23 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El gigante de Juan Roig defiende la adquisición de alimentos extranjeros en lugar de los nacionales

Mercadona se apoya en varios medios de comunicación para defender su política de compra de productos extranjeros

Juan Roig defiende la política de compra de productos extranjeros en Mercadona.
Juan Roig defiende la política de compra de productos extranjeros en Mercadona.
A raiz de las denuncias publicadas por elcierredigital.com sobre el origen de los productos de Mercadona, otros medios internacionales se han hecho eco de ellas y han continuado la investigación iniciada por nuestro diario y ha deparado alguna sorpresa.

Sobre el gigante español de los supermercados, en varias informaciones  anteriores, elcierredigital.com confirmaba que doce de las trece variedades de legumbres secas, que bajo su exclusiva marca Hacendado vende la cadena de Juan Roig, son extranjeras. Estos productos de marca blanca son envasados por SEPROLESA, empresa perteneciente al Grupo Cidacos. Y para más escarnio SEPROLESA está domiciliada en el Polígono Industrial de Cistierna, en Vidanes (León), zona productora de buena parte de las mejores legumbres de España.   

 

Este hecho ha sido recogido por  el diario online Huffingtonpost.es en un par de artículos la semana pasada. Artículos  en los que se ratifica el origen foráneo de las legumbres Hacendado y en los que además, se habla de otros productos cuya procedencia también sería internacional. Así, pistachos,  pipas de girasol,  almendras o nueces llegarían también a las estanterías de Mercadona directamente desde otras tierras que no son las españolas.

Mercadona se defiende

Sin embargo, y en descargo del gigante dirigido por Juan Roig, el texto equipara esta política de abastecimiento y venta de Mercadona con la practicada por otras grandes compañías productoras de legumbres líderes en el mercado como son La Asturiana o Luengo. En la información del  Huffingtongpost.com se asegura que ambas empresas también importan legumbres que venden bajo su marca. Esto también lo ha podido comprobar y confirmar elcierredigital.com al igual que lo puede hacer cualquier consumidor en un supermercado.

El diario online alude a “fuentes de Mercadona”  para continuar explicando o, mejor, permitir al  líder de los supermercados españoles justificarse en esta práctica de abastecimiento. Por ello, el artículo pone voz al emporio de Roig desde donde se declara que “sólo recurrimos a otros orígenes cuando la calidad o la cantidad son insuficientes, subrayan que la procedencia de los productos de ciertos supermercados de Madrid sólo es aplicable a dichos locales y en absoluto extrapolable a todos los de la cadena”. También aseguran que sus proveedores venden grandes cantidades y que, debido a ese gran volumen, “no siempre es posible que la producción provenga de España porque puede haber más demanda que oferta. "

La pipas de girasol, pistachos y almendras también proceden de otros países. 

Tras esta información,  se recuerda el peso que supone el gigante Mercadona en el conjunto de la economía española. Y que no es desdeñable, como tampoco lo son los datos que aportó elcierredigital.com sobre el origen de los productos y el perjuicio que causan a los agricultores españoles. Mercadona, al igual que otros comercializadores, han aprovechado el boom de la producción foránea para vender productos más baratos y de inferior calidad de la producción española. El resultado es que la compra masiva de miles de toneladas de legumbres extranjeras ha dejado en los almacenes cosechas enteras de producto nacional. La cantidad importada es tan grande que incluso, tirando los precios, los españoles no están pudiendo vender su cosecha a las envasadoras. Si hace dos décadas casi el 100% de la legumbre que llegaba a nuestros platos era española, la evolución actual va a llevar a que casi sea marginal y solo como producto gourmet. ¿Pero cómo ha ocurrido esto?

Productos de otros países más baratos y de peor calidad

Grandes explotaciones de Estados Unidos, Canadá, Argentina, China o Australia, especializadas en soja, han reconvertido parte de sus explotaciones en judías, lentejas e incluso garbanzos. Todo por el desplome del precio de esta leguminosa, que logran situar en Europa y en España fácilmente.

Si Estados Unidos producía hace viente años unas 100.000 toneladas de lentejas, en la última cosecha ha rozado el millón de toneladas, diez veces más. En el caso de los garbanzos se ha pasado de 21.000 toneladas a 350.000 toneladas, diecisiete veces más. Esta tendencia es general y ha puesto a disposición de los distribuidores un producto barato, pero que procede de unas explotaciones extensivas con uso de abonos y productos fitosanitarios, muy distinto al de España. Un producto que tras almacenarse es trasladado por vía marítima a granel a nuestro país perdiendo aún más cualidades. Aunque los envases indican la procedencia del producto, los agricultores se quejan de que la presentación induce al engaño. No solo porque el consumidor en pocos casos piense que se importe legumbre de fuera, sino porque si ve “lenteja castellana” “alubia la granja” da por seguro que procede de Castilla o de la localidad segoviana. Nada más lejos de la realidad como se puede comprobar con una sola visita a Mercadona. 

¿Mayor demanda que oferta o simplemente cuestión de dinero? Mercadona apuesta por productos de lejana procedencia y menor coste y calidad para llenar sus estanterías y los platos de sus consumidores. Consumidores que quizá crean, equivocadamente,  que comprando en un supermercado español están contribuyendo a mejorar la agricultura nacional...  

COMPARTIR: