturado en España. "Apostar por conserveras extranjeras es, en esencia, dejar de apoyar a estos sectores en España", reflexionan críticos con la estrategia de Mercadona a elcierredigital.com.

Además, debido a la confusa normativa sobre el etiquetado de la que se aprovechan los supermercados, el consumidor debe fiar su cesta de la compra a las explicaciones de la cadena, algo que indigna tanto a clientes como a pescadores

Por otra parte, independientemente de dónde procedan las anchoas de Mercadona, no existe regulación que prohíba que se denominen "del Cantábrico" los pescados capturados, por ejemplo, en las costas de Marruecos, siempre y cuando la anchoa sea de la especie "Engralius encrasicolus", que puede encontrarse en zonas del Atlántico Noroeste y sureste, en el Mediterráneo y en el Mar Negro.

Esta situación se repite en una amplia gama de productos. Sardinas en aceite de oliva que provienen de Marruecos, espárragos o alcachofas envasadas de Perú... y hasta las legumbres, tal y como ya denunció elcierredigital.com. Aunque los envases indican la procedencia del producto, los agricultores se quejan de que la presentación induce al engaño. No solo porque el consumidor en pocos casos piensa que se importa legumbre de fuera, sino porque si ve “lenteja castellana” o “alubia la granja”, da por seguro que procede de Castilla o de la localidad segoviana.

Empezando por las alubias, la roja procede de Estados Unidos, la pinta de Canadá, la negra de China, la blanca de Argentina y, para finalizar, la variedad de la Granja nos lleva a unos miles de kilómetros más lejos de la ciudad segoviana que lleva su nombre. Nos desplaza hasta China.

En los garbanzos encontramos la única variedad de legumbre que procede de España, el lechoso andaluz, que sí es nacional. Por el contrario, el pedrosillano, otra variedad típica de nuestros campos, proviene de Estados Unidos y la variedad mexicano se trae del país que lleva su nombre.

COMPARTIR: